III Jornadas de Católicos y Vida Pública en Castellón

0
430
R1503 - Católicos y vida pública 1
Jornadas de Católicos y Vida Pública celebrado en Castellón. / Foto: Obispado

Con todos los casos de corrupción y el desapego de la gente hacia la res pública, ¿aún se puede afirmar que política y bien común van juntos? Pues así lo han defendido las III Jornadas Católicos y Vida Pública, celebradas en febrero en Castellón por iniciativa de la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) y la Universidad CEU-Cardenal Herrera. Para definir el marco general, inauguró el evento el jurista y ministro de Presidencia y Educación en el gobierno de Adolfo Suárez, José Manuel Otero. Otero hizo un llamamiento a crear espacios de reflexión entre creyentes y no creyentes donde se busque una base común que sirva de fermento social. Para ello aseguró que un gran consenso es posible gracias a los fundamentos del humanismo cristiano: “Su aceptación generalizada hace posible que sea el mínimo común denominador”.

Al mismo tiempo advirtió que en la actualidad “se necesita una doctrina que permita salir del todo vale y al mismo tiempo defender valores como la dignidad de la persona o la libertad”, en particular, en una etapa en la que anuncia que pueden coger fuerza movimientos totalitaristas. En este panorama, el humanismo cristiano es garantía de moderación ya que, según el ponente, “el cristianismo es anti-fundamentalista porque no es solo una doctrina de fines, sino también de medios; es decir que no todo vale”, señaló Otero.
Economía y sociedad

En el segundo día de las jornadas participaron Beatríz Gascó, directora general de Innovación, Ordenación y Política Lingüística de la Generalitat Valenciana, Rafael Cerdá, presidente de la Comisión Económico y Social de la Comunidad Valenciana, y Javier Moliner, Presidente de la Diputación de Castellón. Entre los tres concretaron actitudes y acciones para que desde la política se promueva el bien común en los ámbitos de la educación, la economía y la realidad social, comenzando por la más cercana de los municipios.

Gascó trazó una disparidad de base entre la visión de la educación que atribuye a ideologías de derecha e izquierda. Mientras que la primera pone el acento en la libertad de elección por parte de las familias y en el esfuerzo y excelencia, la segunda se considera “una arquitectura para cambiar a sociedad” basándose más en valores que conocimientos, pero con el riesgo de ir “en contra de la promoción social”, situándose en contradicción con el propósito de ser igualitaria, que junto con la preponderancia del Estado y la democratización del conocimiento son sus premisas.

Por su parte, Rafael Cerdá defendió la responsabilidad de la política para promover el desarrollo económico y social que no olvide la pobreza de muchas familias y el paro, especialmente entre jóvenes y mayores de 45 años. También advirtió del envejecimiento de la población, por lo que pidió “favorecer las condiciones idóneas para un crecimiento constante de la natalidad que haga posible el actual sistema educativo, sanitario y de protección social”.

Por último, Javier Moliner describió las tres premisas que a su juicio son de obligado cumplimiento en la política más cercana: la ética, la gestión y la defensa de los intereses municipales. El marco donde se desarrollan, los valores del humanismo cristiano. El final de estas terceras jornadas coincidía armónicamente con la introducción de José Manuel Otero.

Las Jornadas Católicos y Vida Pública se están convirtiendo en un espacio de reflexión y expresión privilegiado en Castellón, desde que hace tres años la sección local de la ACdP comenzó a organizar en La Plana esta iniciativa nacida de movimiento fundado por el jesuita Ángel Ayala en 1909.

Vicente Navarro Luján, miembro del Consejo Nacional de la Asociación Católica de Propagandistas (Acdp), inauguró las jornadas de febrero valorando la función de espacios en los que se reflexiona sobre la vida pública, y en la que los católicos puedan expresar una “preocupación activa que les permita tener una fecunda presencia pública, en especial en la política el periodismo y la educación”. El encuentro se clausuró con la participación de Juan Caamaño, director de las Jornadas y secretario nacional para la Nueva Evangelización.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: *