Estudiante de tercer curso del Grado en Ingeniería de Diseño Industrial y Desarrollo de Producto de la Universidad CEU Cardenal Herrera, Marina Redondo llegó desde Almería a Valencia con ganas de diseñar y compartir. En el camino, se ha comprometido con sus compañeros y la Universidad como Delegada de Estudiantes por segundo año consecutivo.

“Me gustaría facilitar la relación entre los alumnos. Buscar la promoción de actividades transversales, que unan a estudiantes y profesionales de diversas disciplinas”

  • Enhorabuena Marina, Delegada de Estudiantes de la Universidad por segundo año consecutivo
  • Me gusta esta experiencia!! estás al corriente de todo lo que hace la Universidad, conoces a mucha gente. He hecho grandes amigos entre otros delegados, trabajas codo con codo con otras personas y eso hace que se creen muchos vínculos. Estamos juntos en el mismo barco y todos tenemos que remar. Ser delegado no es más que ser el representante de los estudiantes, vínculo entre el vicerrectorado y los alumnos, y tienes que estar para todos.

  • ¿Cómo fue el curso pasado para la Delegación?
  • Mi intención es que fuéramos una piña, que nos escucháramos, nos apoyásemos y que todos tuviéramos un respaldo. Además, en este camino, nos ayudó mucho la vicerrectora de Estudiantes. Mª José González ha facilitado esa conexión entre todos, incluidos los delegados de Elche y Castellón.

«Es una persona que siempre está para todos, si tienes cualquier problema, Mª José siempre te responde»

  • ¿Cuáles son los retos de la Delegación para este curso?
  • En un panorama tan cambiante como el que tenemos, no sé si puedo aventurarme a decir cómo afrontaremos el curso. Pero, me gustaría facilitar la relación entre los alumnos de las diferentes titulaciones. Buscar la promoción de actividades transversales, que nos permitan compartir y debatir ideas, que unan a estudiantes y profesionales de diversas disciplinas.

“La carrera me eligió a mí”

  • ¿Por qué decidiste estudiar de Diseño Industrial y Desarrollo de Producto?
  • Siempre digo que la carrera me eligió a mí. Descubrí la Ingeniería de Diseño, sus oportunidades, la posibilidad de diseñar desde una mesa a un coche, y pensé: aquí encontraré mi sitio. Después, me concedieron una beca CEU Merit y, la verdad, venir a la Comunidad Valenciana con toda su tradición en el campo del diseño y luego saber que iba a ser la Capital Mundial del Diseño, me reafirmó. He elegido la opción correcta!!

  • Marina, estaba mirando la cantidad de concursos de diseño que has ganado, ¿cómo se logra esto en solo dos años de carrera?
  • Soy una persona muy constante. La idea la voy trabajando, voy leyendo… El último premio que gané, el concurso de carteles de Ribadavia, me miré todos los vídeos sobre estas fiestas, los carteles anteriores… busqué algo nuevo, algo diferente. Creo que en el proceso creativo, primero hay que informarse, saber lo que hay y lo que falta, después desarrollar varias líneas y a partir de ese momento, digitalizarlo. He ganado muchos certámenes pero también he perdido otros, a pesar de creer que ese era el cartel de mi vida. Siempre pienso que lo importante es hacer cosas, no quedarse quieto. Si haces cosas, puedes ganar. Las clases nos dan la teoría, pero somos nosotros quienes tenemos que ponerla en práctica.

«La creatividad es importante, pero también el trabajo y la constancia»

  • De los muchos proyectos que has preparado, ¿hay alguno del que te sientas especialmente orgullosa?
  • En la carrera, tuvimos que hacer un proyecto por equipos y lo preparé con una gran amiga. El punto de partida no fue fácil. Se trataba de diseñar un producto ligado a uno de los sentidos, y elegimos el olfato. Diseñamos un bolígrafo que desprendía fragancias, según tu necesidad. Imagina que estabas estresado, pues el boli podía desprender una fragancia que te ayudara a recuperar la calma. Se trataba de un producto de lujo y todo, desde el boli mismo hasta el packaging lo diseñamos así. Hicimos el prototipo en 3D, desarrollamos la campaña de publicidad en la misma línea. Se llamaba ODEN, desata tu lado zen, un producto ligado a esa cultura zen. Fue un proyecto que me permitió aprender de las personas, de mí misma… me di cuenta de cómo me tratan las marcas en función de cómo me ofrecen sus productos.

A nivel externo, estoy muy satisfecha del cartel para las fiestas de Ribadavia, porque se dieron unas circunstancias muy especiales. Estábamos en medio de una pandemia. Hice el cartel a dos días de cerrarse el plazo de inscripción. Lo preparé desde mi casa, confinada, pensé “de este mundo tan gris, tengo que sacar algo de color”.

Cartel de las fiestas de Ribadavia 2020, obra de la estudiante de Diseño de la CEU UCH Marina Redondo.

  • Mirando al futuro, ¿hacia dónde te gustaría enfocar tu profesión?
  • Me gusta mucho el packaging, me encanta ir a las secciones del supermercado y observar qué me transmiten los productos a través de su imagen. Y el diseño gráfico también me encanta, me paso horas delante del ordenador mirando carteles, o haciendo cursos….La verdad que también me gusta mucho el diseño de automóviles, pero siento que necesito que un día me entre un proyecto de un cartel y terminarlo en una semana, para empezar con otro proyecto diferente. Me gusta cambiar, viajar, me gusta mucho cómo trabaja Adidas, si va a diseñar una camiseta de la Juventus, se marcha a Milán a inspirarse en la ciudad.

«Viajar y aprender de otras culturas, es importante a la hora de diseñar»

 

  • ¿Qué es lo que más te gusta de la Universidad?
  • Destacaría dos cosas, que está en continuo crecimiento, esa es la primera señal de que las cosas se están haciendo bien, y el nivel del profesorado, es una Universidad con profesionales muy cualificados. También creo que es fundamental el trato tan cercano que recibimos los alumnos.

«Todos nos conocemos, eso es también una característica propia del CEU, que somos una gran familia!!”

  • ¿Cómo ha sido el cambio de vivir en Almería a Valencia?
  • Valencia me gusta mucho. Aquí el diseño es muy importante. Desde las Fallas que es algo brutal, no hay nada igual en el mundo!!. Es un mundo lleno de color, de vida, me gustan mucho las obras. Además Valencia será la capital mundial del diseño en el 2022. Hay muchos profesores de la Escuela que están trabajando en este proyecto. Es una gran noticia y una salida laboral muy buena para los jóvenes diseñadores. Es verdad que, además, Valencia y Almería tienen un clima parecido, eso ayuda, aunque aquí hace más frío, la verdad, jajaja!

Enhorabuena Marina y mucha suerte!!

Artículo anteriorDel Chicago Tribune a China: el estudio sobre los ‘embarazos confinados’ recorre el mundo
Artículo siguienteMartes 17 de noviembre de 2020