Tras dos años de colaboración en la Cátedra Jean Monnet, este graduado en Ciencias Políticas por la CEU UCH obtiene una de las becas AECID del Ministerio de Asuntos Exteriores para cursar un posgrado en el prestigioso College of Europe

Ha sido ayudante de Investigación de la Cátedra Jean Monnet dirigida por la profesora Susana Sanz Caballero y profesor asociado durante los dos últimos años en el Grado en Ciencias Políticas, en la CEU UCH, donde se graduó en 2015. Daniel Torres Portilla volvió a sus aulas universitarias, pero esta vez como profesor asociado e investigador colaborador, tras formarse en la Escuela Diplomática de España y después de diversas experiencias profesionales en el ámbito de las Relaciones Internacionales en Oxford y Washington.

Ahora, tras su nuevo paso por la CEU UCH, inicia otra etapa en su trayectoria internacional: ha superado uno de los procesos de selección más competitivos del mundo, entre candidatos de más de 50 países, para continuar su formación de posgrado en el Colegio de Europa, con sede en Brujas, donde se han formado muchos de los actuales diplomáticos, embajadores, políticos y funcionarios de la Unión Europea. Y ha obtenido, además, una de las prestigiosas becas AECID del Ministerio de Asuntos Exteriores español para seguir ampliando su formación y experiencia internacionales. Daniel Torres Portilla nos cuenta las perspectivas que las Ciencias Políticas pueden abrir a nivel internacional, cuando una buena formación es la base.

Cada año, 450 alumnos procedentes de más de 50 países se forman en el Colegio de Europa, tras un complejo proceso de selección que se coordina con los Ministerios de Asuntos Exteriores de cada país. Ahora eres uno de ellos y con beca de la AECID. ¿Cuáles son los requisitos para acceder al prestigioso Colegio de Europa?

El primer requisito es haber cursado estudios de grado que tengan relación con el máster que quieres estudiar. Y el segundo requisito es el de los idiomas. Dependiendo del Máster, se exige un mínimo de B2 o de C1 de inglés acreditados oficialmente, mientras que para francés se exige un mínimo de B1, siendo recomendable un B2, ya que los estudios son en ambos idiomas. Además de eso, se dan “condiciones no escritas”, esto es, tener un perfil muy internacional, proactivo y dinámico. Dicho rápidamente: que se note que te has movido y has hecho cosas.

Con todo esto, el Colegio de Europa valora la solicitud, junto a tu carta de motivación y dos cartas de recomendación obligatorias de dos profesores que te hayan dado clase en la universidad. Si creen que eres un potencial alumno, quedarás preseleccionado y te citarán para una entrevista personal, que se desarrollará en inglés y en francés, en relación con el máster escogido y tu experiencia previa y tus motivaciones.

¿Qué Máster del Colegio de Europa has elegido y por qué?

He escogido el Máster en Relaciones Internacionales de la Unión Europea y Estudios Diplomáticos. Ha sido mi primera opción y realmente única. Como segunda opción seleccioné el de Estudios Políticos y Administrativos Europeos, pero mi inclinación casi natural son las relaciones internacionales. Me parece un Máster perfecto para profundizar en la situación de la Unión Europea en el mundo, conocer qué capacidades tiene, entender los cambios globales y obtener una perspectiva esencialmente europea de la diplomacia y sus aplicaciones. Además, estos estudios potencian las habilidades y técnicas de negociación y de comunicación, fundamentales en la política internacional. No solo eso, sino que también ofrece cursos de especialización gracias a los cuales se puede profundizar en una materia y quizá encontrar tu vocación.

Daniel Torres, durante sus prácticas en la Embajada de España en Washington D.C. en 2018.
Daniel Torres, durante sus prácticas en la Embajada de España en Washington D.C. en 2018.

¿Y hacia dónde te gustaría orientar tu carrera profesional en esta nueva etapa?

