Alvaro Antón ante la Comisión Europea-1 (2)

Alvaro Antón, profesor del Grado en Derecho de la Universidad CEU Cardenal Herrera en Elche, ha participado en el seminario “Normativa sobre ayudas de Estado e imposición ambiental: el caso de la Directiva de la UE sobre imposición energética”, organizado por la Comisión Europea en Bruselas, donde ha impartido una conferencia sobre los impuestos energéticos para lograr los objetivos de reducción de CO2 de la Unión Europea.

Durante la sesión, dirigida a especialistas y funcionarios de la Comisión Europea, el profesor Antón señaló que el objetivo del seminario era analizar cómo configurar correctamente la lógica inherente a la fiscalidad de la energía a nivel de la UE y que ayudaría a determinar cuándo las desgravaciones fiscales constituyen una ayuda de Estado. En ese sentido, el tratamiento fiscal actual proporcionada por la Directiva 2003/96 / CE para los biocombustibles no tiene en cuenta sus características. Esto se traduce en una carga fiscal para estos productos comparativamente más altos que el aplicado a los combustibles fósiles tradicionales.

“Por esta razón, creemos que sería conveniente mantener algún tipo de reducción de impuestos sobre fiscalidad de la energía para los biocombustibles, por lo menos hasta que la Directiva sobre fiscalidad de la energía (ETD) sea revisada por el Consejo de una manera que tenga en cuenta las peculiaridades de estos productos”, indicó Antón. Las autoridades nacionales, según el profesor de la CEU-UCH, deben seguir aplicando algún tipo de beneficio fiscal para los biocombustibles para adaptar la estructura del impuesto sobre los hidrocarburos a sus características.

“Sin embargo, con los sistemas de cuotas nacionales de biocombustibles actualmente vigentes entendemos que no sería necesaria una exención total, sino parcial. Por lo tanto, la aplicación de un tipo impositivo reducido para estos productos no comprometería indebidamente los ingresos del impuesto sobre hidrocarburos, mientras que ayudaría a controlar el precio final del combustible sin tener que reducir los objetivos obligatorios de biocarburantes”, concluye Antón.