El monasterio de L’Ollería muestra retratos de 25 mártires

0
574

Las imágenes han sido creadas por el artista José Antonio Espinar, que ha pintado sobre fibra de vidrio

Pedro Iranzo / 2º Periodismo

El Monasterio de San José y Santa Ana de la localidad valenciana de L’Ollería expone 25 nuevas pinturas sobre mártires relacionados con la localidad. El origen de estos cuadros, según indica la madre María de Ainsa, surgió tras la visita del padre Carlos Buela en la que propuso esta iniciativa para conservar y alimentar la devoción y memoria de los mártires. “Esta misión entra de lleno en nuestro carisma de evangelizar la cultura, pues los mártires cristianos son la ‘flor y nata’ de una sociedad constituida sobre los valores del Evangelio”, asegura De Ainsa.

El autor de los retratos ha sido el pintor valenciano José Antonio Espinar. “Para mí, este ha sido un doble reto por lo peculiar del trabajo”, comenta el artista. Espinar asegura que con este trabajo ha tenido una sensación de sentimiento a flor de piel, ya que la mayoría de los retratos “parecían mirar directamente a los ojos”, asegura el autor.
Por otro lado, en lo referente al diseño, presenta a los mártires dispuestos a modo de dos procesiones que forman un arco alrededor del retablo mayor, con la imagen de Cristo Crucificado como centro. Dos ángeles de alas doradas ‘arropan’ a los mártires, y llevan en sus manos la palma, símbolo del martirio.
“Para la elección de los retratos de los 25 mártires se ha tenido en cuenta su relación al pueblo de L’Ollería y los pueblos cercanos del Valle de Albaida, sea por nacimiento, ministerio pastoral o lugar del martirio”, afirma la madre De Ainsa. Según la religiosa, estas pinturas suponen para el Monasterio “una manifestación de ‘arte sacro’, porque han sido elaboradas a partir de la fe y ayudan para su manifestación”.
Espinar explica que trabajó durante tres meses de forma intensa tanto en el taller como en la búsqueda de información. A los retratos les acompaña un breve fragmento de una poesía del Libro de los mártires situada en la parte inferior del mural.
“A nivel técnico, hay que destacar que están hechos sobre fibra de vidrio, que no tiene los problemas que tienen las pinturas murales, que se agrietan o sufren humedades”, explica Espinar, que destaca que con la técnica que utiliza desde 1998 “no hay ningún tipo de problema y se obtienen unos resultados muy buenos”. La principal dificultad, según confiesa su autor, ha sido el cambio de luz en algunos personajes que la tenían en el lado contrario, y establecer la división simétrica en la composición.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: *