• La coordinadora de la Unidad Pedagógica Hospitalaria de La Fe ha impartido una sesión formativa a los alumnos de la Universidad CEU Cardenal Herrera
  • El objetivo: que los futuros profesionales aprendan la importancia de trabajar unidos para mejorar la atención a los menores usuarios de estas unidades

Castellón, a 8-3-2019.- Los maestros y profesionales sanitarios deben trabajar juntos, y de modo coordinado, para lograr un funcionamiento óptimo de las UPH, Unidades Pedagógicas Hospitalarias (aulas hospitalarias), de las que se benefician numerosos menores en la Comunidad Valenciana.

Para contribuir a esta necesaria colaboración por parte de los maestros, enfermeros y médicos del futuro, la Universidad CEU Cardenal Herrera ha organizado una charla formativa destinada a los estudiantes de estas titulaciones a cargo de Carmen Narciso, coordinadora de la UPH La Fe de València, centro de referencia en la Comunitat, que proporciona atención educativa en todas las etapas, obligatorias o no, a diferencia de otros centros hospitalarios.

“Los profesionales sanitarios deben ser conocedores del trabajo que realizan las UPH, ya que, sin su colaboración, nuestro trabajo no sería posible, pues son ellos los que diariamente nos indican qué alumnado puede ser o no atendido”, ha afirmado la experta. “Por otra parte, ha añadido Carmen Narciso, es importante transmitir la idea de atención integral al enfermo. Aunque, lo más importante es la parte relacionada con la salud, es evidente que el concepto de salud va más allá de los procedimientos exclusivamente sanitarios y hoy en día se integran en los hospitales profesionales de la docencia, de los servicios sociales y de la psicología clínica”.

Unidad Pedagógica La Fe- Escuela Infantil (fotografía Hospital Universitari i Politècnic La Fe)

Narciso aboga igualmente por la formación de los alumnos de Magisterio en relación a las UPH. “Los futuros maestros deben conocer todos los posibles ámbitos en los que pueden desarrollar su labor, más allá de sus contextos habituales, y concienciarse de lo importante que es colaborar con las UPH desde los centros educativos, ya que nuestra coordinación, no sólo es con el hospital sino con los centros de nuestros alumnos”, asegura.

Las UPH en La Fe

La ponente ha explicado a los alumnos del CEU la gran labor de coordinación que ejercen los diferentes profesionales que intervienen en la atención del niño o adolescente enfermo y que se reúnen semanalmente en sesiones multidisciplinares.

“Para nosotros es importante conocer cuestiones relevantes de su estado de salud para poder planificar nuestra atención. Una actitud positiva del enfermo al verse en una dinámica de normalización respecto a su formación, favorece sin duda su mejoría”, ha asegurado.

Escuela Infantil en La Fe (fotografía Hospital Universitari i Politècnic La Fe)

La experta ha destacado que las necesidades educativas de los niños están suficientemente atendidas en Educación Infantil y Primaria, «ya que son muchos años los que está funcionando en hospitales» y se está avanzando en el resto de niveles educativos. «La dificultad que entraña llevar especialistas de todas las materias que se imparten en la Educación Secundaria al entorno hospitalario se ha resuelto para 1º y 2º de la ESO, pero resulta insuficiente en los cursos 3º y 4º, así como en Bachillerato, ya que la dificultad de la materia es creciente y no podemos dominar todas las asignaturas. Por eso sería conveniente seguir avanzando en la incorporación de más especialistas de materia en hospitales de referencia como La Fe», ha añadido.

Por su parte, para la organizadora de esta actividad, la vicedecana de Magisterio, Rosa García, “tanto el personal sanitario como el que se dedica a la educación deben conocer la atención que se requiere en pacientes, de corta y larga estancia, según la enfermedad que padecen y sus posibilidades de normalizar la situación”. “En el caso del personal sanitario, continúa la profesora, para poder entender la parte educativa como una dimensión necesaria en el niño/a en este proceso de normalización; y en el caso de los maestros, para estar en la mejor disposición tanto para trabajar en un aula hospitalaria como para gestionar eficazmente la reincorporación de un alumno al aula cuando recibe un alta hospitalaria”.