Miguel García-Junco, estudiante de sexto curso de Medicina del CEU de Castellón, se ha alzado recientemente con el galardón Ciencias de la Salud -modalidad de Grado- en los II Premios de la Fundación Julián Vilás Ferrer (Ibiza) gracias a su expediente académico. Un reconocimiento al esfuerzo que le anima a continuar trabajando duro para cumplir su sueño: ser médico. A la espera de iniciar sus rotatorios, y pensando ya en el MIR, comparte con la comunidad CEU algunos proyectos, consejos y experiencias.

img_1954

¿Qué ha supuesto para ti este reconocimiento?

Una alegría enorme, y un empujón tremendo a la motivación para seguir estudiando, pues ahora, de cara al MIR, va a hacer falta. Y, no te voy a mentir, sabía que tenía un expediente bueno, pero conozco gente que lo tiene aún mejor, así que en ese sentido ha sido una grata sorpresa.

Sentirte como parte de una “solución” a los problemas de los pacientes te impulsa para seguir adelante y darlo todo

Ya en sexto de Medicina. ¿Cómo ves tu futuro?

Por el momento, con comenzar (por fin) los rotatorios y acabar la carrera vamos bien (risas). Pero, después del MIR, me gustaría dedicarme a la especialidad de Radiología. Le veo mucho futuro y, aunque sacrificas el trato con el paciente, está muy enfocada al diagnóstico, que es lo que más me gusta de la Medicina. Así que supongo que en unos años me veo en el sótano de un hospital, con una luz muy tenue pero muy contento (risas).

img_2003

Y no descarto la investigación. Cada vez se avanza más rápido en cuanto a técnicas diagnósticas y habrá miles de aspectos que se podrán estudiar.

Además, no me importaría dar clase, ya sea como tutor de residentes o como profesor de Facultad, aunque para eso aún queda más…

Mi consejo para los futuros estudiantes de Medicina es equilibrarlo todo (dosis duras de estudio, pero también salir, hacer ejercicio, tener aficiones e  involucrarse en actividades de la Universidad)y perseverar

Radiología, investigación, docencia. Son otros modos de ayudar al paciente…

Sí. Creo que todos los que hacemos esta carrera la vivimos de forma especial, te involucras mucho al pensar que en el futuro la salud de la gente dependerá de ti.

Es una relación de amor/odio, porque tienes muchos momentos duros, tanto de estudio como cuando ves a ciertos pacientes, especialmente a gente bastante enferma. Pero, al mismo tiempo, sentirte como parte de una “solución” a todo eso te impulsa para seguir adelante y darlo todo.

Todos los que hacemos esta carrera la vivimos de forma especial; te involucras mucho al pensar que en el futuro la salud de la gente dependerá de ti

Te queda un curso con nosotros. ¿Cómo están siendo estos años de carrera?

Una experiencia increíble. Como todo el que ha tenido que irse de casa para estudiar, aquí empecé de cero, y he tenido oportunidad de conocer a un puñado de gente maravillosa, así que no puedo estar más contento.

img_2034

Evidentemente, han sido años duros, porque en Medicina no te puedes relajar. Se aprende mucho en lo académico y de la gente, a vivir de forma más autónoma, etcétera. En ese sentido recomiendo al 100% marcharse de casa para estudiar (si es posible). Te hace espabilarte una barbaridad.


¿Qué recuerdo te llevarás de tu época universitaria?

Los amigos. Eso es, sin duda, lo que más ha marcado estos años de carrera. Hemos madurado juntos. Es independiente de la carrera que curses.

Y la sensación de descubrir que te quieres dedicar a algo, que te vaya gustando la carrera y que sepas que has elegido bien y que es lo que quieres hacer en el futuro… es bastante satisfactoria.

De mi paso por la Universidad me llevo sobre todo los amigos y la sensación de saber que has elegido bien y que eso es lo que quieres hacer en el futuro

A otros jóvenes les habrá picado el gusanillo de la Medicina. ¿Algún consejo para ellos?

Mentalizarse de que es una carrera exigente y, lo más importante, de seis años.

Se dice rápido, pero al final uno pierde fuelle, así que hay que saber equilibrarlo todo: dosis duras de estudio, pero al mismo tiempo formas de despejar la cabeza, salir, hacer ejercicio, tener aficiones e incluso involucrarse en otras actividades que te ofrece la Universidad. En mi caso, por ejemplo, he pertenecido al PIP, aunque no me haya podido implicar demasiado (como bien sabe Luis Gordillo -risas-), y tuve la oportunidad de participar en un voluntariado en la prisión de Castellón impartiendo un taller de lectura a los internos.

img_2018

No sólo diría que es bueno hacer otras cosas, sino que es obligatorio si no quieres volverte loco.

Y hay que saber perseverar. Debes absorber una cantidad absurda de conocimiento en muy poco tiempo. Pero es posible, se puede hacer (aunque luego te quedes con lo básico de lo básico, claro).

Muchas gracias por tu tiempo ¡y mantén ese fuelle para este último tramo!

Gracias (risas)