La Doctora Maite Climent es la presidenta de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC-CV) en la Comunidad Valenciana. Antigua alumna CEU de Doctorado, nos habla de la evolución de la profesión farmacéutica en estos años y de los desafíos y oportunidades de futuro, además de su trabajo en la Cátedra DeCo MICOF-CEU para el estudio del Deterioro Cognitivo desde las farmacias.

“Debemos ser capaces de visibilizar el carácter clínico que se lleva a cabo en las farmacias y reivindicar el carácter asistencial de nuestra profesión ya desde la Universidad”

  • Ocho años ya como presidenta de SEFAC en la Comunidad Valenciana, ¿Qué te animó a sumarte a esta Sociedad científica? 

El tiempo pasa volando… Ha sido tan intensa la actividad como presidenta de SEFAC-CV que no era consciente de que han pasado ya 8 años. Lo que más me animó a sumarme a esta Sociedad Científica fue las personas que la componen y el nivel profesional tan apasionante que se respira en ella. Pertenecer a una Sociedad Científica es un continuo reto profesional, algo imprescindible para una atención farmacéutica de calidad.

  • ¿Cómo ha evolucionado la profesión en este tiempo? 

Durante estos años se ha producido una transformación de la farmacia comunitaria, desde la mera provisión del medicamento a la prestación de servicios profesionales farmacéuticos asistenciales, siempre con el paciente como foco. El desarrollo de estos servicios supone una oportunidad para el desarrollo profesional del farmacéutico comunitario, pero también una garantía de salud para la población. Como hemos visto durante la pandemia, la farmacia comunitaria ha jugado un papel fundamental en el ámbito sanitario, siempre en primera línea y accesible durante 24 horas al paciente, y por supuesto el desarrollo de esta labor y otras debe contar con el debido reconocimiento de las administraciones y en coordinación con otros profesionales de la salud.

  • ¿Cuál ha sido el papel de SEFAC en este proceso? 

Nuestra sociedad científica, única en el ámbito de la farmacia comunitaria, ha jugado desde su nacimiento un papel vital en la actualización de conocimientos, tan necesarios para lograr que el farmacéutico comunitario obtenga el reconocimiento en calidad de profesional experto en medicamentos y el más cercano y accesible a la población. Desde su nacimiento en diciembre de 2000, SEFAC ha abogado por una farmacia clínica y asistencial regida por el rigor científico y profesional, siempre con la filosofía de sumar y aportar con otros agentes sanitarios.

SEFAC permite a sus socios seguir formándose continuamente en el desarrollo de los SPFA, con protocolos avalados científicamente y consensuados con otras sociedades científicas.

  • ¿Cómo has vivido estos cambios desde la responsabilidad de la presidencia? 

Con enorme ilusión, pero también con la máxima responsabilidad. La Comunitat Valenciana siempre ha sido una excelente cantera para la farmacia comunitaria, y he tenido la gran suerte de compartirlo junto a los mejores profesionales, a quienes agradezco su trabajo y dedicación. Entre los numerosos hitos de estos años, me gustaría destacar la celebración en Alicante en 2018 del VIII Congreso Nacional de farmacéuticos comunitarios, que contó con la asistencia de más de 1.500 congresistas, y que supuso, en mi opinión, la explosión definitiva de la farmacia asistencial en España. Fueron tres días que convirtieron a la ciudad en la capital de la farmacia asistencia, dándonos la oportunidad de demostrar todo nuestro potencial sanitario.

Intervención en el X Congreso Nacional de Farmacéuticos comunitarios, celebrado en Madrid.
  • ¿Cuáles crees que son los retos de futuro para la farmacia comunitaria? 

Tendremos que ser capaces de utilizar herramientas digitales como la teleatención farmacéutica para poder responder a las nuevas necesidades de los pacientes. Es imprescindible el fomento de herramientas como el Big data, que nos facilitará registrar nuestro trabajo y el fomento de servicios profesionales farmacéuticos asistenciales adaptados a las nuevas tecnologías, siempre sin perder de vista que gran parte de los pacientes seguirán demandando atención presencial. Debemos ser capaces de visibilizar el carácter clínico que se lleva a cabo a diario en las farmacias y reivindicar el carácter asistencial de nuestra profesión ya desde la Universidad. SEFAC aboga en este sentido por la creación de una especialidad en farmacia clínica comunitaria, que nos aportaría una formación reglada y nos colocaría en situación de equidad con otros profesionales sanitarios.

Hacia la creación de ciudades neuroprotegidas

  • Eres miembro de la Cátedra DeCo para el estudio del Deterioro Cognitivo desde las farmacias, ¿qué te llevó a implicarte en este proyecto? 

