Las ‘guerreras’ del rugby 7 femenino de la CEU-UCH llegan para quedarse

0
373

Redacción: Raquel Sánchez / Imágenes: CEU

Nuestro equipo de rubgy 7’s femenino de la Universidad CEU – Cardenal Herrera de Valencia tiene un gran mérito por ser un club creado desde la iniciativa de las propias jugadoras, y al ser el primer equipo de rugby femenino de esta universidad, tres años después de la creación del equipo masculino. Tal vez esto se deba al auge de este deporte en nuestra comunidad. El rugby femenino ha ido en aumento en los últimos años, de la mano de nuevas generaciones de chicas deportistas. Esto está reflejado en nuestro club, que fue creado por la demanda de las chicas que, con esfuerzo e iniciativa, consiguieron una líder con ayuda de una beca de colaboración gestionada por una alumna.

“Al final es un equipo de chicas que están conociendo el rugby. Ninguna de ellas ha jugado en federado, por lo que la meta de este año era formar muchas jugadoras que empezaran a coger sensaciones”, nos cuenta su entrenadora, Marie Michard. “Es un deporte nuevo para ellas y muy diferente y creo que lo hemos logrado, ha sido todo un éxito porque ganamos nuestro segundo partido contra la Universidad Jaume I de Castellón que es un equipo que al final juega en club todo el año y toda la temporada, durante el torneo CADU”.

En este encuentro el esfuerzo de nuestras jugadoras se vio reflejado en el resultado puesto que lograron sumar 19 puntos a su marcador frente a los 12 que logró el equipo de la UJI. Después de esta experiencia, Marie Michard, confirma que el equipo femenino de rugby 7’s debutará en la segunda jornada el próximo 6 de febrero de 2020, mientras las chicas continuarán esforzándose y entrenando para hacerse notar en este mundo deportivo universitario en el que acaban de hacerse hueco para poder crear un legado en el rugby femenino de la CEU-UCH.

“Como entrenadora, es todo un orgullo siempre que las ves ganar”, nos cuenta su técnica, y nos adelanta “de cara a la próxima jornada de competición, todo este tiempo que nos quede hasta entonces será para mejorar, consolidar el equipo, y conseguir un grupo mayor de jugadoras para poder estar todas presentes en las convocatorias”. Para entonces, quiere lograr sumar un total de catorce jugadoras puesto que en el terreno de juego estarán siete y, de este modo, tendrían la posibilidad de establecer rotaciones pudiendo medirse todas en la próxima competición. Con respecto a las derrotas que han tenido que encajar, Marie se muestra positiva “cuando estás compitiendo contra gente que ves con un alto rendimiento, consigues que el equipo se anexione es importante», afirma.

La mayoría de las jugadoras del conjunto femenino son estudiantes extranjeras, Erasmus, de Francia en general, por lo que han vivido más de cerca lo que es el rugby: “Ellas han querido probar y se han conocido entre ellas gracias a este deporte”, añade la entrenadora. Desde el ámbito académico para Marie “el rugby y el deporte en general es muy importante para los estudiantes”. En su caso, que compite a nivel nacional en un club, considera que esta clase de actividades deportivas “ayudan al estudiante en su vida diaria. Al poder hacerlo en la universidad, e incluso compartiendo equipo con compañeras de la carrera, es un plus para evadirte de los exámenes, de las clases y empezar la semana renovada, con una nueva perspectiva”, concluye.