Cáritas Valencia reclama “políticas públicas de vivienda, empleo estable digno y protección de las familias”

0
526

Redacción ROTATIVO / Imágenes: Víctor Gutiérrez-AVAN

Los dos grandes factores de exclusión en la Comunitat Valenciana son el acceso al empleo estable y a una vivienda digna, y son también las necesidades más demandadas -junto con la alimentación- por las personas que llaman a la puerta de Cáritas Diocesana de Valencia, entidad de la Iglesia que reclama “políticas sociales públicas” dirigidas a estas materias y “políticas de garantía de ingresos y protección a la familia”.

Es uno de los mensajes que se desprende de la memoria de resultados de Cáritas Valencia del año 2022, que ha presentado la institución de la iglesia en un acto en el que ha tomado parte el obispo auxiliar de Valencia, Arturo P. Ros; el director de Cáritas Valencia, Ignacio Grande; y la secretaria general de la institución, Aurora Aranda.

Arturo Ros: “Necesitamos activar atenciones con urgencia para que las personas puedan vivir con dignidad y con justicia”

“Estamos vivos -con las inquietudes propias de un tiempo difícil, por muchas circunstancias- y eso supone la preocupación porque el servicio al que estamos llamados sea lo más eficiente posible. Incluso las imperfecciones siempre son fruto del deseo de entregarnos más y mejor. Estamos vivos y vamos a seguir entregándonos por la causa de los más necesitados”, ha destacado el obispo auxiliar Arturo Ros.

En la misma línea, Ros ha subrayado que la inspiración del quehacer de Cáritas está en la doctrina social de la Iglesia, «es lo que nos da vida”, idea que ha enlazado con dos pasajes de la vida de Jesús: “el primero, el mandamiento a sus discípulos, ‘amaos unos a otros’, porque ése es nuestro ser y nuestra misión en Cáritas. Necesitamos activar atenciones con urgencia para que las personas puedan vivir con dignidad y con justicia”, ha afirmado. Y la segunda idea, en torno al discurso del pan de vida, “es la preocupación de Jesús ante tanta gente y cómo darles de comer; también es nuestra preocupación, no sólo sobre el alimento concreto, también hablamos de la casa, el vestido, el trabajo, la dignidad… Tantas cosas necesarias que nosotros tenemos que procurar permanentemente”, ha asegurado el obispo auxiliar. 

“También nos preguntamos nosotros con qué daremos de comer a tantos, porque nuestros recursos no son suficientes y a veces son escasos. Ponemos nuestros pocos panes y peces, nuestra miseria, nuestra pobreza, lo poco que tenemos, y eso, a veces, se multiplica, gracias al buen hacer de tantos voluntarios y tanta gente generosa, y queremos que se multiplique mucho más para que los que se benefician en su dignidad sean cuantos más mejor”, ha insistido.

Además, en Cáritas “pensamos en el quehacer caritativo en todos los ámbitos, no nos cerramos a ningún reto y no cerramos la puerta a nadie, y lo hacemos con un estilo especial: es fundamental el trabajo de Cáritas en la acogida, que las personas que vienen se sientan acompañadas y que sepan que siempre vamos a caminar con ellas de la mano”, ha concluido.

Ignacio Grande: “En necesario diseñar las políticas sociales desde un enfoque basado en derechos humanos”

En las conclusiones de la memoria de 2022, Ignacio Grande, máximo responsable de Cáritas Valencia ha hecho hincapié en la “urgencia y necesidad de seguir avanzando en que el diseño de las políticas sociales se realice desde un enfoque basado en derechos humanos. Hasta ahora los pilares básicos que daban soporte al Estado de Bienestar eran la educación, la sanidad y las pensiones, pero el diagnóstico sobre cambios sociales y demográficos en España pone de manifiesto la necesidad de añadir otro pilar, la vivienda, sin olvidar la necesidad de seguir recuperando un empleo estable y digno, junto a unas políticas de garantía de ingresos y protección a la familia suficientes”, ha reclamado el director de la entidad.

También ha resaltado que “los vaivenes y crisis del modelo afectan a todas las capas sociales, especialmente a las más vulnerables” y ha pedido que se garantice “que ningún derecho se pueda cubrir recurriendo sólo al mercado, pues esto tiene un efecto perverso: quien puede pagarlo accede y quien no, se queda fuera del nivel de vida adecuado y con ese derecho vulnerado”.

Igualmente ha precisado que “en Cáritas, además de atender y acompañar a las personas que nos lo piden también tenemos el objetivo de sensibilizar y animar a la acción de la comunidad para la rehabilitación y auxilio de las sociedades heridas: existen miles de personas que atraviesan situaciones muy complejas y la sociedad valenciana debe ser capaz de dar respuesta a la fragilidad de nuestros hermanos”.

Aurora Aranda: “Estamos empeñados en ser oportunidad para las personas”

Por su parte, Aurora Aranda, secretaria general de la institución, ha destacado que en Cáritas Valencia “estamos empeñados en ser oportunidad para las personas”, y ha señalado que las necesidades más demandadas por las personas que acuden a nosotros, según los datos recopilados en las 429 Cáritas Parroquiales de la Archidiócesis, «son la alimentación, la vivienda y el empleo”. En este sentido, Aranda ha destacado que el 68% de las ayudas que ofrece Cáritas se dan en tarjetas solidarias, “lo que favorece la dignidad de las personas”.

El tema de la vivienda “nos preocupa mucho en Cáritas” porque seis de cada diez personas atendidas en la entidad solicitan ayuda para mantener el lugar en el que viven. Se trata de un asunto “fundamental en el desarrollo del proyecto vital de una persona y para conseguir una calidad de vida digna”. Al respecto, el 65% de las ayudas en este ámbito se destinaron al pago del alquiler y el 35% restante, a suministros. En cuanto al empleo, Cáritas Valencia atendió a más de 2.700 personas a través de la agencia de colocación y de los proyectos de acompañamiento en la búsqueda de empleo, y el fruto es que una de cada cuatro personas consiguió una oportunidad de inserción laboral.

Pobreza cronificada: el 19% de los atendidos lo son desde hace más de 10 años

La red de Cáritas, compuesta por las acogidas parroquiales y los programas de acción social diocesanos, acompañó en 2022 a 51.706 personas, un 6,8% más que el año anterior. Entre otros aspectos, los representantes de la entidad han destacado “la influencia en las personas en situación de mayor vulnerabilidad de los efectos de la pandemia, la subida de los precios y la inflación y las consecuencias de la guerra de Ucrania” así como la cronificación de la pobreza ya que “el 19 por ciento de las personas atendidas lo son desde hace más de 10 años”. También han puesto el foco en el número de menores de edad atendidos, cerca de 15.000 en nuestra diócesis, 928 de ellos a través de proyectos de Infancia y Adolescencia o acogidos en el Hogar Mare de Déu dels Desemparats i dels Innocents. Del mismo modo, los representantes de Cáritas han agradecido la labor y colaboración desinteresada de las 4.702 personas voluntarias, la mayoría (72%) mujeres, que son “el corazón de Cáritas, nuestra mayor riqueza y siempre están al pie del cañón”.

En 2022 Cáritas invirtió más de doce millones de euros (12.675.254 euros) en la atención social en la diócesis de Valencia, un 52% en programas de atención y acompañamiento y un 24% para cubrir necesidades básicas como alimentación, suministros, ayudas para alquiler, desahucios, pago de recibos, reparaciones en la vivienda, medicamentos o ayudas educativas.