Pedro González y el “vino blanco con etiqueta negra”

1274
El diseñador Pedro González, en la Escuela de Diseño del CEU donde se formó.
El diseñador Pedro González, en la Escuela de Diseño del CEU donde se formó.

Es fundador y director creativo de su propio estudio de diseño. Desde 2001 sus diseños llevan su indiscutible sello personal: Pedro González es Estudio Pedro González Gráfica y Comunicación. Formado en la Escuela de Diseño del CEU, comenzó en 1996 una trayectoria en la que sus trabajos eran premiados, seleccionados y publicados por prestigiosos anuarios y revistas del sector. Ese alumno que se “enamoró” del diseño en las aulas del CEU, se ha convertido en un reconocido profesional, que creó su propio estudio. Veinte años después vuelve a su Escuela, como profesor del Máster Universitario en Diseño del Producto de la CEU-UCH y como “no-conferenciante” para los alumnos del Grado en Ingeniería del Diseño.

Es muy fácil que hayamos tenido sobre nuestras mesas la creatividad de Pedro González en más de una ocasión, por ejemplo, en el packaging de un vino. O en alguna de nuestras pantallas múltiples que nos dan acceso al mundo digital, a través de sus diseños web. O que hayamos recorrido algún espacio definido por el estilo personal de su señalética. El diseño está en todo, nos rodea, y Pedro González forma parte de él. En su opinión, “diseñar es decidir, es saber resolver, es encontrar soluciones donde otros ven los muros de lo que no se puede hacer”. Solo él podía ponerle una etiqueta negra a un vino blanco.

Y estaba pintando tablas de surf…

“Estaba pintando tablas de surf en la playa y me hablaron de la Escuela de Diseño del CEU. Vine a matricularme y aquí me enamoré del diseño, que ahora es mi profesión, mi pasión y mi vida. Fue desde el primer día, desde la primera visita que hicimos a una exposición de Pepe Gimeno en El Carmen, con Manolo Bañó, que fue mi profesor y que ahora es mi amigo Manolo”. De esos tiempos de Escuela, Pedro González recuerda los nombres de los profesionales del diseño “de primer nivel” que fueron sus profesores en el CEU, como el propio Bañó, Paco Bascuñán, Marisa Gallén, Marcelo Martínez Lax… “El CEU es un modelo ganador: profesionales en activo formando cerebros ávidos de diseño”.

Bocetando una y otra vez…

Junto a estos profesionales y profesores de Diseño pasó horas y horas bocetando una y otra vez, amontonando dibujos hasta sacar “media idea”, introduciéndose en procesos creativos, algunos de los cuales todavía guarda. Esa “historia de amor” que nació en estas aulas ha llegado hasta hoy: “Empecé trabajando en el mismo CEU, luego en casa de mi madre, después para profesoras como Marisa y Sandra Figuerola, luego para el Premio Nacional de Diseño Daniel Nebot…”

Hasta vender moscatel en Corea!

Ahora, el 75% de sus trabajos se centran en el packaging para una decena de importantes bodegas (Hispano Suizas, Baronía de Turís, Vegamar, Murviedro…), para el sector alimentario, trabajando con grandes superficies como Mercadona o Consum y para productos ‘gourmet’… Y también en múltiples proyectos internacionales, en los que también un buen packaging es la clave del negocio: “Hemos vendido moscatel de Cheste en Corea, adaptando el packaging a los gustos coreanos, conociendo otras culturas. Hemos diseñado envases de vinos blancos con etiqueta negra, rompiendo estereotipos, que se han vendido en Nueva York… Así han pasado veinte años y sigo enamorado de mi profesión, sigo ganándome la vida con ella”.

Muchos estudios, pero para miles de empresas

Alejado de los estereotipos de los “diseñadores estrella, tan distantes, tan divinos y tan conceptualmente conceptuales”, Pedro González se considera un profesional normal, que un día decidió establecer su estudio propio: “Hay miles de estudios de diseño que trabajan para miles de empresas, que son profesionales del diseño como la copa de un pino, que tienen mucho que decir. Los que ahora estáis estudiando solo tenéis que encontrar vuestro sitio, vuestro espacio, en este mundo”.

Clases de posgrado…

En la Escuela de Diseño del CEU Pedro González ya no es un alumno, ya no es un ex alumno… es profesor del Máster en Diseño de Producto, desde 2014: “Trato de traer a los alumnos de posgrado mis 20 años de experiencia en el mundo del diseño y ponérselos en el plato, listos para trocear y comer”.

Y una “no-conferencia”

En su encuentro con los alumnos del Grado en Ingeniería del Diseño, Pedro ha decidido ofrecerles una “no-conferencia” que ha arrancado como empieza cada día en su estudio de diseño, como cuando dibujaba en casa con sus padres: con una canción… de Raphael! Aunque con los años ha ido renovando el repertorio… Y su “no-conferencia” también ha incluido una cata de uno de los vinos cuyo packaging diseña, porque hay que conocer el producto! “Vengo a hablaros tal y como me hablaría a mí mismo en el pasado”, les ha dicho a los estudiantes de Diseño de la CEU-UCH, para recomendarles: “Diseñar es decidir, también vuestro futuro. Saltaros los procesos, sed curiosos, hace falta gente con hambre… encontrad ese punto de locura”.

Parte de un “modelo ganador”

“Un diseñador solo está acabado cuando no tiene nada que comunicar”. Sin duda, a Pedro González le quedan muchas más cosas por decir en el mundo del diseño. Su Escuela, ese “modelo ganador” de Escuela que forma profesionales como él gracias a profesionales como él, estará siempre abierta para que venga a contarlas.