Andrés Grau Echevarría es médico, formado en la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia. Con el título de Medicina bajo el brazo y el Premio extraordinario de Fin de Carrera, Andrés ha aprobado el MIR entre los primeros de España, con una nota que le ha llevado al puesto 33 entre los más de 14.000 candidatos. Ya empieza a ver más cerca el sueño de convertirse en Dermatólogo.

Cercano, sincero, empático y muy realista, Andrés espera desarrollar su profesión en la consulta. Buscando soluciones para las personas, en contacto directo con los pacientes.

  • Dermatología en Valencia, ¿por qué esta especialidad?

«Tanto el trabajo clínico como la parte teórica y de investigación de la dermatología son muy interesantes para mí»

  • Es un campo en el que hay mucho diagnóstico diferencial, es decir, hay muchísimas enfermedades distintas que pueden causar una lesión similar en la piel. Es, además, una especialidad en la que la mayor parte del tiempo se pasa en consulta y tiene también algo de quirófano. Las especialidades médicas se pueden catalogar básicamente en cuatro ámbitos: quirófano, consulta, planta de hospitalización y aquellas que no tratan con los pacientes, como Análisis Clínicos. A mí la que más me gusta es la consulta.
  • Te gusta la relación con el paciente.
  • Sí, porque en la consulta ves distintos pacientes y vas solucionando sus problemas. En planta ves menos pacientes, y quizá es más rutinario.
  • ¿Siempre has querido ser dermatólogo?
  • No, de hecho, tengo un tío que es otorrino y desde que empecé la carrera, en cuanto pudo, me llevó al hospital, me enseñó el quirófano y me gustaba bastante… Pero en cuarto, en las asignaturas de Otorrinolaringología y Dermatología tuve unos profesores muy buenos (recuerdo mucho a Javier Miquel, dermatólogo del Arnau…) y surgió mi interés por la dermatología. Con el tiempo, me he dado cuenta que mi perfil es menos quirúrgico.

«Es además una especialidad con buenas oportunidades profesionales»

  • ¿Cómo ha sido este camino desde que consigues entrar en Medicina hasta hoy
  • Ha sido una época bonita, pero también bastante dura. La carrera me la he planteado, especialmente la segunda mitad, como un tiempo de estudio importante. Son seis años, con el MIR casi siete, por lo que se tarda en empezar a ejercer  ¡Ojalá se pudiera empezar antes a trabajar!.
  • ¿Qué ha sido lo mejor de la carrera?
  • Las prácticas. Sobre todo, cuando me han tocado en un servicio con profesionales que se han preocupado mucho por nuestra formación.
  • ¿Qué prácticas recuerdas como las más formativas para ti?
  • Unas prácticas en el IVO. Estaba con un profesor del CEU. Y él me dedicaba mucho tiempo. Antes de que llegara el paciente me ponía en antecedentes, para que entendiese mejor. Luego teníamos la consulta y él explicaba todo. En el Arnau también, tuve unas prácticas muy buenas de neumología y digestivo. Pero las que me gustaron más fueron las de Dermatología, también en el Arnau y, más tarde, en la Quirón.

  • Y de repente llegó la pandemia, ¿cómo lo has vivido?
  • Me pilló preparando el Trabajo Fin de Grado, y no noté grandes cambios. Para la posterior preparación del MIR dedicaba once horas al estudio y la docencia pasó a ser online, con el chat en directo, y eso sí se notó bastante.
  • Estar con un pie en la profesión médica y ver el colapso en los hospitales, la situación de los médicos…, ¿qué pasó por tu cabeza?
  • Hay médicos que han estado muy castigados por la pandemia, cuando ya de normal están muy castigados. Ser médico de urgencias en España es muy duro, y ahora ha tenido que ser tremendo. Y no me acaba de gustar eso de utilizar la vocación para justificar abusos en las condiciones laborales de los médicos.

«Hay profesionales sanitarios que tienen mucha vocación y acaban quemados por esas situaciones laborales tan duras»

  • Andrés, ¿por qué elegiste Medicina?
  • La verdad es que desde siempre supe que era de ciencias, a mí las letras nunca me han gustado. Me gustaba la salud, pero con 16 años tuve un uñero porque jugaba al fútbol sala y se me complicó. Mi tío me llevó al hospital, a que me lo solucionasen, y salí de allí fascinado. En aquel momento decidí que quería hacer Medicina.
  • Has estudiado en el CEU desde pequeño, desde el Colegio a la Universidad
  • Sí, estoy muy contento con el CEU. Cuando iba a entrar en Medicina tenía nota para elegir dónde quería estudiar. Me decidí por el CEU porque tenía el plus de estudiar en inglés. Además, en la carrera incluyen la preparación para el MIR desde los primeros cursos, eso es una ventaja importante y creo que le he sacado bastante partido. Y también es verdad que en el CEU me siento como en casa, claro.
  • En este momento, hay muchos jóvenes soñando con estudiar Medicina ¿algún consejo?

«Medicina es la carrera más bonita, pero si entras ha de ser para estudiar mucho, hay que ser muy consciente de eso»

  • Medicina en España es una carrera dura, que requiere mucho estudio y sacrificio. No puedes entrar pensando que ya irás aprobando, porque cuando acabas tienes el MIR. Las salidas fuera del MIR son pocas y a corto plazo. Se presentan normalmente 14.000 o 15.000 personas al examen MIR, hay una competencia feroz. Si vas a la carrera solo con la idea de pasar de curso puede que llegues al examen y no saques plaza.
  • Mirando al futuro, ¿cómo te ves en unos años?
  • Quiero aprovechar los cuatro años de la residencia para formarme lo mejor posible. Luego, quizá salir fuera de España o quedarme, depende de lo que surja entonces.

Enhorabuena Andrés y mucha suerte!

Artículo anteriorMiércoles, 16 de junio de 2021
Artículo siguienteIdentifican 16 fármacos que podrían emplearse en el tratamiento de la COVID-19, mediante técnicas de inteligencia artificial