Este proyecto despertó en mi una espinita que tenía desde que me gradué como Farmacéutica, ya que en mis primeros años profesionales empecé mi carrera investigadora en la Universidad de Valencia, Cátedra de Parasitología, con el objetivo de Doctorarme en esta especialidad. El destino quiso que no terminara esta etapa en su momento y por ello cuando conocí el proyecto de investigar en Deterioro Cognitivo de la mano de la Dra. Lucrecia Moreno en la Universidad CEU Cardenal Herrera no lo dudé ni un momento. Fue tal el aprendizaje y la buena amistad que surgió que, cuando leí mi Tesis Doctoral de investigación en pacientes reales de la farmacia, le propuse a la Doctora Moreno seguir participando en este proyecto de investigación.

Vivir Neuroprotegido: De la A a la Z, factores de riesgo modificables frente a la enfermedad de Alzheimer.

El proyecto ha crecido mucho y tenemos implicados a muchos profesionales: neurólogos (Hospital La Fe, Hospital Arnau de Vilanova), médicos de atención primaria, farmacéuticos comunitarios impulsados por el MICOF de Valencia y SEFAC, Instituto de Biomedicina de Valencia, nutricionistas, matemáticos etc.. Creo que es un grandísimo Proyecto.

Uno de los objetivos principales sigue siendo la creación de ciudades neuroprotegidas mediante cribados oportunos tanto en farmacia comunitaria como en el centro de salud.

Todo ello nos ha llevado a establecer una comunicación multidisciplinar con los distintos agentes implicados y hacer una investigación de calidad, prueba de ello es la cantidad de publicaciones en revistas de percentil Q1 que se están realizando.

  • ¿Cuánto influyen nuestros hábitos de Salud en el riesgo de sufrir Deterioro Cognitivo? 

Mucho, un aumento en la educación y el ejercicio desde la infancia, el mantenimiento de la participación social durante toda nuestra vida, la reducción o el abandono del hábito de fumar, el control de la pérdida auditiva, de la depresión, la diabetes, la hipertensión y la obesidad en la edad media de la vida, contribuyen a la prevención o al retraso del deterioro cognitivo. Por ejemplo, la práctica diaria de la lectura o realización de ejercicios de entrenamiento cognitivo que van despertando nuestras neuronas y nos hacen aprender cada día algo distinto, aumenta la conexión neuronal y permite retrasar el deterioro cognitivo.

  • Maite, has sido alumna de Doctorado en la CEU UCH, ¿Cómo recuerdas este tiempo de estudio y trabajo en la Universidad? 

La Universidad CEU Cardenal Herrera de Moncada (Valencia) durante los años de mi doctorado fue mi segunda casa. La atención y rigor científico que me transmitieron mis directoras fue excelente, desde cómo hacer una buena búsqueda bibliográfica, aprender a leer de forma crítica un artículo científico, conocer correctamente el método científico de investigación… pero, sobre todo, me unió a ellas la gran calidad humana recibida. Fruto de todo este trabajo fue obtener el primer premio especial a la mejor comunicación oral en el VIII Congreso Nacional de SEFAC y el premio CUM LAUDE en la lectura de mi Tesis Doctoral.

  • Eres farmacéutica comunitaria, investigadora y presidenta de SEFAC-CV, ¿qué es lo mejor de la profesión farmacéutica? 

Lo polivalente que es, la capacidad que nos da de desarrollarnos profesionalmente en varios ámbitos a la vez, como es mi caso: farmacia comunitaria e investigadora tanto en la Universidad como en SEFAC, pero además existen otras posibilidades como el FIR, la Industria, profesorado etc.

«Tanto la Universidad como SEFAC me han proporcionado mucha formación, pero también me ha permitido conocer a gente maravillosa en toda España que hubiera sido imposible conocer de otra manera»

  • ¿Nos dejas un consejo para los jóvenes farmacéuticos que terminan ahora su formación universitaria? 

Les animaría a implicarse en el modelo clínico y asistencial que defiende SEFAC y a favorecer el avance científico de la Sociedad. En este sentido, a todos aquellos alumnos que se encuentren en el último curso de Farmacia, les aconsejaría pre-asociarse a la Sociedad. Contarán con muchas de las ventajas de las que disfrutan los socios, como acceso a publicaciones, servicios y actividades de SEFAC, y se “empaparán” de la importancia de una farmacia de servicios profesionales.

Gracias Maite, y enhorabuena por todo el trabajo en favor de la profesión farmacéutica y la mejora de la salud.

Artículo anteriorSeis odontólogos presentan a los estudiantes diferentes formas de vivir la profesión
Artículo siguienteViernes, 27 de mayo de 2022