Andrés Corpas: «Cada triunfo es una nueva reivindicación»

0
613

Cristian Suñer / 1º Periodismo

Antiguo alumno de la CEU-UCH , Andrés Corpas redactor de deportes del periódico El Mundo en Barcelona desde 2002 dice ser un “apasionado” de su trabajo. Ahora publica su primer libro, Las Damas del agua, una obra en el que repasa la trayectoria de exitosas deportisas españolas en el agua.

Andrés Corpas Libro-2
El periodista Andrés Corpas. / Foto: A.C

Pregunta. ¿Por qué decidió estudiar Periodismo?

Respuesta. Siempre me ha encantado contar historias. No me he planteado otra cosa en mi vida, de hecho era mi sueño: explicar cosas a la gente. Es lo que más me chifla. De hecho, de pequeño, soñaba con ser Superman. Pero no por los poderes, aquello me daba igual, más bien porque el tipo que entraba en la cabina de teléfono y se convertía en ese héroe, era periodista y trabajaba en una redacción. Aquello me fascinaba.

P. ¿Qué le motivó a escribir el libro?

R. No encontraba una obra parecida. Y era una lástima, porque hay relatos más vibrantes de las crónicas de sus éxitos, que son muchos (y que dure). Es loable quedarse con la imagen del podio, con la medalla en el cuello. Pero detrás hay muchísimo más que entrenamientos de horas, días y semanas. Llevo tiempo escribiendo sus éxitos, conociendo cómo se preparan, descubriendo sus historias. Me apetecía acercar sus figuras al público con un estilo narrativo.

P. ¿Qué puede contarnos sobre ‘Las damas del agua’?

R. Es un libro de historias humanas. Habla de natación, pero también de superación, de disciplina, de esfuerzo, de humanidad y de personalidad. Son mujeres que no están tan alejadas de nosotros. Buscan el éxito, pero también son un ejemplo por cómo lo consiguen y cómo son. Sin duda alguna, la mejor generación de natación que ha tenido España. Y son todo mujeres, tanto en natación, waterpolo, sincronizada o aguas abiertas.

P. ¿ Qué historias puede descubrirnos sobre el día a día de sus protagonistas?

R. Hay historias impactantes. Pongo algunos ejemplos. La prologuista de Las damas del agua, Andrea Fuentes, es la nadadora con más medallas olímpicas (cuatro), pero era una exterminadora de axiomas. Competía en campeonatos de España interpretando mezclas musicales de Rammstein y Marilyn Manson, por ejemplo. Algo alejadísimo de la música que representa la sincronizada. O aprendía meditación vipassana para poder competir en un Mundial y afrontar las cruentas jornadas. Es más, al lado de Ona Carbonell, incluía técnicas de la gimnasia a sus movimientos, incluso aprendieron a bailar flamenco. Otra de las cosas a destacar, hasta retó a sus oponentes chinas en los Juegos Olímpicos de Londres, mirándolas fijamente cuando las veía. De alguna manera acerco al lector a las nadadoras del equipo de sincronizada, con Ona Carbonell, una persona entrañable, rodeada de un equipo de chicas muy cercanas, bellísimas personas, que trabajan para ser una en el agua. También aplaudo la historia personal de Melani Costa, un relato de superación que la llevó, con 18 años, a entrenar con la élite mundial en Estados Unidos, cuna de la natación. Allí se percató de que estaba al nivel de las mejores. Y narro cómo es Mireia Belmonte, la mejor nadadora que ha tenido España en su historia, un talento puro, pero también una trabajadora incansable. Todas las historias están unidas por la humanidad y cercanía de todas ellas.

damasdelagua.indd
Portada del libro de Andrés Corpas

P. ¿De dónde viene esa “pasión” por la natación?

R. Todo comenzó en Castellón, en el periódico El Mundo. Realizaba el seguimiento de Yurema Requena, a quien le dedico un capítulo en el libro por sus logros, pero también tenía un ojo en otros vecinos que iban compitiendo y demostrando su valía en distintas modalidades. Ya en Barcelona, el seguimiento se extiende considerablemente y comienzo a escribir sobre más nadadoras gracias a sus éxitos. El Mundial de Barcelona, en 2013, fue el punto de inflexión, hasta llegar a la actualidad.

P. Como experto en la materia, ¿a qué cree que se debe el flamante éxito en la natación de los últimos años?

R. No es casualidad. Es talento, es esfuerzo, es competitividad, es disciplina, es superación. Es una generación única, y hay que disfrutarla. Ojalá podamos tener otra más adelante, de hecho hay buena materia prima. Tienen mucha calidad, ya sea en natación, sincronizada o waterpolo. Creo que ha sido importante tener referentes en los últimos años. Y lo será en el futuro gracias a estas ‘damas del agua’. Mireia Belmonte o Melani Costa serán la imagen de las próximas nadadoras, como en su momento lo fue Nina Zhivanevskaya o Gemma Mengual, quien tuvo la difícil tarea de abrir el hueco en la sincronizada, y luego la siguieron Andrea Fuentes, Ona Carbonell y la actual generación.

P. En agosto de 2013 Mireia Belmonte estallaba diciendo “Importa más el pelo de Sergio Ramos que mi récord del mundo”. ¿Cree que los medios de comunicación no apoyan a la natación lo suficiente?

R. Gracias a sus éxitos, su impacto mediático es ahora mayor. Soy de la opinión de que sus logros, numerosos y seguidos, importan y deben tener su espacio. Ocupan portadas de diarios de un tiempo a esta parte. He visto cómo entrenan ellas, sé que son horas y horas y más horas de preparación en soledad y silencio, sin ruido mediático. Es injusto quedarse con la fotografía de la medalla, cierto. Pero gracias a su reivindicación tras los éxitos, ha llegado la cobertura de los medios. Antes no interesaba un Mundial de piscina corta o una Final Four de waterpolo, sin ir más lejos. Ahora son competiciones donde se posa la atención. Y es gracias a ellas.

P. Son muchas las nadadoras que en los últimos tiempos se han quejado de que al contrario que en otros países ellas acuden solas a los campeonatos y se tienen que costear el alojamiento. ¿Cree que la Federación debería hacerse cargo de estos gastos?

R. Sí. Su importancia a la hora de apoyar a los deportistas es vital.

P. ¿Por qué cree que aún siguen exisitiendo diferencias entre el deporte masculino y femenino?

R. El deporte femenino merece todo el respeto y cobertura. Un dato: en los últimos Juegos Olímpicos, ellas fueron las protagonistas. En balonmano, waterpolo, natación, sincronizada, vela, lucha, taekwondo, piragüismo… Fueron 11 de 17 preseas. Palabras mayores. Pero es que siguen ahí. Continúan triunfando, mejorando sus logros, buscando más gestas. Un ejemplo: el equipo español de waterpolo. Las guerreras, o las artistas de la guerra, como las denomino. Un grupo de amigas, y por tanto de compañeras, que no se rinden. No querían que la plata olímpica fuera una anécdota, y hoy son campeonas del mundo y de Europa. Cada triunfo es una satisfacción, pero también una reivindicación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: *