Dos estrenos prácticamente paralelos: “La boda de Rosa” y el título de Grado en Comunicación Audiovisual de Lucila Lannes, quien algo (aunque no fuera en primera fila) ha tenido que ver en el éxito de esta película. Y es que la ahora alumni del CEU realizó prácticas mientras cursaba la carrera como becaria de producción en la reciente y multipremiada cinta de Iciar Bollain. Y lo hizo bajo la supervisión de otro antiguo alumno de esta casa, él con amplio recorrido profesional: Cristian Guijarro, el director de producción.  

¿Cómo conseguiste ser becaria de producción en una película de este nivel? Y siendo todavía estudiante… 

Estaba en tercero de carrera cuando conseguí la que es a día de hoy la oportunidad de mi vida en el plano laboral o profesional. Yo aún no había hecho las prácticas curriculares, y muchos de mis compañeros y yo queríamos hacerlas en tercero, así tendríamos más tiempo en cuarto para dedicarnos de lleno al TFG.  

En cuanto Cristian solicitó al CEU la necesidad de un becario de producción en “La Boda de Rosa”, no dudé ni un instante.  (ver entrevista con Cristian Guijarro)

Hice la entrevista y a los dos días me llamaron para decirme que había conseguido mis prácticas como becaria de producción en la última película de Iciar Bollain 

Fue una oportunidad increíble, sobre todo siendo aún estudiante, como decías. Y lo que empezó como una gran oportunidad terminó en una gran experiencia. 

‘Estaba en tercero de carrera cuando conseguí la que es a día de hoy la oportunidad de mi vida en el plano profesional’

Cuéntanos. 

Al principio estaba muerta de miedo, todo el mundo trabajaba a mil por hora a mi alrededor, y yo sin tener ni idea de qué hacer. Pero tuve la suerte de que todos fueron súper pacientes conmigo. Sobre todo Cristian, que era el que más liado estaba siempre, y todos los días me dedicaba un momento, para corregirme, ayudarme y animarme.  

Luci junto a sus compañeros de Producción, dirigidos por Cristian Guijarro, alumni del CEU

Se te nota contenta con el director de producción…  

Sí. Trabajar con Cristian fue una pasada, porque aprendí muchísimo. Yo imaginé que no tendría casi contacto con él, pero la verdad es que el trato que me dio fue insuperable.  

Nada más conocerle te das cuenta de que es un gran profesional y una gran persona.   

‘Al principio estaba muerta de miedo, pero todos fueron súper pacientes conmigo’

Sin duda. ¿Planes para repetir colaboración? 

En mayo de este año me propuso trabajar en otra película con él, pero a causa del confinamiento se fue posponiendo hasta que no pudo ser posible.  

No obstante, ya le hice prometerme que me llamaría para la próxima (risas).  

Está claro que la pandemia tiene graves consecuencias en el sector audiovisual, ojalá temporales. Pero, en cualquier caso, no es fácil para las nuevas generaciones haceros un hueco en la profesión. ¿Cómo lo vives tú? 

La verdad es que resulta un poco aterrador salir al mundo laboral y tener que enfrentarte sola a cosas como crear un reel, conseguir contactos, encontrar trabajo… Básicamente, resumir tu identidad y tu potencial en un papel y en un par de imágenes o vídeos y a partir de ahí conseguir que alguien te crea.  

Yo tuve la gran suerte de meter la punta del pie en el mundo del cine con estas prácticas, pero ahora frente a otras áreas estoy igual que cualquiera.  

Encima, como decías, con esta nueva situación global que obliga al distanciamiento social y a cambios en nuestra cultura y ocio… resultaría casi absurdo pretender esperar a que todo vuelva a ser como antes.  

‘Es interesante tener la mente abierta a nuevas posibilidades que nos pueda ofrecer el mundo del audiovisual de cara a este nuevo modo de vida’

¿Compartes algún consejo con los estudiantes de CAV? 

Por cierto que tú fuiste beneficiaria de una Beca Merit del CEU. ¿Contenta con la experiencia? 

Vamos al futuro. ¿Dónde crees que pueden estar las oportunidades? 

Creo que es interesante tener la mente abierta a nuevas posibilidades que nos pueda ofrecer el mundo del audiovisual de cara a este nuevo modo de vida que se está formando.  

Personalmente, creo que es interesante la creación audiovisual totalmente digital, la animación 2D o 3D, así como la creación de diseños digitales interactivos.  

‘Cuando acabé el instituto estuve a punto de estudiar una ingeniería por presión social… Pero rectifiqué y elegí el camino correcto para mí’

Un reto. Pero, con vocación y preparación, seguro que irás salvando los obstáculos. Lucila, ¿por qué elegiste esta profesión?  

La verdad es que yo estaba muy perdida cuando acabé el instituto. Estuve a punto de estudiar una ingeniería por presión social… Pero, por suerte, rectifiqué y elegí el que yo creo que es el camino correcto para mí. 

Desde pequeña siempre me ha encantado dibujar y pintar. Nunca pensé que el arte podría ser una carrera profesional. Pero entonces encontré CAV y cuando además imaginé crear algo en que la imagen está en movimiento y puede mostrar acciones completas y se le añade sonido… ¡Wow, hay tanto más que poder expresar! 

A partir de ahí el cine se convirtió en mi principal objetivo, pero siempre he tenido una mente muy abierta respecto a mi futuro. Me sorprendí a mí misma amando el rol de script en la carrera y producción en las prácticas. La verdad, no sé si es bueno o malo, pero siempre tengo la corazonada de que algo se cruza en mi vida para enamorarme y guiar mi camino. 

No encontramos mejor modo de acabar una entrevista. Gracias y a por ello. 

A vosotros.