Los universitarios piden que se valore el sacrificio de las víctimas

0
533

Más de 150 afectados por el terrorismo reivindicaron el papel de la sociedad en la derrota de ETA

José Á. Cuadrado; Rosana B. Crespo / 2º y 5º Periodismo

Algunas de sus vidas fueron truncadas cuando ETA asesinó a sus hermanos, maridos o hijos. Muchos de ellos siguen amenazados por la banda. Son personas que siguen luchando para que no se olvide lo ocurrido en un momento en el que ETA vuelve a dominar el panorama mediático. Los universitarios del CEU-UCH quieren estar junto a ellos en esta lucha y piden que se valore su ejemplo. Para ello celebraron las V Jornadas con las Víctimas del Terrorismo los pasados 5 y 6 de abril en las que se inauguró el mural Las lágrimas de dolor.

Víctimas del terrorismo y estudiantes sostienen una pancarta en el acto del CEU / Álvaro Seguí
Víctimas del terrorismo y estudiantes sostienen una pancarta en el acto del CEU / Álvaro Seguí

La falta de personas para llenar las listas electorales de PP y PSE en el País Vasco; el aumento de medidas de seguridad en los aeropuertos tras el 11-M; el cierre de la central nuclear de Lemóniz en Vizcaya; la polémica construcción de la autovía de Leizarán, el impuesto revolucionario, etc. Todas estas son victorias de ETA a lo largo de sus más de 50 años de historia, según el delegado de la AVT en Madrid Carlos Ruiz Cortadi. Victorias a las que se añade “un título que no buscamos y que ellos nos han querido dar: víctimas del terrorismo”, indica Cortadi.

Frente a esto, los estudiantes mostraron en el “Manifiesto de los Universitarios del CEU con las víctimas del terrorismo”, su compromiso de mantener viva su memoria para que su entrega y sacrificio no haya sido en vano: “Nunca podemos ni debemos olvidar. Y además, no queremos olvidar”,

Una declaración de intenciones que agradecieron las víctimas en un momento en el que la sociedad maneja un discurso contrario, Así, el delegado de la AVT en Madrid declara contrariado que le duele la generosidad que se les pide a las víctimas desde determinados sectores políticos. “No conozco a ninguna con odio, sino que viven con rabia”, explica. Algo que se contrapone con el espíritu que rige el País Vasco. “Se sigue educando a niños en las ikastolas con odio a España y a Francia”, subraya Cortadi.

Pero tal como explican las víctimas, no sólo se sigue atacando a la educación, sino que ETA no ha dejado de lado la extorsión para financiarse: “Tenemos constancia de que hace un mes, dos empresarios han pagado el impuesto revolucionario o, mejor dicho, el atraco revolucionario”, asegura Cortadi.

No obstante, lo que se preguntan realmente las víctimas es por qué el atentado hacia sus familiares ha supuesto no sólo su muerte sino también un aislamiento social. “Tras el asesinato de mi marido busqué en mi entorno respuestas a lo ocurrido. Pero no las encontré. La gente de mi alrededor tildó a mi marido de chivato de la Guardia Civil o de traficante”, relata Coro Arrieta, cuyo marido fue asesinado en 1985. Este es el principal motivo por el que ella se exilió de su localidad y actualmente vive en Alicante.

Como ella son cientos de miles los que han emprendido un viaje sin retorno con el que olvidar los fantasmas del pasado. Muchas de estas personas reclamaron a los jóvenes ayuda para que el futuro de ETA sea la derrota total en la jornada celebrada en el CEU-UCH en la que durante dos días hubo varios actos destinados a homenajear a las víctimas del terrorismo. Además del mural Las lágrimas del dolor de la artista Marusela Granell, se realizó una ofrenda floral y una misa en la Basílica de la Virgen de los Desamparados presidida por el arzobispo Carlos Osoro. Todos estos actos sirvieron para que se remarcara el papel de las víctimas que, con “su actitud tan ejemplar, muestran a toda la sociedad cuál debe de ser el camino correcto para construir una sociedad en la que la libertad, el respeto a la vida y a la dignidad de la persona sean sus ejes fundamentales”, tal como manifestaron los estudiantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: *