El trabajo, realizado por Alberto Rico, profesor de Enfermería y responsable de gestión de camas en el Hospital Universitario del Vinalopó, constata que se pueden liberar hasta un 40% de camas en algunos servicios, lo que permite agilizar el circuito de altas e ingresos

Alberto Rico, profesor de Enfermería del CEU-UCH de Elche, autor del estudio.
Alberto Rico, profesor de Enfermería del CEU-UCH de Elche, autor del estudio.

La necesidad de camas en los hospitales de agudos es incesante, y con la tendencia hacia la cronicidad y los periodos epidémicos, es un reto conciliar la actividad urgente y programada, disminuyendo tiempos de espera y manteniendo la calidad de la atención. Según una investigación realizada por el profesor de Enfermería del CEU-UCH en Elche y responsable de la gestión de camas en el Hospital Universitario del Vinalopó, Alberto Rico Cuba, el tiempo de liberación de camas en los hospitales se puede reducir hasta en un 40% en algunos servicios, “permitiendo agilizar el circuito de altas e ingresos, así como la experiencia de los pacientes en espera de ingreso”.

El estudio revela que los factores que incrementan el tiempo de liberación de camas son la gestión de ambulancias, los exitus (salidas), la entrega de informes de alta y las pruebas pendientes, entre otros, por lo que una correcta gestión de estos factores durante el estudio contribuyó a conseguir “una disminución del 17% en el tiempo de liberación general, siendo el turno de mañana el más beneficiado, llegando hasta el 40% de reducción en algunas unidades”. Además, en esta investigación se constató que la gestión permitió incrementar los ingresos en la primera parte de la mañana, de 8 a 12 horas, disminuyendo las esperas en las Unidades de Recuperación Post Anestésica (URPA) y en Urgencias.

“La ocupación hospitalaria al inicio de la actividad diaria es de manera generalizada muy alta -advierte Rico-, por lo que la necesidad de camas y la disponibilidad precoz de las mismas, pasa a ser un aspecto interesante a estudio, para minimizar la necesidad de horas/cama, y no por ello necesitar una mayor dotación en estructura”.

Con el objetivo de analizar el tiempo de liberación y los factores relacionados con el mismo y encontrar las claves para disminuirlo, el profesor de Enfermería del CEU-UCH en Elche, Alberto Rico, realizó un estudio observacional en 2015 en el Hospital del Vinalopó, “incluyendo en el cuadro de mando de gestión de camas el indicador de tiempo de liberación de cama, así como el índice de rotación de cada planta de hospitalización”. Al mismo tiempo analizó en ese periodo los factores que pudieran afectar al alta, junto con la supervisión de hospitalización. Posteriormente se aplicaron las actuaciones acordadas con dirección de enfermería y se evaluaron longitudinalmente los indicadores durante 2016.

Una de las camas hospitalarias del Centro de Simulación Avanzada del CEU-UCH en Castellón.
Una de las camas hospitalarias del Centro de Simulación Avanzada del CEU-UCH en Castellón.