Viaje al centro de la tierra en un Museo minero

0
728

Miles de personas visitan cada año la localidad de Escucha, en Teruel, gracias a su Museo Minero, una apuesta por la conservación del patrimonio de la zona

Puerta de acceso al interior de la mina / Foto: Museo Minero de Escucha.
Puerta de acceso al interior de la mina / Foto: Museo Minero de Escucha.

Conocer una mina de carbón por dentro y acercar la cultura minera a los más jóvenes es el propósito del Museo Minero de Escucha, en Teruel. La mina sobre la que se asienta dicho museo, de nombre “Se Verá”, está abierta al público desde 2002 y su visita está orientada hacia los más jóvenes, lo que lo convierte en un destino muy preciado por las familias debido, también, a su proximidad a ciudades como Castellón, Teruel, Zaragoza y Valencia.

Enclavado en plena cuenca minera, para Juan P. Cañizares, coordinador y gerente del museo, el aliciente que tiene la instalación radica en la preservación de esta identidad minera. “El nuestro es un pueblo minero que apuesta por la conservación del patrimonio y ésta es la mejor forma de hacerlo”, asegura Cañizares. Para el coordinador, otro de los atractivos está en la posibilidad que tienen los visitantes de conocer de primera mano los métodos de la extracción del carbón. Es por este motivo por lo que se ha convertido, también, en destino de excursiones colegiales. En relación a este hecho, Mª Pilar Pardos, directora del Colegio Belia de Belchite, asegura que es importante “que los alumnos vean in situ una mina en el subsuelo, pues les ayuda a la comprensión, ya que es una materia que se trata en clase”.

Rehabilitación de la mina
Por otra parte, Joaquín Luengo, ingeniero de Minas encargado de dirigir la rehabilitación de la mina para su visita, señala que es “un lugar muy duro, por eso, este yacimiento es una mina natural, es decir, no se ha modificado prácticamente nada”: “Todo está igual que antes con una excepción: nosotros hemos hecho unos pequeños cambios para que pueda ser visitada sin peligro alguno”.

Imagen del interior de la mina de Escucha / Foto: Museo Minero de Escucha.
Imagen del interior de la mina de Escucha / Foto: Museo Minero de Escucha.

El descenso se realiza en vagoneta, con una duración aproximada de unos tres minutos a una velocidad muy lenta para evitar cualquier problema y con un desnivel del 33%. Una vez abajo, una guía les conducirá por las diferentes galerías, les explicará y enseñará las distintas formas de trabajo, los componentes de la mina, las labores de cada minero, los tipos de minas existentes o los materiales empleados, entre otros aspectos.

La duración de la visita es de una hora y en el recorrido se pueden apreciar máquinas, maniquíes y herramientas que consiguen trasladar al visitante a un mundo completamente diferente al que está acostumbrado, al duro mundo minero. Las visitas se hacen en grupo, con 23 personas por cada grupo.

A la entrada del recinto se encuentra también un pequeño ferrocarril minero, junto a una amplia zona ajardinada, habilitada como área de descanso y juegos infantiles.

Alrededores habilitados
Los alrededores de la mina están debidamente habilitados para que los visitantes puedan hospedarse y visitar el resto de la zona. Su localización, ubicada a unos 70 kilómetros de Teruel, a 200 kilómetros de Valencia y a unos 110 kilómetros de Zaragoza, permite que la afluencia de público sea bastante alta, por lo que permite el crecimiento económico de muchos municipios cercanos a la zona, como es el caso de Utrillas. “Desde que se reabrió la mina hemos notado el aumento de visitantes a nuestro pueblo; nuestros restaurantes y nuestras calles están más llenas gracias al Museo Minero de Escucha”, explica el alcalde de Utrillas, José Francisco Vilar.

Cañizares apunta a un auge en el interés por la cultura minera: “Debido al tema de la conservación del patrimonio y a pesar de los tiempos que vivimos, apreciamos que viene cada año más gente”. En este sentido, el museo turolense registró el año pasado más de 18 mil visitantes.

Datos de la visita: Durante 1 hora y 15 minutos, tiempo aproximado de la visita, las personas que acudan a la mina “Se Verá” podrán conocer de primera mano una mina y los trabajos que en ellas se realizaban. Con entradas que oscilan entre los 12 euros para los adultos y los 7 euros para los más pequeños, el horario de visita es amplio, pues excepto el lunes, que cierra, el resto de los días abre desde las 11. hasta las 14 horas y de 16 a 19 horas, aunque en fin de semana abren por la mañana y cierran por la tarde una hora más tarde.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: *