Alrededor del 10% de los niños en España presenta alta capacidad intelectual y, sin embargo, se detecta un bajo porcentaje de estos niños. Uno de los factores que influyen en este bajo índice de detección es la falta de información por parte de los profesionales que intervienen en la educación y la atención infantil. De ahí, la necesidad de organizar cursos de especialización educativa sobre altas capacidades, como el que está acogiendo estos días el CEU de Castellón.

Organizado junto a la Asociación Castellonense de Apoyo al Superdotado y Talentoso (ACAST) y La Catalpa-Centro de Medicina y Psicología, este curso contará con la participación de numerosos expertos y profesionales que profundizarán en aspectos clave sobre las altas capacidades y compartirán las experiencias e investigaciones más recientes en el campo específico del desarrollo del talento y la educación.

El objetivo de este curso es preparar a maestros y futuros maestros para que sepan identificar a los niños con un alto potencial intelectual, así como realizar una intervención educativa individualizada que responda a sus necesidades específicas.

“Normalmente, se da más importancia a las necesidades educativas que tienen que ver con discapacidad o trastornos del lenguaje, y las altas capacidades acaban siendo las olvidadas. Por eso en el CEU apostamos también por cursos sobre esta materia, ya que en su próximo ejercicio profesional nuestros alumnos se encontrarán en el aula a niños con altas capacidades, cuyo futuro dependerá de una detección e intervención adecuadas”, explica la coordinadora de Magisterio del CEU de Castellón, Rosa García.

“La alta capacidad es un don, pero si no atendemos adecuadamente a estos niños corremos el riesgo de desaprovechar su potencial y de que tengan problemas de falta de motivación, fracaso escolar, problemas emocionales y problemas de conducta en el aula”, añade Emilia Landete, psicóloga de ACAST.