Durante todo un curso académico, Ana Fernández Junoy, una malagueña estudiante de Fisioterapia en el CEU de Elche, ha conocido el funcionamiento de esta disciplina en un entorno internacional. Durante un año, esta joven aficionada al deporte, y en especial al baloncesto y a su Málaga CF, se ha formado en diferentes clínicas y centros especializados de Rennes, en la Bretaña francesa, donde ha completado sus conocimientos en musculo esquelético, cardio-respiratorio, neurología, geriatría y pediatría. Durante este periodo de tiempo ha ido rotando por la Polyclinique St Laurent, la Pôle Saint Helier, la Clinique Saint Yves, el Cabinet du sport (Chartres de Bretagne), el Cabinet pediatrique Perdriat- Durieux y la Pôle geriatrique Rennais, para la especialización de geriatría.

¿Qué fue lo que te motivó a irte a otro país a seguir formándote?

Elegí hacer mis prácticas en Francia porque vi una gran oportunidad no solo para mi futuro profesional si no también para abrirme las puertas a nuevas experiencias y de paso aprender un idioma.

En términos globales, qué ha supuesto para ti la experiencia de formarte en Francia. ¿Repetirías la experiencia?

Ha supuesto crecer en muchos sentidos, me he puesto aprueba cada mes que cambiaba de centro y cada vez que tenía que pasar cinco semanas con personas desconocidas, que al final se convertían en compañeros. He tenido que romper muchos miedos y dejar a un lado la vergüenza y la timidez ya que para que para poder darme a conocer debía hablar en francés, por muchos errores que pudiera cometer. He aprendido mucho en cada centro, la forma de trabajar, las relaciones interdisciplinares y el trato con los pacientes. Muchos pacientes me han enseñado de una forma u otra a valorar más la vida. Por lo que sí repetiría la experiencia, puesto que incluso de los momentos más negativos me he llevado un aprendizaje.

Ana Fernández durante algunos de los momentos que ha vivido en Francia

Desde el punto de vista profesional, ¿qué te ha aportado?

He conocido un poquito más la realidad después de la universidad, la seriedad de tener ciertas responsabilidades y la importancia de llevar acabo un buen trabajo.

Con la perspectiva de conocer dos modelos de Fisioterapia, el español y el francés, qué similitudes y qué diferencias encuentras entre ambos.

La principal diferencia que existe es que en Francia la fisioterapia acoge a todo el mundo económicamente, ya que está pagada por la Seguridad Social, tanto la fisioterapia en hospital como en clínica privada. Por otro lado, pienso que en España la fisioterapia va un poco más avanzada en cuanto a técnicas innovadoras, aunque Francia está empezando a modernizarse poco a poco.

Después de esta experiencia, ¿hacia dónde quieres encaminar tu futuro profesional?

De momento me muevo en el presente y lo que tengo claro es que me gustaría continuar la experiencia en Francia para seguir mejorando el idioma y aprender sobre la fisioterapia desde otro punto de vista. También me gustaría, una vez que empiece a tener independencia económica, moverme por otras partes del mundo, continuar formándome y actualizando toda teoría o práctica que me pueda ser útil a la hora de tratar a los pacientes.

Una de las aficiones de Ana es viajar y conocer otras culturas

¿Qué te ha aportado el CEU en cuanto a tu formación?

El CEU me ha aportado muchas cosas, desde formación teórica en muchos ámbitos importantes hasta darme la oportunidad de irme a otro país para realizar allí mis prácticas.

Teniendo a tu disposición diferentes opciones, ¿por qué elegiste el CEU para cursar la  carrera?

En realidad, nunca tuve en mente elegir una universidad privada para realizar mis estudios de grado, pero en el año que realicé el examen de acceso a la universidad, la nota media para entrar en fisioterapia en mi comunidad autónoma subió bastante por lo que mi familia y yo planteamos otras opciones y el CEU fue la que más nos convenció. Por las instalaciones, el profesorado y la implicación en la fisioterapia.

Cómo valoras la formación que has recibido en el CEU, desde el punto de vista teórico y del práctico.

El CEU me ha enseñado ha conocer qué es la fisioterapia y qué herramientas son necesarias para llegar a ser un buen fisioterapeuta, aún así creo siempre hay aspectos que se pueden mejorar como en cualquier otro centro. Estoy contenta de haber realizado mis estudios universitarios en este centro donde muchos de los profesores que imparten clases teóricas y prácticas son profesionales de la fisioterapia, lo que te da un punto de vista y una experiencia mucho más cercana y valiosa que aquellos que no viven la fisioterapia día a día.