Ha ido ya tres veces a África para intentar mejorar la vida de las personas, pero tiene claro que siempre recibe más de lo que aporta. Por eso, aunque ya está trabajando como enfermera, Celina Goterris no va a dejar el voluntariado, una experiencia que recomienda a todos los estudiantes. De su etapa como alumna en el CEU de Castellón, elige las prácticas y la relación de confianza con los profesores.

¿En cuántas misiones humanitarias has participado ya?

En tres. Todas con Youcanyolé. En la primera fui a Kenia, como voluntaria dentro de esta ONG. En la segunda, aunque también iba a ir “sola” con ellos, animé al CEU a sumarse para que más alumnos pudieran disfrutar de esta experiencia, y así nació el voluntariado del Grado de Enfermería con Youcanyolé. Así que en esta ocasión fui un poco por mi cuenta y un poco con el CEU (risas). Y la tercera, también a Ghana, he ido ya como enfermera titulada.

‘Creo que el voluntariado mejora la vida de muchas personas y, aunque fuera la de una sola, ya valdría la pena. Pero es cierto que en parte lo hago por egoísmo, ya que me aporta muchas cosas’

Así que abriste camino para tus compañeros… ¿Cómo se te ocurrió embarcarte en esta aventura?

Desde pequeña quería realizar un voluntariado como este. Me llamaba mucho la India (un reto que aún tengo pendiente), pero cuando conocí la labor que realizaba Youcanyolé, me volví loca y enseguida me apunté a la primera expedición a Kenia.

¿Qué creías que podías aportar?

La idea que tienes antes de ir a estos estos países es que son pobres y tú vas a ayudarles. Pero cuando llegas allí, te das cuenta de que ellos son más ricos que nosotros en cosas que no son materiales. Esas sí puedes aportarlas tú, claro. La medicación, la ropa… Pero en sonrisas, abrazos, amabilidad… sentimientos, somos mucho más pobres que ellos. Y eso es un auténtico aprendizaje.

‘Lo que más valoro del CEU son las prácticas, que es donde más he aprendido, y la confianza que hay entre alumnos y profesores’

Entonces, ¿te has traído más de lo que has dado? Parece que todos los que participan en un voluntariado coinciden en esto…

Sin duda. Yo creo que he aportado cosas, y también es verdad que di muchos abrazos y risas, pero creo que de estos viajes la que más se ha llevado he sido yo.

Creo que el voluntariado mejora la vida de muchas personas y, aunque fuera la de una sola, ya valdría la pena. Pero es cierto que, al menos en mi caso, en parte lo hago por “egoísmo”, ya que me aporta muchas cosas.

La alumni de Enfermería del CEU trabaja actualmente en una residencia de la tercera edad en San Carles de la Ràpita

Antes de estas misiones, ¿habías participado en alguna acción solidaria?

Sí. Había colaborado con Cruz Roja, en mercadillos solidarios y en una iniciativa impulsada por el CEU de talleres de lectura en la cárcel. Son cosas que recomiendo, pues las puedes hacer sin necesidad de irte a otro país y pagarte un billete, aunque sea complicado compaginar estudios y voluntariado en momentos de exámenes. Pero también es cierto que, si realmente quieres irte a una misión como esta, puedes hacerlo. Yo he trabajado durante muchos veranos para poder pagarme los viajes, y creo que merece la pena.

‘Si realmente quieres irte a una misión como esta, puedes. Yo he trabajado durante muchos veranos para poder pagarme los viajes, y creo que merece la pena’

Hablando de estudios. Tú acabaste el curso pasado y estás trabajando. ¿Contenta?

Mucho. Ejerzo como enfermera en una residencia de ancianos en Sant Carles de la Ràpita. Me han ofrecido hacerme fija en unos meses.

Estupenda noticia. ¿Y de tu etapa universitaria qué valoras más?

Las prácticas, ya que es donde más he aprendido. Y la confianza que hay entre alumnos y profesores en el CEU.

‘En sonrisas, abrazos, amabilidad… sentimientos, somos mucho más pobres que ellos. Y eso es un auténtico aprendizaje’

¿Qué consejos darías a los estudiantes de Enfermería de cara a su carrera profesional?

Creo que deben enfocarse en lo que más les atraiga. Pero, para elegir, es bueno no centrarse en una sola cosa y probar los diferentes servicios. En mi caso, por ejemplo, me encantaban los niños y solo quería trabajar en pediatría. Ahora, en cambio, veo que la geriatría también me atrae mucho y trabajo muy a gusto con las personas mayores.

En su etapa de estudiante en el CEU realizó numerosas prácticas, una de las cosas que más valora de su universidad

¿Cómo te ves en diez años? 

Me veo con la especialidad ya aprobada y trabajando de matrona, aunque, si no la consigo, me encantaría trabajar en un hospital en un turno fijo, no importa la planta, ya que en todas estoy a gusto y, poco a poco, sé que cumpliré mis metas.

‘Creo que un futuro enfermero debe enfocarse en lo que más le atraiga. Pero, para elegir, es bueno probar los diferentes servicios’

¿Y te ves también participando en más misiones?

Por supuesto. El voluntariado ya es para mí algo indispensable. Lo intentaré hacer en mis vacaciones o en el momento en que pueda.

Mucha suerte con todos tus proyectos, Celina. Y muchas gracias.

A vosotros.

Durante las misiones con Youcanyolé, Celina Goterris ha participado en numerosas iniciativas de educación para la salud