El director del Departamento de Cirugía de la Universidad CEU Cardenal Herrera intervino en la mesa de expertos en reconstrucción tras cirugía resectiva, para analizar las distintas técnicas quirúrgicas de abdomen abierto

El doctor Antonio Barrasa Shaw, director del Departamento de Cirugía de la CEU UCH, durante su ponencia en el Congreso de la SEOQ.
El doctor Antonio Barrasa Shaw, director del Departamento de Cirugía de la CEU UCH, durante su ponencia en el Congreso de la SEOQ.

El doctor Antonio Barrasa Shaw, director del Departamento de Cirugía de la CEU UCH, ha participado como ponente en el V Congreso Nacional de la Sociedad Española de Oncología Quirúrgica (SEOQ), celebrado los días 9 y 10 de noviembre en Palma de Mallorca, de forma paralela a la VII Reunión del Grupo Español de Cirugía Oncológica Peritoneal. El profesor Barrasa expuso ante sus colegas las distintas alternativas en técnicas quirúrgicas de abdomen abierto o laparostomías, valorando su idoneidad en función del tipo de intervención.

Según explica el profesor Barrasa Shaw, “la posibilidad de dejar abierto el abdomen después de una intervención quirúrgica es aplicable en procesos graves y en intervenciones abdominales de urgencia, como las cirugías de control de daños tras un traumatismo, para combatir el sídrome compartimental abdominal (SCA) derivado del aumento de presión intraabdominal, o para el tratamiento de sepsis de origen abdominal que requieren sucesivos lavados peritoneales”.

Laparostomías y valoración del cirujano

La variedad de técnicas empleadas en estas intervenciones es muy amplia, por lo que el profesor Barrasa Shaw presentó y valoró en el Congreso de la Sociedad Española de Oncología Quirúrgica las existentes: “Con tantas alternativas en cuanto a técnicas y materiales, tanto para el cierre temporal, como para el cierre definitivo del abdomen, es necesario conocer las ventajas y los posibles riesgos de cada una, para que el cirujano pueda valorar la opción más adecuada en cada caso. El manejo del abdomen abierto es posiblemente una de esas situaciones donde la creatividad y el juicio del cirujano en la utilización de los distintos sistemas disponibles juegan un papel fundamental”.

Así, por ejemplo, según el director del Departamento de Cirugía de la CEU UCH, “para el cierre temporal del abdomen en casos de SCA se requiere un sistema para expandir el tamaño del continente del abdomen. Pero para la sepsis, lo importante es aplicar un sistema que permita abrir y cerrar de forma repetitiva el abdomen para realizar sucesivos lavados peritoneales. Y, sin embargo, en la cirugía de control de daños se necesita una forma de cierre temporal que se caracterice especialmente por la rapidez de aplicación”.

Visual abstract de la ponencia del profesor Barrasa en el Congreso de la SEOQ.
Visual abstract de la ponencia del profesor Barrasa en el Congreso de la SEOQ.

Arsenal terapéutico

En su intervención en el Congreso de la SEOQ, el profesor Barrasa Shaw revisó los distintos sistemas y materiales que componen el arsenal terapéutico del cirujano en estas intervenciones: desde la aproximación de bordes con puntos amplios, agrafes o, incluso, con pinzas de campo sujetando y cerrando la piel, a la bolsa de Bogotá que se aplica suturando una lámina de polivinilo, el parche de Wittmann o cierre de velcro, la interposición de cremalleras, el tratamiento de vacío, las mallas de diversos componentes, el uso de materiales degradables reabsorbibles por el organismo, o de tejidos biológicos procedentes de animales, entre otros métodos. “En función de las condiciones concretas del paciente y la disponibilidad de los distintos dispositivos, el cirujano debe plantear la estrategia terapéutica y cómo va a realizar finalmente el cierre definitivo del abdomen”, destaca el profesor Barrasa.