Lucía Pastor Sánchez, alumna de Enfermería del CEU en Elche, colabora desde hace años con la Asociación Conciénciate ayudando a personas vulnerables

“El voluntariado solidario no busca sentirse bien, sino ayudar a gente que lo necesita”

Recogida de alimentos en supermercados, talleres formativos para personas sin hogar o atención nocturna a personas sin hogar. Estas son algunas de las tareas que el alumnado del CEU de Elche realiza de forma solidaria con la Asociación Conciénciate. Se trata de un programa de voluntariado solidario para ayudar a diversos colectivos vulnerablesen la provincia de Alicante. Lucía Pastor Sánchez, estudiante de segundo de Enfermería, es una de esas alumnas que le “roba” tiempo a sus estudios para dedicárselo a otros más necesitados.

En primer lugar, ¿por qué te decidiste a colaborar en este proyecto, teniendo en cuenta las dificultades añadidas por la crisis sanitaria de la pandemia?

Ya llevo varios años en CONCIÉNCIATE, desde 1º de Bachillerato. En aquel momento decidí apuntarme porque en mi colegio dieron una charla sobre el voluntariado y las actividades que se llevaban a cabo en esa asociación. Ya era voluntaria en la ONG de mi colegio, pero decidí apuntarme para hacer más actividades, más allá del mes solidario de mi colegio. Colaboré con la Fundación Abrazo de Luz, a la que iba todos los viernes por la tarde, de 16:00 a 19:00. Estaba con niños en riesgo de exclusión social y les ayudaba a hacer los deberes, estudiar, leer y, tras acabar sus deberes, jugaba con ellos. También participé en el día del voluntariado, con usuarios del asilo de San José, niños del Abrazo de luz y personas con autismo de la asociación AITEAL. Hacíamos talleres de pintura, talleres formativos con DYA y luego se leía un manifiesto por el día del voluntariado junto con el alcalde de Elche y el presidente de CONCIÉNCIATE.

¿Qué es lo que más te ha impresionado, impactado de la experiencia?

Ciertamente, lo que más me impactó fue que, nada más llegar, los niños te recibían con los brazos abiertos y cuando cogían un poco más de confianza te llamaban «profe». Que un niño que no conoces de nada te coja afecto y te llame profe me impactó bastante. Ahí es cuando te das cuenta de que todos los niños necesitan amor y cariño, que desgraciadamente algunos carecen de estos en sus casas.

Al año siguiente me volví a apuntar como voluntaria en la recogida de alimentos y actividades puntuales. Estaba en 2º de Bachillerato y no tenía tanto tiempo como para ir al Abrazo de Luz como el año anterior. No obstante, me impresionó que cuando la gente iba al supermercado y ya nos conocía de otras veces, su actitud cambia. Ni siquiera te miran a la cara y pasan de ti. De hecho, te dicen: «No, es que ya di la semana pasada», cuando la comida hace falta todos los días, porque se come todos los días.

¿Por qué crees que es importante esta labor de voluntariado solidario?

En realidad, porque ya no es que tú te sientas bien con la labor que haces, sino porque has ayudado a gente que lo necesita. Seguramente has hecho que su día sea un poco mejor.

Lucía Pastor, destaca el papel de los jóvenes en el voluntariado solidario

Una experiencia necesaria y útil

¿Qué te ha aportado, personalmente, la experiencia?

Ciertamente, esta experiencia como voluntaria, desde que participo en diferentes entidades y actividades ha hecho que mi manera de pensar cambie radicalmente. Lo que antes consideraba que era algo sin importancia, sin embargo, para la persona a la que ayudaba, lo era todo para esa persona. Esto hizo que cambiara mi pensamiento.

¿Se lo recomendarías a otros estudiantes?

Sí, ya que es una experiencia muy bonita e inolvidable.

¿Vas a volver a repetir la experiencia?

Sí que voy a repetir, no me arrepiento para nada de estos años como voluntaria. Seguramente me hubiera apuntado a más actividades, pero al tener las clases por la tarde, y la mayoría de las actividades son por la tarde, los horarios se me solaparían.

¿Crees que se da cuenta la sociedad, en general, de la importancia del voluntariado de los jóvenes? ¿No crees que la percepción sobre vosotros es que “estáis a otras cosas” y no os involucráis en la ayuda a los demás?

Sí, yo creo que los adultos valoran mucho el aporte positivo que hacemos a la sociedad. Especialmente, valoran que somos personas jóvenes y somos el futuro de la sociedad. También hay otras opiniones en las cuales las personas jóvenes son consideradas ineficaces, vagos, lo que da mucha pena porque esta labor que hacemos es crucial para el futuro.

Artículo anteriorArrancan las clases en la Universidad CEU Cardenal Herrera de Castellón
Artículo siguienteArranca el curso en la Universidad con más de 2.300 nuevos estudiantes, un tercio de ellos de otros países