antonio-solana-fir

  • Graduado en Farmacia por la CEU-UCH, ha obtenido plaza de Farmacéutico Interno Residente (FIR) en el Hospital Universitario La Fe de Valencia
  • Número 15 de las 250 plazas FIR, a las que se presentaron 1.500 farmacéuticos de toda España

Con solo 23 años, recién graduado en Farmacia por la Universidad CEU Cardenal Herrera, Antonio Solana ha obtenido la plaza de Farmacéutico Interno Residente (FIR) en el Hospital Universitario La Fe de Valencia. Un sueño que empezó a gestarse “con las prácticas hospitalarias en el Clínico de Valencia”, y que se ha hecho realidad en la primera convocatoria del FIR a la que se ha presentado este joven farmacéutico, nacido en Villajoyosa y afincado en Valencia.

¿Por qué estudiaste Farmacia?

Mis padres han sido farmacéuticos, y desde pequeño me orientaron hacia Ciencias de la Salud. Ellos estudiaron también en el CEU, cuando aún era Centro Adscrito, estaban encantados con esta Universidad, con el trato cercano al alumno, y me animaron a estudiar aquí. Y aquí estoy, encantado, no se equivocaron. Mi hermana mayor estudió Farmacia en el CEU, y mi hermana pequeña está estudiando el Grado.

“El profesor Luis Lahuerta me enseñó a ser preciso y exacto”

¿Cómo recuerdas tu paso por las aulas?

El balance es muy positivo. He conseguido hacer buenas amistades. Algunos compañeros también se presentaron al FIR conmigo, y han obtenido plaza en otros hospitales. Me acuerdo de todos los profesores, de todos, pero especialmente de Luis Lahuerta con él que hice el trabajo fin de Grado, él me enseñó a ser “preciso y exacto”.

¿Por qué decidiste presentarte al FIR?

Cuando empecé la carrera no tenía una opción definida. Aunque mis padres eran titulares de una Oficina de Farmacia, no lo tenía muy claro. En el Grado fui conociendo otras opciones la industria farmacéutica, farmacia hospitalaria, investigación… Hice las prácticas en el hospital y esa fue la experiencia que me ayudó a definirme.

exterior-la-fe“Tu labor está a la par con la del médico, conoces el historial, te coordinas con enfermeros, médicos…”

 ¿Dónde hiciste las prácticas?

En el Clínico de Valencia. La atención al alumno está muy cuidada. Te sientes útil. Es el mejor hospital para hacer prácticas, te dejan rotar por todos los servicios, te tutorizan todo el tiempo, te enseñan, los recuerdo con mucho cariño. Allí me decidí. El farmacéutico hospitalario tiene una responsabilidad y un deber para con el paciente. Tu labor está a la par con la del médico, conoces el historial, te coordinas con enfermeros, médicos… me gusta ese trabajo y esa responsabilidad.

¿Cómo recuerdas la preparación del FIR y la presentación a esta prueba?

Sinceramente, lo más difícil ha sido ser constante en el estudio. Al terminar el examen me di cuenta del estrés acumulado en estos meses.

¿Qué recomendarías a otros compañeros que hayan decidido presentarse?

Hice el FIR como creía que debía hacerlo. El apoyo de un compañero ayuda mucho a pasar los malos tragos. Yo estaba en Navidad estudiando, mi familia vino desde Benidorm a brindar conmigo, para después marcharse. La compañía ayuda mucho, para mí es un pilar fundamental.

¿Has elegido la plaza de FIR en La Fe?

Si, ya tengo mi chapita de residente. El Hospital Universitario de La Fe es un centro de referencia, moderno, informatizado, con unos equipos de trabajo que abordan todas las especialidades y que hacen frente a las enfermedades raras, o a situaciones como la que se produjo con el ébola. Me parece una experiencia y una formación muy completa. Por eso elegí esta plaza. Ahora nos están enseñando el servicio. Habrá unos 30 farmacéuticos, más ocho FIR, es el servicio de farmacia hospitalaria más grande de la Comunidad Valenciana.

¿Qué esperas de los próximos cuatro años?

Formarme, disfrutar, que el tiempo no se pase muy rápido.