• Con la iniciativa pionera “Aprender a educar por proyectos”, los alumnos de primer curso de Magisterio del CEU de Castellón han practicado las metodologías docentes más innovadoras en centros escolares de la provincia
Tutores y expertos de la red de innovación del CEU y los colegios de Castellón

“Haber hecho estas prácticas en 1º, y no en 3º como es habitual, ha corroborado mis sospechas de que el mundo de la educación realmente me gusta”. “He aprendido cosas muy importantes. Una de ellas es que, para ser maestro, la vocación y el esfuerzo tienen que estar entre tus principales cualidades”.

Son algunos de los testimonios de los estudiantes de primer curso de Magisterio del CEU de Castellón, que han tenido la oportunidad de poner en práctica una de las metodologías docentes más innovadoras -el trabajo por proyectos– en una decena centros escolares de referencia gracias a una iniciativa pionera en la provincia: “Aprender a educar por proyectos”.

Colegios y profesores del CEU han analizado en grupos de trabajo los resultados de «Aprender a educar por proyectos»

Esta primera edición ha sido un éxito en opinión, también, de los colegios participantes. Así lo cuenta Juan José Rubio, del colegio Baltasar Rull: “Nos ha parecido una iniciativa muy positiva, ya que ha permitido a los estudiantes de Magisterio del CEU conocer mejor la realidad de las aulas de primera mano y ver las metodologías que estamos utilizando basadas en los proyectos de trabajo. Creemos que es importante que desde primer curso tengan un aprendizaje ligado a la realidad y no sólo teórico”.

El profesor asegura que el centro escolar está muy satisfecho con los resultados de esta experiencia: “Consideramos que ha sido provechoso para los estudiantes del CEU, que han aprendido en las prácticas, y también para el alumnado del centro, que ha disfrutado de dos docentes en el aula con todas las ventajas que ello implica”.

La vicedecana y tres expertas comparten las conclusiones con el resto de participantes

Y es que, tal y como explica el docente, “contar cada semana con los maestros estudiantes ha significado tener ahí un punto de inflexión para poder programar actividades más manipulativas o dinámicas en los días que nos visitaban y, por otro lado, proporciona tranquilidad saber que al ser dos podías atender mejor las diferentes necesidades del grupo”. Eso sin contar “el hecho de saber que había ahí un maestro aprendiendo, que te hace replantearte aún más si estás haciendo las cosas de la mejor manera posible para llegar a todo el alumnado, y a la vez, también estar receptivo a escuchar sus propuestas y aprovecharlas para el mejor rendimiento del grupo”.

Igualmente satisfecha se muestra Rosalía López Fonfría, del colegio Mater Dei: “Ha sido una experiencia muy positiva, tanto para los alumnos en prácticas como para el profesorado implicado, ya que consideramos importante que desde un principio los alumnos estén en contacto con la realidad del aula para tomar conciencia desde el inicio de lo que será su futuro trabajo”, destaca.

Los docentes han trabajado duro para formar con metodologías innovadoras a los maestros futuros

“Los alumnos han mostrado mucha participación e interés y se han involucrado en la vida del colegio desde un principio, cosa que nos da pie a pensar que serán grandes maestros”, continúa la maestra.

Además, añade, “nos han transmitido energía e ilusión para seguir creciendo en nuestra profesión al estar siempre dispuestos a colaborar en el aula y fuera de ella. Y nosotros les hemos transmitido nuestra experiencia y mostrado la realidad del día a día de nuestra fantástica y maravillosa profesión”, concluye.

La primera edición de esta innovadora iniciativa ha sido un éxito, según alumnos y maestros

Por su parte, la vicedecana de Magisterio del CEU, Rosa García Bellido, ha agradecido el esfuerzo e implicación de los colegios que han colaborado en este innovador proyecto: “Esta red ha dado que hablar: hay más centros que quieren participar y nuestros campus de Elche y de Valencia van a hacer lo mismo que nosotros. Eso es estupendo, pues nuestro fin último es tener docentes mejor formados para poder ofrecer una educación de calidad. Podemos sentirnos orgullosos de haber sido pioneros con este proyecto del que todos hemos formado parte, y vosotros sois ‘los culpables’ de que esto haya salido tan bien”.

En esta primera edición de “Aprendiendo a educar por proyectos” han participado los siguientes centros educativos: colegio Mater Dei, CEIP Baltasar Rull, CEIP Manel García Grau, CEIP Escultor Ortells, colegio Madre María Rosa Molas, colegio San Cristóbal, colegio Consolación de Vila-Real, CEIP Cervantes, colegio Mestre Caballero y CEIP Errando Vilar.