Los estudiantes de Magisterio del CEU de Castellón aprenden a enseñar esta compleja disciplina con proyectos motivadores 

Desde siempre, son la “pesadilla” de la escuela. Y eso a pesar de que se han demostrado claves para la vida cotidiana y de que a sus expertos se los rifan en las empresas.   

El futuro se escribe con matemáticas, y por eso es imprescindible despertar el interés de los niños por esta disciplina. Los estudiantes de Magisterio del CEU se entrenan a largo del curso para alcanzar este desafío a través de motivadores proyectos pedagógicos que podrán implementar en las aulas cuando ejerzan su profesión.  

El futuro se escribe con matemáticas, un desafío para el que se entrenan los estudiantes de Magisterio del CEU a lo largo del curso

Uno de ellos fue el taller de fotografía geométrica, en el que los futuros maestros tenían que retratar situaciones cotidianas y “extraer” las figuras geométricas de los objetos que contenían las imágenes. Las mejores fotos tenían premio, y todas formaron parte de una exposición colectiva abierta a la comunidad educativa.   

De este modo, los estudiantes de Magisterio experimentaron en primera persona una manera motivadora de acercar a los niños a la geometría a través del descubrimiento de los rectángulos, polígonos o elipses presentes en el entorno. Y, además de trabajar las matemáticas, esta iniciativa aportaba otros aprendizajes extra, como el desarrollo de la creatividad y las competencias tecnológicas.  

También con música  

La creatividad y el arte también fueron la inspiración de otros dos proyectos destinados a capacitar a los estudiantes de Magisterio del CEU para enseñar Matemáticas a los escolares. En concreto, la música.  

La elección no es casualidad. Y es que, como explica el profesor de Música del claustro de Magisterio Alberto Martí, “música y matemáticas son dos materias muy conectadas, lo que permite relacionar contenidos como las proporciones, las distancias, la simetría e incluso los números”.  

Partiendo de esta conexión, los docentes de Magisterio de ambas disciplinas han impulsado los proyectos: “La dramatización del cuento matemático” e “Instrumentos musicales geométricos”.   

‘Este taller me ha ayudado a darme cuenta de que, con cualquier elemento que podemos encontrar en nuestro día a día, podemos trabajar tanto atención como las matemáticas’

Andrea Martínez, estudiante de Magisterio de la Universidad CEU Cardenal Herrera en Castellón

En el primero, los estudiantes del Grado en Educación Infantil elaboraron cuentos con contenido musical y matemático que escenificaron en público, tras diseñar vestuario y escenario. En el segundo, los del Grado en Educación Primaria construyeron instrumentos musicales con material reciclado de uso cotidiano, atendiendo a las formas geométricas de los objetos seleccionados. Una iniciativa que, además, puso el foco en el cuidado del medioambiente.  

“Para el claustro de Magisterio del CEU, explica la profesora de Matemáticas Margarita Fernández, es primordial formar maestros críticos, responsables, comprometidos, creativos e innovadores que transformen las aulas a través de una enseñanza globalizada. Estos proyectos obedecen a este planteamiento, y continuaremos trabajando para incluir en ellos el mayor número de áreas de conocimiento posible”. 

Los estudiantes, desde luego, han interiorizado la lección. «Para mí lo más importante es aplicar nuevas metodologías, que sobre todo innoven y sean llamativas para el alumno. Por eso este taller me ha ayudado a darme cuenta de que, con cualquier elemento que podemos encontrar en nuestro día a día, podemos trabajar tanto atención como las matemáticas. Además, son diferentes maneras de trabajar diferentes contenidos y no seguir la metodología tradicional», explica Andrea Martínez, ganadora del concurso de fotografía geométrica.

«Todo va sobre circuruedas» fue la fotografía ganadora del concurso. Su autora, la estudiante Andrea Martínez
Artículo anteriorArte con plásticos para denunciar la contaminación marina 
Artículo siguienteViernes, 3 de junio de 2022