Junto a Pepe García, compañero de estudios de Diseño en el CEU, creó una consultora creativa y estratégica que hoy trabaja para las mejores marcas del mundo, con un equipo de 45 personas

Alberto Martínez, titulado en Diseño Industrial por la CEU-UCH y fundador de CuldeSac.
Alberto Martínez, titulado en Diseño Industrial por la CEU-UCH y fundador de CuldeSac.

“La capacidad de aprendizaje es la primera cualidad para emprender y es la más valorada por las empresas, por encima de la inteligencia, la técnica o la experiencia”. Ante los actuales estudiantes de la CEU-UCH, Alberto Martínez, titulado en Diseño Industrial en esta Universidad, ha participado en el ciclo de conferencias organizado por CEU Emprende, para explicar las claves del éxito de su iniciativa emprendedora, CuldeSac junto a su compañero de estudios Pepe García.

CuldeSac, una consultora de ideas creativas y estratégicas que empezó como un departamento de diseño, ofrece actualmente servicios de branding, eventos de lujo y arquitectura efímera a firmas como Lladró, Louis Vuiton, Loewe, Hermes, Aston Martin, Swaroski, Tiffany & Co, Nike o Porcelanosa. En sus diez años de historia, 2012 ha sido, en plena crisis, el mejor en facturación. Y sus perspectivas para los próximos años son seguir creciendo. ¿Cómo lo hacen?

“Nuestro modelo de negocio ha sido muy intuitivo: cada año nos planteamos un nuevo hito, a modo de lema, que está siempre por encima de ganar un euro más”. Otra de sus claves, el trabajo en equipo: “En el estudio no creemos en el individuo, nuestro espacio es totalmente abierto y siempre procuramos unir en parejas de trabajo a personas afines, para que se compensen”.

CEUEmprende_CuldeSac2

¿Multi o interdisciplinar?

“Somos 45 personas de la publicidad, el diseño, las relaciones públicas, la ingeniería, las redes sociales, la arquitectura, la informática… llevando 60 proyectos a la vez y todas se entienden”. Para Martínez, la clave no es la multidisciplinariedad, sino la interdisciplinariedad: “No hace cada uno su parte para juntar todo al final, sino que durante cada proyecto se mezclan los procesos de trabajo y de creación de las distintas áreas”.

Sobre su etapa formativa, Alberto Martínez afirma: “En la ESET primero nos inculcaron la profesión, luego nos la enseñaron”. A su juicio, esto es lo que les permitió ser seleccionados por su portfolio de trabajos de la carrera en el Royal College de Londres. “El empuje para estar entre la docena de europeos seleccionados para entrar allí, nos lo dio el CEU”.

CEUEmprende_CuldeSac3