Dolores Silvestre

La profesora Dolores Silvestre ha intervenido en un seminario sobre el hambre y la miseria en Latinoamérica y el Caribe

Jueves, 23 de enero de 2014.- La ayuda alimentaria debe ser más ambiciosa que el mero reparto de alimentos. En cualquier acción de cooperación alimentaria debe tenerse en cuenta que su finalidad no es sólo el acceso a los alimentos, sino garantizar la denominada seguridad alimentaria, ha asegurado Dolores Silvestre, profesora de Nutrición y Bromatología de la Universidad CEU Cardenal Herrera en el seminario Hambre, miseria y enfermedad en Latinoamérica y el Caribe. El papel de la nutrición en las enfermedades tropicales desatendidas, organizado por la Universidad de Alicante.

Según Silvestre, para conseguir el objetivo de seguridad alimentaria, el proyecto o acción de cooperación internacional “debe contemplar diversos estadíos en su objetivo global como la  disponibilidad de alimentos, la adecuación de estos a las necesidades nutricionales del colectivo o sujetos receptores, garantizar el estado higiénico y la calidad de los alimentos, así como formar a la población diana para capacitarles en la optimización de sus recursos disponibles, al tiempo que se procura la autonomía y sostenibilidad de la ayuda”.

En el transcurso de su conferencia, la profesora Silvestre ha recordado que la cooperación en materia de alimentación es una de las áreas más comunes en cualquier proyecto de cooperación internacional. También a nivel local, la ayuda alimentaria es una de las acciones que más mueve la ayuda social: las operaciones “kilo”, los bancos de alimentos, las oficinas de atención primaria de Cáritas, los comedores sociales… todos ellos tienen este fin: proporcionar alimentos a los grupos de población más necesitados con el fin de preservar su salud.

“La salud es uno de los primeros y más determinantes de los derechos humanos, a los que aspira todo ser humano y cualquier sociedad para sus miembros. Este derecho debe entenderse no como estar sano, sino como el acceso a todos aquellos factores fundamentales que permiten sentirse “lo mejor posible”, tal y como la OMS define el concepto actual de salud”, ha destacado esta experta en Nutrición.