• En la próxima sesión intervendrá María José Catalá, consellera de Educación, Cultura y Deporte

admon y gobernabilidad CEU 2El Palacio de Colomina acogió ayer la Segunda Sesión del Seminario Administración Pública y Gobernabilidad: el necesario impulso de un nuevo modelo, que organiza la Facultad de Derecho, Empresa y Ciencias Políticas de la Universidad CEU Cardenal Herrera en colaboración con el Instituto Valenciano de Administración Pública (IVAP) y la Asociación Valenciana de Politólogos (AVAPOL).

En esta segunda sesión, titulada “Evaluación Pública ¿Discurso o realidad?”, intervinieron como ponentes dos ex alumnos de la Universidad CEU Cardenal Herrera: Raúl Lucas Iglesias, politólogo y jurista y técnico de la Administración del Estado, María Luisa Ribalta Ribelles, politóloga y periodista, técnico de la Agencia Valenciana D’Avaluacio I Prospectiva de la Generalitat Valenciana. Como replicante participó José Manuel Chirivella, técnico de Administración General de la Generalitat.

A lo largo de la sesión se abordaron cuestiones sobre el diseño, la aplicación, el análisis, el seguimiento y la evaluación de las políticas públicas, centradas, principalmente, en la necesidad de promover un nuevo modelo que sea sencillo, claro y que se pueda utilizar por todas las administraciones públicas.

Durante la primera ponencia, Raúl Lucas explicó que las políticas Públicas son las que determinan la línea de acción política, “se configuran como las líneas ideológicas del Gobierno, no como las respuestas a las demandas sociales”. Así pues, apunta Lucas, “hay que redefinir el concepto como decisión pública, es decir, las políticas públicas deben ser el resultado de la valoración de las demandas sociales y la respuesta que se ofrece, incluyendo siempre el elemento de carácter intelectual y analítico”.

El objetivo principal de las políticas públicas es, según Lucas, “satisfacer las demandas y necesidades sociales, generando impactos positivos que se traduzcan en resultados positivos para los políticos”. En este sentido, explicó, hay que llevar a cabo estrategias coherentes y adecuadas para abordar correctamente las problemáticas sociales. Posteriormente, es fundamental evaluar los resultados para demostrar si han cumplido el fin para el que se elaboraron y, si han generado otras problemáticas, volver a actuar para resolverlas, teniendo siempre en cuenta los recursos disponibles».

María Luisa Ribalta se centró, principalmente, en el seguimiento y evaluación de las políticas públicas. Según Ribalta, a través de la evaluación “hacemos democracia, la legitimamos, se consigue la rendición de cuentas y se profundiza en los valores democráticos”. La experta explicó, además, que la evaluación ya ha entrado en la agenda política de la Comunidad Valenciana. Y es que la Agència Valenciana d´Avaluació y Prospectiva está elaborando un modelo piloto para evaluar políticas públicas. En la actualidad “hemos pasado del Telos a la Praxis; hay una conciencia renovada para cambiar y dirigirse hacia la evaluación de las políticas públicas”, aseguró.

Por su parte, José Manuel Chirivella, el replicante de la sesión, instó a hacer más en el ámbito de la evaluación de las políticas públicas con diseños más ajustados a la realidad. «En la gestión y evaluación pública, apuntó, no sólo cuenta la eficiencia y la eficacia sino que hay que tener en cuenta otros elementos fundamentales como la profesionalidad, los valores democráticos y el servicio público».

La próxima sesión del seminario tendrá lugar en el salón de actos del Palacio de Colomina CEU el martes 8 de abril. En ella participarán María José Catalá, consellera de Educación, Cultura y Deportes; Joaquín Marco Marco, decano de la Facultad de Derecho, Empresa y Ciencias Políticas de la Universidad CEU Cardenal Herrera, y Amparo Plaza, politóloga.

Más información sobre seminario Administración Pública CEU-UCH y AVAPOL

Artículo anteriorSe inauguran en el Palacio Colomina CEU los Eurocoloquios 2014
Artículo siguienteLa CEU-UCH inaugura una exposición de collages con materiales reciclados sobre obras de Dalí, Picasso y Van Gogh