Los estudiantes de Magisterio de la Universidad CEU Cardenal Herrera abordan en sus trabajos científicos las necesidades educativas especiales con el objetivo de conseguir el desarrollo integral de todas las personas

“El sistema educativo debe ofrecer métodos y estructuras legales para solventar las dificultades que puedan imposibilitar el aprendizaje de los niños diagnosticados con Trastorno del Espectro Autista (TEA). Si no cambiamos las estructuras organizativas, la formación de los docentes y las estrategias de enseñanza aprendizaje, no podremos dar ese paso de la educación integral (en la que estamos) a la inclusiva (la que queremos)”.

Es una de las conclusiones del trabajo de investigación realizado por dos alumnas de segundo curso de Magisterio de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Castellón. Un proyecto que, a pesar de la juventud de sus autoras, Sofía López y Sara Fernández, se ha alzado con el primer premio en el Congreso Internacional de Estudiantes organizado por esta Universidad.

“No es la primera investigación de nuestros estudiantes que pone el foco en los escolares con necesidades educativas especiales, una decisión clave para un maestro, y más teniendo en cuenta el evidente incremento de estas necesidades. En el caso del autismo, existen estudios en EEUU que evidencian un incremento del 30% en los últimos 10 años. En España contamos actualmente con cerca de 350.000 casos de autismo diagnosticados”, asegura la vicedecana de Magisterio del CEU, Rosa García.

‘En el CEU estamos comprometidos con la construcción de una escuela inclusiva que responda a la diversidad’

“En el CEU estamos comprometidos con la construcción de una escuela inclusiva que responda a la diversidad con atención especial al desarrollo integral de la persona y la coordinación con las familias para poder mejorar la autonomía y desarrollo de estas personas. Y por eso promovemos este tipo de propuestas como un medio para poder conocer mejor este tipo de necesidades y los mejores métodos para atenderlas, no solo a través de las explicaciones en el aula o la promoción de prácticas en colegios y proyectos, sino mediante el desarrollo de trabajos de investigación que permitan aportar nuevas miradas para la atención de aquellos niños que más lo necesitan y de las familias como elemento clave para el trabajo conjunto con el maestro”, afirma García.

‘Un maestro debe investigar a lo largo de su carrera profesional si quiere orientar al alumno en su proceso de aprendizaje en este contexto tan nuevo y diverso’

“La investigación en el CEU es una práctica constante, continúa la responsable académica, porque estamos convencidos de que un maestro debe investigar a lo largo de su carrera profesional si quiere orientar al alumno en su proceso de aprendizaje en este contexto tan nuevo, diverso y diferente. Solo invirtiendo ese esfuerzo en este ámbito se pueden lograr avances y respuestas a tantas dudas que aún nos quedan por resolver”, concluye.

Y así lo han interiorizado los futuros maestros. “Creo que es importante investigar porque, como maestros, no solo debemos continuar formándonos sino también ser capaces de utilizar todas las herramientas que están a nuestro alcance para solventar cualquier reto educativo que se nos presente en el aula”, asegura Sofía. Y añade: “Elegimos este tema porque queríamos investigar cómo es posible alcanzar una verdadera inclusión para que el sistema educativo no queden anclado en la mera integración”.