linda-palfreeman-ceu

Mostrar el papel que desempeñaron las unidades médicas de Gran Bretaña y Escocia en la ayuda  médica y humanitaria a la República española, relatando los desesperados intentos de último momento para evacuar a miles de refugiados españoles desde los puertos de Alicante y Gandía, centra el contenido del libro  “Aristocrats, Adventurers and Ambulances. British Medical Units in the Spanish Civil War”, escrito por la profesora de la Universidad CEU Cardenal Herrera en Elche, Linda Palfreeman, que ha presentado el historiador Paul Preston en la prestigiosa The London School of Economics and Political Science.

Según su autora, este libro, sobre una base documental recientemente descubierta, “arroja luz sobre dos entidades que jugaron papeles importantes en la ayuda médica y humanitaria a la República española: la Scottish Ambulance Unit (Unidad de Ambulancia Escocesa), liderada por Fernanda Jacobsen, y la British University Ambulance Unit (Unidad de Ambulancia de las Universidades Británicas) bajo la dirección de Sir George Young. Los miembros voluntarios de estos equipos (los que fueron a España y los que los apoyaron en Gran Bretaña) prestaron una ayuda crucial al pueblo español durante la guerra. Las dos unidades se ganaron la alabanza pródiga del gobierno por su dedicación desinteresada, y el respeto y la gratitud de los ciudadanos cuyo bienestar se esforzaron de proteger”.

En el libro se relata la intervención de Sir George Young durante el conflicto y los desesperados intentos de último momento para evacuar a miles de refugiados españoles desde los puertos de Alicante y Gandía durante los últimos días de marzo 1939. “Miles de españoles se enfrentaron a la muerte o a la encarcelación en campos de concentración como consecuencia de la repentina caída de la República, a raíz del golpe militar encabezado por el coronel Segismundo Casado”, destaca la autora. “Su golpe de Estado anticomunista había sido concebido como la base para un acuerdo de paz negociado, pero, como consecuencia de la duplicidad de Franco, simplemente provocó un desastre militar y humanitario. Sir George Young y sus compañeros jugaron un papel destacado y digno de elogio en el intento de minimizar la terrible consecuencia de la locura de Casado, aunque, por desgracia (y en gran parte gracias a la vacilación del gobierno británico) la misión no tuvo el éxito esperado”.

Igualmente dramático es el caso de la Unidad de Ambulancia escocesa. Advierte Linda Palfreeman que “existían dudas sobre la intención honorable de esta Unidad, provocadas por su implicación con el misterioso Capitán Edwin Christopher Lance DSO, conocido como el ‘Pimpinela español ‘ – llamado así por su presunto ayuda a simpatizantes fascistas de escapar de Madrid. Pero pruebas documentales hasta ahora inexploradas se presentan aquí, revelando la verdadera naturaleza de la ayuda humanitaria prestada por la misión escocesa al pueblo español durante la guerra”.

Las dos unidades médicas británicas eran independientes; la Unidad de Ambulancia escocesa funcionaba en los alrededores de Madrid y la Unidad de Ambulancia de George Young trabajaba en Almería y Murcia, después de la caída de Málaga. Al estallar la guerra, miles de personas se quedaron sin hogar, la mayoría mujeres, niños y ancianos, muchos enfermos y todos hambrientos y desesperados. Sir George Young y Sir Daniel Macaulay Stevenson (respectivos fundadores del GYAU y la SAU) vieron esa necesidad y no pudieron ignorarla. Los voluntarios de la Unidad de Ambulancia escocesa y la Unidad de Ambulancia de Sir George Young ofrecían una antítesis alentadora e inspiradora al sufrimiento que buscaban aliviar. Según Palfreeman “ambos merecen ser recordados por lo que encarnaron en aquellos días de crueldad y destrucción incalculables: ejemplos excepcionales de la humanidad del hombre por el hombre”.