Esperanza Ferrando: “Tenemos más de 40 años de experiencia formando a los mejores profesionales”

0
14

Javier Ramia / 3º Periodismo

La trayectoria profesional de Esperanza Ferrando Nicolau ha ido ligada siempre a los puestos institucionales. Acostumbrada a ocupar cargos dentro de la Universidad, como coordinadora de Relaciones Internacionales o secretaria académica, ahora recoge el testigo de Joaquín Marco para llevar las riendas de la Facultad de Derecho, Empresa y Ciencias Políticas como decana.
Inicia así una nueva etapa llena de retos, algo que, considera, la hace aún más interesante. Toma el mando sin olvidar las dos grandes vías de trabajo que la Universidad se marcó hace varios años: la internacionalización y la innovación. La formación de calidad de los alumnos es un elemento fundamental, sobre todo desde la perspectiva de las habilidades sociales y de comunicación, sin olvidar una buena base teórica. La ilusión y la entrega son evidentes en Esperanza Ferrando, quien asume esta nueva etapa llena de proyectos al frente de la Facultad con ganas de mejorar y subir el nivel de la Universidad.

Pregunta. ¿Cómo afronta esta nueva etapa?

Respuesta. Con mucha ilusión y con la responsabilidad de empezar una etapa nueva. Continuando todo lo que han hecho mis antecesores, que ha sido mucho, pero intentando mejorarlo.

P. ¿Se ha planteado retos por cumplir?

R. La verdad es que hay muchos. Eso es lo bonito de esta etapa. En las tres titulaciones vamos a mejorar la internacionalización, sobre todo en Políticas, Dirección de Empresas y Marketing. Además, tenemos que ir introduciendo el tema de las nuevas tecnologías, porque incluso en Derecho, en los despachos, nos van a invadir en nada. Es necesario ir introduciéndolas en las asignaturas, en la carrera, de alguna forma. Básicamente esos son los dos objetivos principales. Por supuesto, en Derecho debemos mantener la línea alcista que hemos llevado hasta ahora. De hecho, este año hemos cerrado matrícula porque hemos alcanzado el número máximo de alumnos que consideramos adecuado para impartir una óptima docencia. Debemos seguir innovando en todas las titulaciones.

Durante la celebración del 35 Aniversario de Derecho. / Foto: CEU

P. ¿Qué beneficios cree que tiene juntar el Grado de Derecho, Empresa y Ciencias Políticas?

R. Facilita mucho la creación de dobles grados, con los horarios bien integrados. Estas combinaciones de cara a la empleabilidad son muy útiles. Desde este punto de vista, está muy bien poderlas gestionar juntas porque les facilitamos mucho a los alumnos todas las sinergias que pueden tener entre ellas.

P. ¿Qué ámbito del Derecho le atrae más?

R. Yo soy de Derecho Civil. Es la parte más troncal del Derecho, lo que los alumnos no pueden evitar en toda la carrera. Me especialicé en ese ámbito hace tiempo.

P. Concretamente se especializó en Derechos Reales y Derecho Registral.

R. Aunque cuando se da Derecho Civil se van recorriendo todas las áreas, hace muchos años me tocó dar clase en Derechos Reales y llevo muchos años impartiendo esa asignatura. La verdad es que me gustó, y cuanto más vas dando clase, más vas aprendiendo también. Es un área en la que me especialicé porque también empecé a colaborar con el Colegio de Registradores y estuve coordinando una cátedra entre el Colegio de Registradores y universidades.

Esperanza Ferrando en su despacho. / Foto: CEU

P. ¿Ha tenido siempre vocación académica?

R. La verdad es que no tenía ninguna vocación académica cuando acabé la carrera. Pero empecé a hacer el doctorado, me llamarón del CEU con la condición de que acabara la tesis. Hice la tesis y ya me enganché con la docencia y la gestión. Siempre he estado en puestos de gestión.

P. ¿Qué efecto ha tenido la aparición de universidades especializadas como EDEM o ESIC?

R. Estamos teniendo mucha competencia. En la parte de ADE por supuesto ESIC y EDEM. En Derecho, la Universidad Católica y la Universidad Europea. Lo cierto es que hay competencia por todas partes… Nosotros conseguimos mantenernos e incluso crecer porque nos diferenciamos. Sobre todo, por la atención personalizada, y porque nos estamos internacionalizando mucho más. Tenemos más de 40 años de experiencia. La gente que la valora sigue viniendo aquí.

P. ¿Con qué objetivo se prepara a los alumnos en esta facultad?

R. Las prácticas son muy importantes. Por una parte, Bolonia nos obliga, por ejemplo, a tener prácticas en todas las asignaturas o el Practicum de las carreras. Nosotros facilitamos mucho que los alumnos puedan hacer prácticas voluntarias. La idea es que puedan salir al mercado laboral teniendo mucha experiencia práctica.

P. ¿Algún programa en concreto que esté en marcha?

R. Este año, por ejemplo, con el programa ‘Accede’ estamos fomentando la empleabilidad de los alumnos desde primero. Gracias a este programa, los alumnos cuando salgan al mercado laboral además de prácticas habrán hecho simulaciones de entrevistas de trabajo, entre otras actividades que les facilitarán luego la salida al mundo laboral. Además, desde segundo o tercero, depende de la carrera, es recomendable que hagan prácticas voluntarias, nacionales o internacionales. Nuestra idea es fomentar mucho que la gente se mueva y haga prácticas lo antes que pueda.