De momento, quiero centrarme en la Unión Europea y entender las relaciones con otras regiones y otros actores mundiales. Me interesan las relaciones con China y la imagen de la Unión Europea en el exterior. Como salidas profesionales contemplo la diplomacia, pero quizás no necesariamente desde el ámbito nacional. Hay muchas formas de ejercerla. Trabajar en un think tank en Bruselas, o en una delegación de la UE en terceros países, o para otra organización internacional, son ideas que tengo desde hace tiempo. Creo que precisamente el Colegio de Europa favorece poner el foco en lo que realmente quieres.

«Quiero centrarme en la Unión Europea y entender las relaciones con otras regiones y otros actores mundiales»

¿Qué esperas de esta nueva experiencia internacional para ti? ¿Qué crees que aporta formarse junto a personas de otras nacionalidades?

Lo cierto es que, desde mi etapa en Oxford, siempre he estado con personas de otras nacionalidades, y es increíblemente enriquecedor. Así que espero la misma experiencia ¡pero elevada al cuadrado! Sinceramente pienso que ahora puedo aunar todo el conocimiento previo en un mismo año. Me refiero a coger lo mejor de Oxford, por ejemplo, cuando había cerca de 60 nacionalidades en la academia, y coger lo mejor del Máster de la Escuela Diplomática, con la experiencia docente y una edad más avanzada. Creo que es el momento perfecto.

«Desde mi etapa en Oxford, siempre he estado con personas de otras nacionalidades, y es increíblemente enriquecedor»

Por otro lado, vistos los perfiles de mis compañeros, no puedo pensar en un mejor entorno de estudio y de trabajo. Son perfiles competitivos, muy trabajados, dinámicos y obviamente internacionales. Creo que esto enriquecerá enormemente el curso y lo espero con mucha ilusión, porque crecemos también en función de nuestro entorno más próximo. De esta manera, espero conocer otras culturas para entenderlas mejor, “a sus gentes”, que dirían algunos. He oído que es un año que te cambia la vida. Espero que así sea y vengan nuevos éxitos.

En su etapa como profesor en la CEU UCH, Daniel Torres ha participado en actividades académicas de la Facultad, como la Olimpiada jurídica para preuniversitarios.
En su etapa como profesor en la CEU UCH, Daniel Torres ha participado en actividades académicas de la Facultad, como la Olimpiada jurídica para preuniversitarios.

Ahora que cierras este segundo paso por la CEU UCH es momento de hacer balance… ¿Cómo han sido estos casi dos años de trabajo como profesor asociado y ayudante de investigación en la Cátedra Jean Monnet, bajo la dirección de su titular, la profesora Susana Sanz?

Ha sido una experiencia única en la vida. Nunca imaginé que con 25 años iba a dar clases de Diplomacia en la Universidad ¡en la que estudié y con mis profesores de compañeros! Las primeras semanas no terminaba de creerme que fuera a trabajar con Susana y dar las clases que ella daba antes. Ni a ver cada día a esos profesores que me evaluaron cuando yo era “tan pequeño”. Así que sí, me parece muy especial volver en calidad de profesor y compartir mis experiencias con los alumnos. A esta edad, creo que supone una gran responsabilidad, enseñar a estudiantes tan jóvenes con quienes apenas tenía tres años de diferencia. Pese a ello, pienso que ha habido buenos resultados para todos.

Asimismo, durante estos dos cursos académicos, he tratado de enseñar en Ciencias Políticas que el mundo es más abierto y complejo que la realidad regional o nacional que tanto vemos. Mis dos asignaturas eran de marcado carácter internacional, y pienso que esto ha favorecido que los alumnos obtengan más elementos de juicio acerca de qué salidas profesionales existen. O simplemente considerar el aspecto internacional en sus análisis.

