• Óscar Arce ha advertido de la influencia que puede tener sobre la economía española la desaceleración económica de los socios europeos
  • El experto aboga por retomar el proceso de reducción de la deuda pública y deuda externa, así como por acometer las reformas necesarias para crecer y crear empleo

Valencia, a 4-4-2019.- “La economía española resiste mejor que la de nuestros principales socios del euro, de momento, pero si estos continúan desacelerándose, no seremos inmunes”. Así lo ha advertido el director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce, que ha visitado la Universidad CEU Cardenal Herrera para impartir una conferencia en torno a las perspectivas y retos de la economía española. “Resulta prioritario retomar el proceso de reducción de la deuda pública y la deuda externa, y acometer aquellas reformas necesarias para elevar la capacidad de crecimiento y creación de empleo”, ha añadido el experto.

A lo largo de su intervención, Óscar Arce ha puesto el acento en “los desequilibrios que todavía subsisten” en la economía española y que deben corregirse “para afianzar un mayor crecimiento en el largo plazo”.

En el mercado de trabajo, ha explicado, «persisten algunas deficiencias estructurales. Entre otras, la elevada tasa de paro, en particular la de larga duración, y el recurso excesivo a la contratación temporal”. “Estas debilidades estructurales del mercado de trabajo, junto con el peso relativamente reducido de la inversión en I+D+i, limitan el crecimiento de la productividad”, ha añadido el ponente.

Óscar Arce también ha llamado la atención sobre las vulnerabilidades que plantean los elevados niveles de la deuda pública y la posición deudora neta frente al exterior, y ha abogado por “más avances en el proceso de consolidación fiscal, que sean compatibles con una mejora de la calidad de las finanzas públicas y no obstaculicen el crecimiento económico”.

El director general de Economía del Banco de España se ha referido, así mismo, al envejecimiento de la población española, que ha calificado como “un reto de primer orden para el crecimiento potencial y las finanzas públicas al limitar el número de personas activas”. En este contexto, ha asegurado, “se necesita diseñar y aplicar sin demora una estrategia de amplio espectro para afrontar los retos derivados de la mayor longevidad”.

En relación con la futura reforma del sistema de pensiones, Óscar Arce ha afirmado que debe sustentarse “sobre la sostenibilidad financiera y social, así como sobre la contributividad, predictibilidad y transparencia”. Además, ha proseguido, “es importante el diseño de un mecanismo automático que garantice el equilibrio financiero del sistema, una vez incorporadas las preferencias sociales sobre el grado de suficiencia del sistema”.

“Los sistemas de cuentas nocionales incorporan elementos que podrían contribuir en estas dimensiones”, ha asegurado el experto, que se ha mostrado partidario “de reformas de calado, tanto por el lado de los ingresos como de los gastos”.