El campus de Valencia de la Universidad CEU Cardenal Herrera ha celebrado esta semana su I Jornada Magisterio y Solidaridad: aprender ayudando, un encuentro clave entre los estudiantes de Magisterio y asociaciones que trabajan en el ámbito de la diversidad, en las que los futuros maestros realizarán sus prácticas de Aprendizaje y Servicio (ApS) a lo largo de este curso. 

En esta primera jornada han participado nueve entidades que desarrollan su labor en la Comunitat Valenciana: Unidad de día ELAIA-AFAV (Asociación de Familiares de Alzheimer de Valencia), Down Valencia, APNDAH (Asociación de Padres para Niños y adolescentes con Déficit de Atención e Hiperactividad), ATEMDI (Asociación para la Atención Temprana y el Desarrollo Infantil del Camp de Morvedre), Fundación NEURONEST (enfocada al trabajo con personas con desorganización neurológica o lesión cerebral), ALCE (Asociación Epilepsia de la CV), CODIFIVA (Coordinadora de personas con Diversidad Funcional Física de la Comunidad Valenciana), Centro de Educación Especial San Cristófol y ASVA TP (Asociación Valenciana Trastornos de Personalidad) Valencia.   

Todas ellas se han involucrado activamente en el proyecto de ApS que impulsan desde el campus de Valencia las profesoras Rocío López, Ana Fontalba y Ana Pérez, a través de las asignaturas relacionadas con la atención a la diversidad y la educación inclusiva del Grado en Educación Infantil y de las optativas de la mención de Educación Especial del Grado en Educación Primaria

“Se trata de un ambicioso proyecto de Aprendizaje y Servicio que desarrollamos los Grados de Magisterio de los tres campus de la CEU UCH, con el objetivo de reforzar la formación de nuestros estudiantes para que sean capaces de practicar una educación inclusiva y equitativa en su inminente ejercicio profesional”, explica Rocío López.

“Un reto prosigue Ana Fontalba que, además de alinearse con el cuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) contenido en la Agenda 2030 que impulsa Naciones Unidas, permite que nuestros futuros educadores trabajen valores de cooperación, bien común, sensibilización social y aprendizaje significativo activo, atendiendo las necesidades de su entorno próximo”. 

“Nuestros estudiantes concluye Ana Pérez desarrollarán su labor en dos escenarios diferentes: la acción práctica presencial en asociaciones, fundaciones o centros vinculados a personas con diferentes necesidades y la acción práctica virtual, desarrollando los materiales que demandan estas entidades para entregárselas a final de curso”.

Artículo anteriorEl campeón paralímpico Christian Venge comparte su experiencia con los estudiantes del Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte del CEU
Artículo siguienteConociendo las claves de la UE de la mano de Maite Pagazaurtundua