Otro apunte que debo hacer es que, como muchas veces se dice, y yo personalmente he comprobado, he aprendido mucho en las clases. De los propios alumnos, mediante preguntas o comentarios. Considero que en Políticas en esencial comunicarse y discutir, mover ideas y ser consciente de las limitaciones como docente, más aún siendo tan joven.

«He tratado de enseñar en Ciencias Políticas que el mundo es más abierto y complejo que la realidad regional o nacional que tanto vemos»

Y con respecto a la Cátedra Jean Monnet de la CEU UCH, ¿cómo ha sido el trabajo?

Creo que la catedrática Susana Sanz y yo hemos formado un excelente equipo. Desde la Cátedra hemos organizado dos eventos internacionales con prestigiosos juristas y diplomáticos, charlas de antiguos alumnos, sesiones formativas… Hemos animado a nuestros alumnos a perseguir una carrera internacional pese a las dificultades que conlleva.

Trabajar con Susana Sanz ha sido exigente y gratificante a la vez. He comprendido que con un liderazgo empático como el suyo se pueden lograr grandes resultados. Pese a la ingente carga de trabajo, siempre me ha ayudado, por pequeña y nimia que fuera la duda. Destacaría también su incansable voluntad de que las cosas salgan bien y en plazo, con un orden. En definitiva, hemos trabajado codo con codo de una forma muy enriquecedora, al menos para mí, que me queda mucho por aprender.

¿Cómo valoras ahora, desde tu experiencia profesional e internacional, tu etapa como estudiante de Ciencias Políticas en la CEU UCH?

Considero que aprendí muy bien la base para enfrentarme a cualquier desafío una vez superado el Grado. La mayor fortaleza es el desarrollo continuo de competencias que permiten adaptarse a situaciones desconocidas. Quiero decir, que nos podemos manejar en muchos ámbitos gracias a las diferentes disciplinas estudiadas. Y especialmente en tercero y cuarto, cuando verdaderamente surge el aspecto internacional de Ciencias Políticas. A mi modo de ver, realizar actividades extracurriculares, así como mejorar los idiomas (inglés primero) es fundamental. Como alumno, nos insistieron en las prácticas del MAEC en embajadas y consulados, en prácticas en empresas y en foros de debate y modelos de Naciones Unidas. Son cosas que suman más tarde y que deberíamos potenciar aún más.

«En Ciencias Políticas aprendí muy bien la base para enfrentarme a cualquier desafío, gracias a las diferentes disciplinas estudiadas»

Finalmente, siento que en Ciencias Políticas aprendí mucho, pero también me di cuenta, cuando comencé el máster en la Escuela Diplomática, de que el Grado es una capa o estrato más en la vida profesional y que debe ser sólida, para poder superponer el máster y otras valiosas experiencias y construir un perfil competente. El mundo laboral en el ámbito internacional es tremendamente competitivo y hay que formarse “estratégicamente” desde un principio.

Daniel Torres, en el acto de graduación de su promoción de Ciencias Políticas de la CEU UCH, en 2015.
Daniel Torres, en el acto de graduación de su promoción de Ciencias Políticas de la CEU UCH, en 2015.

¿Qué le dirías a un alumno que este curso comienza a formarse, como tú hiciste en su día, en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales en la CEU UCH?

Le diría que aproveche cada oportunidad que le surja en la Universidad y fuera de ella. Pero como muchas no salen si no te mueves, mi consejo principal es perder el miedo a actuar. Ser proactivo, ser inquieto. Son unos estudios que se prestan a ello. Y cultivar el pensamiento crítico. Igualmente, debe afianzar el inglés, aunque no se dedique a las relaciones internacionales. Asimismo, aconsejo hacer cursos extras, presenciales u online. Eso puede marcar la diferencia en un proceso de selección. Por último, y, ante todo, tener confianza en uno mismo y mantenerla. Los sueños, si se quiere, se ven cumplidos.

¡Muchas gracias, Dani, y enhorabuena! Tus sueños se van a seguir cumpliendo, más allá del CEU…