El CEU organiza otras jornadas de valencianos en la historia de la Iglesia

0
604

Se trata de una iniciativa cultural cuyo objeto es sacar del olvido a personajes de relieve internacional

Pedro Iranzo/ 2º Periodismo; Alex Silvestre/ 2º Periodismo; Edu Parrilla/ 4º Periodismo

Las IV Jornadas de Valencianos en la Historia de la Iglesia organizadas por la CEU-UCH en el Palacio de Colomina estuvieron marcadas por la presencia de expertos que coincidieron en la importancia de “sacar del olvido a personajes que en su momento tuvieron una relevancia mundial”. Además, según el director de la Academia de Historia Eclesiástica, Miguel Navarro, esta iniciativa cultural es “necesaria hasta el punto de que se sigue realizando a pesar de que la Conselleria ya no las financia por los recortes de la crisis”.

Miguel Navarro y Emilio Callado, organizadores de las Jornadas. / CEU
Miguel Navarro y Emilio Callado, organizadores de las Jornadas. / CEU

El filólogo e historiador Albert Hauf destacó de Sor Isabel de Villena su “importante obra que, por desgracia, muchos valencianos desconocen”. En ese sentido, Hauf analizó la “gran imaginación que le aportaba a Isabel sus horas de meditación”. Además, según el historiador, la religiosa valenciana fue pionera en la defensa de la mujer: “A través de sus obras exalta y defiende a María la Virgen como madre de Cristo o a María Magdalena como ejemplo de mujer que ama a Dios”.
Por su parte, el profesor Francisco Pons, de la Universidad de Valencia, analizó las figuras de Bernardo Pérez de Chinchón y de Juan Andrés, dos personajes que, según Pons, “pese a no conocerse en vida, tenían muchas similitudes; ambos eran conversos de origen musulmán, lo que les hizo implicarse mucho en la predicación de su nueva fe en el convulso siglo XVI”.
De Pérez de Chinchón, Pons recordó su labor de traducción del Corán: “Lo hizo para mostrar a los musulmanes de España las contradicciones y falsas verdades de Mahoma”. Su historia es muy similar a la de Juan Andrés, en cuyas obras, según Pons, “también se critica al Islam” y se busca, como indicó literlamente el autor, “reconstruir las locuras y mentiras del Corán”.
Para el profesor de la Universidad de Valencia, ambos personajes tuvieron “una gran dedicación evangelizadora y, aunque sus obras fueron más exitosas en Europa que en España, tuvieron gran influencia”.
Otro de los personajes tratados en las jornadas fue el de Fray Juan Micó. De él, Emilio Callado, profesor de la Universidad CEU Cardenal Herrera, comentó que merece “una biografía mejor porque su función evangelizadora fue de gran magnitud y dedicación”. De hecho, según Callado, el religioso “aprendió árabe para comunicar mejor la fe y predicó viajando por toda España”.
Por otro lado, el teólogo Alfonso Esponera acercó al personaje de Fray Jacinto Segura, quién, según el propio Esponera, “fue un intelectual dominico reiterativo, minucioso, largo y monótono que mantuvo polémicas con otros religiosos”.
Felipe Beltrán o Juan Andrés fueron otros de las figuras analizadas respectivamente por los historiadores Vicente León y Carlos Fuentes. Del prmero, León afirmó que fue “un obispo antijesuita convencido” que en tiempos ilustrados logró “escalar hasta la posición de inquisidor general”. Del segundo, Fuentes destacó su “fidelidad a los jesuitas” y la aplicación de “puntos de vista empíricos y cristianos a sus obras”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: *