Encarna Pérez, la vicedecana de Enfermería Loreto Peyró y la profesora Isabel Serra, en la presentación de CEU Descubre.
Encarna Pérez, la vicedecana de Enfermería Loreto Peyró y la profesora Isabel Serra, en la presentación de CEU Descubre.

Médicos, enfermeros, psicólogos, fisioterapeutas, auxiliares… hasta los voluntarios tienen un papel esencial en los cuidados paliativos. Una labor inabarcable por un solo profesional, en la que los enfermeros juegan un papel fundamental, y que ha explicado en CEU Descubre la vicepresidenta de la Asociación Española de Enfermería en Cuidados Paliativos (AECPAL), Encarna Pérez Bret. Desde estos equipos multidisciplinares “buscamos el alivio de los síntomas y la cercanía a las personas queridas de los pacientes que viven el final de su vida”.

Experta en bioética, Encarna Pérez ha diferenciado en el ciclo de divulgación científica CEU Descubre de la CEU-UCH las cuatro dimensiones que los cuidados paliativos deben contemplar, atendiendo las necesidades físicas, psicológicas, sociales y espirituales de los pacientes. “Tratamos los síntomas que más molestan al paciente o afectan a su confort: por eso, la evaluación es continua y el cuidado es individualizado. Atendemos a personas, no tomamos constantes”, ha destacado Encarna Pérez, ante los estudiantes del Grado en Enfermería de la CEU-UCH participantes en esta sesión de CEU Descubre, organizada por los profesores Isabel Serra y Enric Poch, coordinador del ciclo.

Con respecto a las necesidades psicológicas, la vicepresidenta de AECPAL ha descrito cómo el miedo y la angustia de los pacientes en cuidados paliativos requieren tiempo por parte del personal sanitario para crear la confianza necesaria para atenderlos: “Hay que escuchar para dar salida a las inquietudes del paciente y después, ayudar nosotros o, si no podemos, buscar al especialista adecuado para ayudarle”.

La cercanía de los familiares y la atención especial al cuidador principal son las necesidades sociales más destacadas en este tipo de pacientes y en su entorno más próximo, según Encarna Pérez, que ejerce su labor profesional en el Centro de Cuidados Laguna. A ellas se suman las necesidades espirituales que surgen ante el final de la vida, “especialmente la necesidad de pedir perdón y de perdonar”, a las que el equipo profesional también debe contribuir.

La vicepresidenta de la Asociación Española de Enfermería en Cuidados Paliativos (AECPAL), Encarna Pérez, en el ciclo CEU Descubre.
La vicepresidenta de la Asociación Española de Enfermería en Cuidados Paliativos (AECPAL), Encarna Pérez, en el ciclo CEU Descubre.

Necesidad de investigar

Encarna Pérez, profesora invitada del Máster Universitario en Especialización en Cuidados de Enfermería de la CEU-UCH, ha destacado también la importancia de la investigación en este ámbito sanitario, pero también sus dificultades específicas: “No podemos contar con grandes muestras de pacientes para investigar y tenemos importantes límites éticos en estos trabajos”. En este sentido, ha destacado la contribución de Cicely Saunders, fundadora de los cuidados paliativos, y sus investigaciones en áreas como la frecuencia idónea de administración de morfina, que dieron fundamento científico a esta disciplina.

Actualmente, estudios científicos como los de los beneficios de la musicoterapia para los pacientes de cuidados paliativos y sus familiares están contribuyendo a demostrar empíricamente sus efectos positivos. Por ello, Encarna Pérez ha animado a los estudiantes con vocación científica a emprender estudios en este ámbito, donde son muy necesarias las evidencias científicas para fundamentar las decisiones sobre los cuidados más adecuados.

ceu-descubre-cuidados-paliativos-encarna-perez-2