La Biblioteca-CRAI, un espacio de encuentro para todos los alumnos

0
1223

La Universidad CEU Cardenal Herrera cuenta con varios edificios donde sus alumnos pueden recibir las clases, trabajar, estudiar, o simplemente tomarse un respiro. Este es uno de los más especiales. Se trata de uno de los edificios de la CEU-UCH más frecuentados por todos los alumnos de cualquier titulación y el que más horas pasa abierto a disposición de sus alumnos.

Alumnos estudiando en la biblioteca de la universidad. / CEU
Alumnos estudiando en la biblioteca de la universidad. / CEU

La Biblioteca-CRAI de la Universidad CEU Cardenal Herrera se inauguró el mes de octubre del 2001. “Con anterioridad estábamos en el Seminario, en un sótano, pero se vio que aquello era muy pequeño para lo que estaba siendo el crecimiento de la Universidad y el número de alumnos; además, tampoco era el sitio perfecto para que estuviera habilitada allí la biblioteca”, explica Elena Saurí, la directora, que recuerda de este modo los inicios de este servicio que en la actualidad atiende a estudiantes de grado, licenciatura, máster y doctorado. “Fue entonces cuando la Universidad hizo un esfuerzo enorme y construyó este edificio”, asegura.

Instalaciones novedosas
Después de once años, la Biblioteca-CRAI cuenta ya con 700 puestos de lectura, una mediateca con 46 ordenadores en los que los alumnos tienen acceso a Internet de forma general y donde pueden tener acceso a los recursos electrónicos que tiene suscrita la Universidad o seis salas de investigadores, dirigidas a los alumnos doctorado que están ya en la fase de empezar su tesis o trabajos finales de máster, por ello estas salas son de “uso restringido”, indica Saurí. Además, esta biblioteca también cuenta con salas de trabajo en grupo abiertas a cualquier alumno.
Mención aparte merece uno de los servicios de esta biblioteca: la Hemeroteca. Se encuentra en la planta más baja del edificio; sin embargo, el ambiente que se respira en esta sala no es el propio de un sótano. Se respira tranquilidad y sabiduría. Portadas de periódicos con las hojas ya amarillentas adornan las paredes de esta sala, los libros especializados llenan las estanterías y miles de periódicos de cualquier tipo y procedencia descansan en unos grandes armarios custodiados bajo llave y bajo la atenta mirada de Antonio Romero y María José Cervera, los técnicos que la gestionan.
“Recibimos todos los días la prensa diaria, en concreto 16 periódicos diariamente y todas las revistas especializadas de todas las titulaciones que se imparten en la Universidad”, comenta la directora de la Biblioteca-CRAI. “No existe otra biblioteca así en otro centro”, comenta Saurí, que añade que allí recogen “todos los recursos bibliográficos, hemerográficos y electrónicos de todas las titulaciones”. “Tambie´n tenemos otra sede en Elche y otra en Castellón, donde existe una biblioteca por cada una de las sedes”, aclara Saurí.

Red de bibliotecas
La Biblioteca-CRAI de la CEU-UCH forma parte de la red de las bibliotecas de la Fundación San Pablo CEU y está constituida “principalmente, en cuanto a bibliotecas universitarias, por la de la Universidad CEU San Pablo, la Universidad Abat Oliba CEU de Barcelona y la de Valencia”, indica la directora de la sede valenciana. “De este a manera, cualquier documento que nosotros no tengamos en esta sede lo podemos suplir pidiendo un préstamo ‘interceu’ y en tan solo tres días el documento que hayamos solicitado a cualquiera de las otras sedes estará aquí con las mismas condiciones que tenemos estipuladas nosotros y con un coste cero”, asevera Saurí.
Además, este servicio está también al alcance de los alumnos, quienes pueden entrar en el catálogo de la Biblioteca y buscar cualquier documento en todas las sedes de la CEU-FUSP. “No sé si los alumnos se han dado cuenta, pero cuando entras, puedes buscar en el catálogo de de la Biblioteca puedes buscar en la sucursal de Valencia, en la de Elche, en la de Castellón o en el resto de las sedes del CEU”, explica Saurí. Así, “si te sale que algunos de los ejemplares que buscas están en Madrid y aquí no, es tan simple como rellenar una hoja y se pide”, añade la directora.

Una ayuda para los alumnos
Al acceder al recinto de la Biblioteca, hay un mostrador en el que se encuentra el personal administrativo dispuestos a cumplir su función: atender al alumnado. Son varios los que se dejan caer por la Biblioteca de una manera desorientada en busca de algún libro sin saber por dónde empezar a buscar. Para ello están las personas del Servicio de Atención al Usuario, que todos los días atienden a los alumnos en sus búsquedas. “Vienen muchos a preguntarnos porque no saben buscar, o porque ni siquiera se meten en los catálogos”, indica una oficial.
Para ello, el servicio de Biblioteca, junto a la Universidad, va a poner en marcha un nuevo programa dirigido a los alumnos de grado que se encuentren en su primer y último año de carrera. “Estamos hablando con el vicerrector de Investigación y los decanos para ver cómo se podrían dar unas clases dentro del currículum académico de los alumnos donde se les enseñen todas las competencia informáticas y formacionales que necesitan, no solamente para los alumnos que necesiten realizar trabajos, sino para un futuro, para que sepan desenvolverse con cualquier herramienta cuando salgan al mercado laboral”, explica la directora. Si todo va bien, “se empezará con todos los primeros de grado en el segundo cuatrimestre de este curso y con la gente que está en cuarto de grado de cara a que tengan las competencias apropiadas para que realice un buen trabajo final de grado”, desvela la directora de la Biblioteca-CRAI.
Una época especial, el periodo de exámenes
Para los estudiantes de la CEU-UCH los meses de diciembre y enero son mucho más que turrones, villancicos y panderetas, ya que estos días no son solo para pasarlos con la familia, sino también para estar en compañía de los apuntes. Los exámenes se convocan siempre para las primeras semanas del mes de enero por lo que ya en el mes de diciembre la Biblioteca-CRAI experimenta un auténtico colapso. “La verdad es que es todo un poco caótico. En época de exámenes la Biblioteca se parece al Corte Inglés en rebajas”, bromea la directora.
“Es precisamente en esta época cuando nos damos cuenta de que los alumnos utilizan más la Biblioteca como un espacio de estudio que como un espacio de consulta. Sin embargo, también sube el número de consultas realizadas”, admite Saurí.
Debido a la gran cantidad de gente que visita la Biblioteca durante estos días, lo que se hace es “habilitar la Sala de investigación común, que normalmente están cerrada para los alumnos durante el año porque hay espacio suficiente, porque en épocas de exámenes los alumnos que reciben sus clases prácticas en estas aulas saben que no pueden realizar estas lecciones porque es para el uso de los alumnos”, explica la directora. De este modo, el personal de la Biblioteca-CRAI consigue un espacio extra que ofrecer a los alumnos, aumentando así su capacidad en unos 40 o 60 puestos. “Siempre nos intentamos adecuar a las necesidades de los alumnos”, explica la directora de este servicio.
“En época de exámenes los vigilantes y nosotros mismos hemos llegado a contabilizar hasta 630 personas estudiando aquí en la Biblioteca, e incluso ha habido veces que más, porque nos toca abrir la sala de investigadores, además cuando está llena las salas de trabajo se abren para que haya más puestos de estudio en esas fechas”, comenta Saurí.

Noticias relacionadas:
Elena Saurí: “Es una lástima que no se aprovechen estos recursos”
 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí