La realidad de una vida tras las rejas

0
586

Belén Grau / 1º Periodismo

Miembros de la mesa redonda durante la charla. Foto: CEU Prensa
Miembros de la mesa redonda durante la charla. Foto: CEU Prensa

Cuatro integrantes del mundo penitenciario mostraron en el Palacio de Colomina de la Universidad CEU Cardenal Herrera su experiencia y retrataron la visión más humana de la cárcel a través las vivencias de los trabajadores y la narración por parte de un ex presidiario de su propia historia.

Miguel Ángel Martínez Martínez, Director del Establecimiento Penitenciario de Valencia aseguró durante la charla que las prisiones son “el termómetro de desarrollo socioeconómico de cada sociedad así como de su nivel de marginación o drogadicción, sanidad, desempleo, desigualdades, fracaso escolar” Martínez asegura que España tiende a no profundizar en la realidad y a entender las instituciones penitenciarias como un lugar donde se debe castigar a los presos: “Su condena ya es la cárcel. La privación de libertad, el aislamiento del entorno social o el régimen reglado. Una vez en ella, un preso no se debe sentir maltratado por los delitos cometidos, sino motivado para rehabilitarse”.

La reinserción social es esencial en la trayectoria de los internos y se materializa a través de dos procesos, el régimen y el tratamiento. El primero consiste en el conjunto de medidas para conseguir una convivencia pacífica y respetuosa aunque más que un fin Martínez calificó este proceso como un medio para consolidar dicho tratamiento. El conferenciante alegaba: “Debemos ser capaces de hacer que el preso sea capaz y tenga intención de vivir, que lo haga respetando su entorno”

Por otro lado, este proceso de reinserción se apoya en dos pilares principales. Por un lado, el trabajo, que ayuda a fomentar los hábitos laborales y a aumentar la autoestima de los presos ya que desempeñan un empleo homologado, remunerado y productivo. Asimismo, es imprescindible la educación y formación, que se canaliza a través de cursos, ciclos formativos y la asistencia de los trabajadores sociales y psicólogos.

La creencia católica también desempeña un papel importante en la vida de los residentes tanto dentro como fuera de prisión. Francisco Javier Palomares , mercedario y responsable de Pastoral Penitenciaria aseguró que La Iglesia trata de “servir con humildad en aquellos lugares donde otras instituciones no llegan ,en un clima de comunión, justicia y libertad” Tanto la pastoral como el Casal de la Pau , dirigido por José Antonio Bargues , tratan de ofrecer apoyo, programas, cursos de sensibilización, pisos de acogida y orientación laboral.

 

Las vivencias de un hombre tras pasar por la cárcel

Roberto Coleta Plá, expresidiario y actual residente del Casal de la Pau relató la dramática historia que le avocó a las drogas y a la delincuencia, así como su posterior total reinserción en la sociedad. “Todos merecemos otra oportunidad, tras una vida tan dura, tras tantos problemas, el hecho de que instituciones te ayuden y te permitan ser la mejor versión de ti mismo no tiene precio, en la cárcel me han enseñado a no perder la esperanza, a querer ser alguien distinto” aseguró el exconvicto.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: *