Tradición y sentimiento a ritmo de tambor

0
661

Alzira ha acogido este fin de semana la 28ª Jornada Nacional de Exaltación del Tambor y el Bombo

Los tambores sonaron con fuerza en Alzira. / L. M.
Los tambores sonaron con fuerza en Alzira. / L. M.

Miles de tambores y bombos han llenado la capital de la Ribera Alta este fin de semana con motivo de la celebración de las Jornadas Nacionales de Exaltación del Tambor y el Bombo. Desde el viernes 8 de marzo hasta el domingo 10, las calles de Alzira se han llenado de cofrades de toda la geografía española que, como cada año, se reúnen para compartir una afición fuertemente arraigada y consolidada.

Conocida popularmente como “La Tamborada”, este multitudinario encuentro cuenta con el apoyo de la Dirección General de Patrimonio para que sea declarada Patrimonio Cultual Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. La localidad murciana de Mula fue la pionera en su celebración, en el año 1983, en la que participaron seis localidades. Cada año se han ido sumando municipios y actualmente son 24 los que se suman a compartir esta tradición. En esta ocasión, Alzira ha contado con la participación de localidades de Teruel, Albacete, Murcia, Zaragoza, Córdoba y Castellón.

Los actos oficiales de las Jornadas dieron comienzo el viernes por la tarde con el acto de inauguración en el Gran Teatro de la ciudad, aunque días antes Alzira ya recibió diversos participantes y autoridades de toda España. A partir de ese momento, la ciudad no dejó de escuchar a los tamborileros que paseaban por la ciudad acompañados por sus instrumentos. El sábado por la mañana fue el turno del acto de exaltación, en el cual los representantes oficiales de cada localidad exhibieron un toque preparado en exclusiva para las Jornadas. Por la tarde se llevó a cabo un multitudinario desfile por el casco antiguo de la ciudad que concluyó con la concentración de todos los cofrades tocando a la vez en la Plaça del Carbó. También se inauguró un monumento dedicado al tambor y esculpido por el artista Carlos Vayá. Las Jornadas se clausuraron el domingo por la mañana y todos los participantes volvieron a sus localidades de origen.

Muy buena acogida

Miguel Ángel Martínez, perteneciente a la Cofradía del Santo Sepulcro de Alzira, declara que ha sido “una experiencia inolvidable” porque ha sido su “primera Tamborada Nacional”. También los visitantes se han ido con un buen sabor de boca, como el caso de David López, natural de Tobarra (Albacete), una ciudad de referencia para el mundo del tambor. López destaca la “buena acogida de la ciudad” y explica que su afición por el tambor le viene desde pequeño: “allí ya naces con la túnica y el tambor”.

Por parte de la organización también están satisfechos, aunque siempre hay aspectos que son mejorables. Daniel Boluda, director de la Banda de la Junta de Hermandades y Cofradías de Alzira, explica que están “muy contentos” y destaca que la gente de la ciudad “se ha volcado mucho”. Una muestra de ello fue la cantidad de cofrades que tocaron en el desfile del sábado, “casi 700 personas”, remarca el director. Aunque tiene un fuerte componente religioso, el hecho de tocar el tambor o el bombo, “es más tradición que religión”, arguye Boluda. “El mayor aliciente que tienen los que deciden tocar el tambor es las amistades, y eso lo favorece mucho estas jornadas –comenta Daniel Boluda- porque se hacen amistades que perduran en el tiempo y que encuentras en futuros encuentros”.

La organización ya ha adelantado que el año que viene las Jornadas se celebrarán en Calanda (Teruel). Estos días han supuesto un trampolín para dar a conocer la Semana Santa Alcireña, una Fiesta de Interés Turístico Nacional, y que ya está ultimando los detalles para su celebración.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: *