P. ¿Qué realidad les espera a los alumnos cuando salgan de la Universidad?

R. Realmente la que se busquen. Queremos preparar alumnos que sepan adaptarse y estar continuamente aprendiendo. Así no tendrán problema para encontrar trabajo. Si se quedan tranquilamente en casa esperando a que les llegue, ya pueden ser fantásticos que no van a conseguir nada. Pero si realmente aprovechan todas las oportunidades que les ofrecemos no tendrán ningún problema. Por ejemplo, ofrecemos clases de inglés gratis, y a veces no se aprovechan. Además, ahora mismo estamos trabajando para que los alumnos que quieran, dispongan de un currículum más o menos organizado según a dónde quieran llegar: Oposiciones, el mundo de la abogacía …. Todo para que, independientemente de lo que se encuentren fuera, sepan moverse en el mundo laboral y encontrar su puesto.

P. Una de las salidas que ha comentado es la abogacía. ¿Qué cualidades debe tener un abogado para alcanzar el éxito profesional?

R. Eso es muy complicado. Ahora mismo tiene que tener una buena base. El derecho hay que saberlo. Aparte de todas las habilidades sociales, tiene que ser un buen jurista. Luego, tiene que tener empatía con el cliente, saber relacionarse, ser conciente de que hay que estar estudiando siempre, pero sobre todo saber manejar mucha información. Y dentro de nada saber manejar las nuevas tecnologías para poder hacer frente a nuevas situaciones.

P. Usted ha realizado estancias de investigación en el extranjero. Supongo que considera muy importante que los alumnos salgan y se internacionalicen.

R. Empecé fomentando Erasmus y las Relaciones Internacionales en Derecho. Es fundamental, tanto en Derecho como en Empresa y Ciencias Políticas. Es una experiencia básica que los alumnos salgan, vean otra realidad, conozcan y estudien en otro idioma. Creo que les abre luego muchísimas puertas. Casi siempre, salvo que trabajen en una empresa o despacho pequeños, van a tener clientes extranjeros. Cuanta más experiencia tengan, mejor.

P. Usted ha sido coordinadora de Relaciones Internacionales en los últimos años. El número de alumnos internacionales ha aumentado mucho, llegando a tener actualmente alumnos de 70 nacionalidades distintas. ¿Cómo puede beneficiar esto a los alumnos nacionales?

R. Aprovechando la experiencia y el intercambio. Conocer gente de otros países, de otras culturas, simplemente practicar otros idiomas, te da un entorno internacional. Además, hacer amistades de otros países y contactos siempre aporta valor.

P. ¿Qué peso tiene el enfoque internacional en carreras como Ciencias Políticas?

R. Así como Derecho tiene un contenido que puede variar algo, pero tiene una base sólida que siempre es la misma, Ciencias Políticas se puede orientar de diferentes maneras. Algunas universidades la orientan hacia trabajos más politológicos en la administración. También se puede orientar hacia el ámbito de la coperación internacional, ayuda humanitaria, o relaciones internacionales, que es como lo hemos querido enfocar nosotros. La internacionalización es una de las prioridades de la Universidad, y Ciencias Políticas es muy adecuada para esa vía. Además, nuestros alumnos se interesan mucho por la experiencia internacional, haciendo prácticas en Naciones Unidas, por ejemplo. Tenemos mucha gente trabajando en organismos internacionales.

P. Ha comentado que uno de los retos del Derecho son las nuevas tecnologías. ¿Considera que es importante estudiar el campo de la ciberdelincuencia?

R. Es fundamental. Las tecnologías nos envuelven totalmente y hay que saber manejarse. Hay muchos aspectos jurídicos que regular. Saber hasta dónde se puede llegar es importante, conocer qué problemas pueden tener las personas, en el ámbito de la intimidad, por ejemplo. Otros problemas se encuentran en el ámbito de la contratación electrónica, las redes sociales, el saber qué repercusión tiene la huella digital cuando te va a contratar una empresa… Todo esto es fundamental tenerlo claro.

P. ¿La Universidad está trabajando en este ámbito?

R. Sí, hay un línea de investigación sobre Derecho Penal, internet y redes sociales: las nuevas formas de delincuencia. Estamos empezando acciones hacia la transformación digital.

P. ¿Hasta qué punto cree que es importante el marketing jurídico como salida profesional y como exigencia de éxito para los despachos?

R. Cada vez es más importante el marketing jurídico. No es un tipo de publicidad corriente, tiene unas especificidades. Parece que es una cosa solamente de los grandes despachos, pero la competencia es enorme. Los clientes tienen que saber exactamente qué se les ofrece. Los juristas van a tener que estar cada vez más pendientes, no solamente de saber la parte legal, que obviamente es la necesaria, pero también de conocer herramientas para que su despacho pueda funcionar y estar por delante de la competencia.

P. Por último, ¿cómo le gustaría dejar la Facultad cuando acabe su etapa como decana?

R. Me gustaría dejarla a un nivel aún más alto del que la he cogido, situada en los mejores rankings de calidad, aunque ahora mismo he de decir que está muy bien. Con un número suficiente de alumnos, con muchas innovaciones, teniendo un buen punto de diferenciación respecto a otras facultades, y sobre todo con la sensación en mis compañeros de que he hecho un buen trabajo, obtenido buenos resultados y ayudado a crear un buen ambiente.