Los diseñadores industriales Agustín García Valverde y María Kim Esplugues, formados en la CEU-UCH, comparten su experiencia profesional con los estudiantes de Diseño del CEU, a los que ahora dan clase

María Kim Esplugues y Agustín García Valverde, fundadores de Totpoc, en la Escuela de Diseño de la CEU-UCH.
María Kim Esplugues y Agustín García Valverde, fundadores de Totpoc, en la Escuela de Diseño de la CEU-UCH.

Su máquina de rotomoldeo les dio a conocer en el mundo del diseño de productos. Su lámpara «Piñata» ha llegado a venderse hasta en Finlandia. Los diseñadores industriales Agustín García Valverde y María Kim Esplugues, formados en la CEU-UCH, crearon su propio estudio Totpoc (“De todo un poco”) en 2013, y ahora lo rebautizan como AgusKim. Su rápida e intensa experiencia desde las aulas hasta el mundo profesional ha sido el tema de su presentación ante los estudiantes del Grado en Ingeniería de Diseño Industrial y Desarrollo de Productos de la CEU-UCH, en el que ahora colaboran como profesores.

Fue cursando el Máster en Diseño de Producto de la CEU-UCH cuando la idea del rotomoldeo surgió en los fundadores de Totpoc: crear un máquina propia para fabricar productos de forma artesanal con esta técnica, experimentando con nuevos materiales, se convirtió en su reto… hasta que lo lograron. En este proceso de rotomoldeo, para el conformado de productos plásticos huecos se introduce un polímero en estado líquido dentro de un molde y éste, al girar en dos ejes perpendiculares entre sí, se adhiere a la superficie del molde, creando piezas huecas y únicas. Con un molde de poliproplineno, un tipo de yeso resistente y de secado rápido y varios pigmentos, desde Totpoc comenzaron la autoproducción de la lámpara “Piñata”, su diseño emblema, con su propia máquina de rotomoldeo.

“Piñata” es el producto que han comercializado con más éxito, con diferentes acabados y tamaños. Con la máquina de rotomoldeo en funcionamiento como reclamo, las primeras ventas de Piñata surgieron en el Mercado de Diseño del Matadero de Madrid. Y los pedidos fueron creciendo hasta llegar a vender incluso en Finlandia. Pero quizá vendieron aún más que la propia lámpara su experiencia de autoproducción casi artesanal con su propia máquina de rotomoldeo. Eso fue lo que llamó la atención de empresas como Missana, que les ofreció la posibilidad de diseñar para ellos. De esta colaboración surgió la butaca «Mamut», otro de sus diseños clave.

Un camino lleno de retos para los fundadores de Totpoc, que han compartido con los estudiantes actuales de la que un día fue su Escuela: los recuerdos del taller; las prácticas con Vicens+Ramos, en el caso de Agustín, y con Borja García, en el caso de María, y ambos con Odosdesign, con los que siguen colaborando ahora como profesionales; su primera exposición en Nude 2012 de la Feria Habitat, con los diseños desarrollados en el Máster en las clases con Enblanc; su vuelta a Nude 2013 con su máquina de rotomoldeo lista justo a tiempo… Toda una trayectoria en la que las prácticas y el contacto con estudios profesionales durante su formación fueron claves. Hoy, Agustín García Valverde y María Kim Esplugues vuelven a la que fue su Escuela como profesores invitados para compartir sus éxitos y su experiencia en las mismas aulas en las que se formaron para llegar tan lejos.totpoc-ceu-uch-2