El presidente del CGPJ considera que prohibir los escraches “no sería lo más correcto”

0
1879

El Club de Encuentro Manuel Broseta contó con la presencia del presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo (TS), Gonzalo Moliner, para impartir la conferencia titulada «El juez en el siglo XXI». Moliner ha señalado la necesidad de tener “jueces más formados ante la nueva sociedad cambiante y las nuevas realidades sociales”.

Gonzalo Moliner, presidente del CGPJ. / TITO
Gonzalo Moliner, presidente del CGPJ. / TITO

Antes de pronunciar su discurso, que presenciaron Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, y Serafín Castellano, conseller de Gobernación, Moliner ha comentado asuntos polémicos como los escraches a políticos: “En algunos casos concretos, puede haber delitos de coacción o amenazas. Hay que estar atentos, pero prohibirlos en general no sería lo más correcto”.  Además, también se ha pronunciado sobre los numerosos casos de desahucios que se acumulan en los juzgados españoles, aunque ha considerado que ahora los jueces “lo tienen más claro que antes porque tienen la sentencia del tribunal europeo como referencia”. No obstante, ha avisado de que esa resolución “también tiene interpretaciones porque cada situación es difícil y contiene muchas variables”.

Respecto al contenido de la conferencia, el presidente del CGPJ ha insistido en que los recientes cambios coyunturales van a provocar “modificaciones en la normativa y van a perfilar el nuevo juez de este siglo». «Antes, el juez tradicional se enfrentaba siempre al mismo tipo de problemáticas; ahora eso ha cambiado mucho porque también lo han hecho las  relaciones personales, la globalización y existen nuevos delitos de naturaleza extraña que antes no eran habituales y que suponen una dificultad extra”, ha puntualizado.

Presión mediática

Además, Moliner ha explicado que el factor mediático está ejerciendo mayor presión en las decisiones y en las formas de actuar de los magistrados: “Cualquier decisión judicial, por lejana que sea, puede tener alcance cercano y servir de precedente. Muchas veces se culpa al juez de las resoluciones y se ven sobrepasados”. Por ello, el presidente del CGPJ ha manifestado que cree que hay que tener cautela con los medios de masas: “Muchas veces se filtran informaciones interesadas o erróneas que hacen que se tergiverse, pero poco pueden hacer los jueces. En Alemania van a hacer que los periodistas reciban la información de primera mano y no de segunda; quizá deberíamos plantearlo”.

El problema de los juicios mediáticos es que el juez “se deje llevar por el ambiente de los medios, pues puede suponer una corrupción tremenda”, ha señalado Moliner. En ese sentido, el máximo mandatario del TS ha puntualizado que la actual es “una sociedad de la información, pero también del espectáculo” y que por ello “el juez del siglo XXI debe saber convivir con la presión y el sometimiento a la opinión pública y hacer que esto se traduzca en una buena valoración de la actuación judicial, como viene siendo en los últimos meses”.

Secreto de sumario, secreto a voces

Por otro lado, Moliner ha explicado que crre que la mayor exigencia normativa del futuro va a hacer necesaria una formación “mayor y más especializada”. Para ello, las nuevas tecnologías deben convertirse en un aliado de la justicia. “Permiten más velocidad aunque con inconvenientes. Se abusa del corta y pega y muchas veces facilitan filtraciones de los secretos de sumario que cada vez más son un secreto a voces”, ha dicho.

Además, el presidente del CPGJ ha afirmado que es el momento de pensar “en un nuevo modelo organizativo del sistema judicial que debe pivotar sobre un tribunal colegiado y no unipersonal»: «Solo así y con medios suficientes debe trazarse la idea de nuevo juez”. En ese sentido, Moliner ha hablado del proyecto del Ministerio de Justicia que busca sustituir los juzgados unipersonales por otros a distancia: “Ayudará a muchos pueblos y evitará sentencias contradictorias, aunque puede haber problemas de independencia y sociales por la falta de proximidad”. La conclusión de Moliner ha sido que el juez del siglo XXI “va a mejorar la concepción del ciudadano porque va a responder mucho mejor a sus intereses”. Desde la posición de presidente del CPGJ y del TS, el conferenciante ha garantizado que trabajará para lograr “más sintonía entre la justicia de hoy y las personas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: *