Este material se está implantando progresivamente en los centros sanitarios españoles para mejorar la seguridad del personal sanitario

Los estudiantes de Enfermería de Elche, durante el taller organizado por el profesor Rico.

Los alumnos de primer curso de Enfermería de la Universidad CEU Cardenal Herrera en Elche han cursado un taller para aprender a inyectar con material bioseguro. Este innovador material se está implantando progresivamente en los centros sanitarios españoles para mejorar la seguridad del personal sanitario.
César Rico, profesor de Enfermería y organizador del taller, asegura que su principal objetivo es enseñar a los alumnos a utilizar los nuevos materiales para que en un futuro puedan trabajar sin tener que reciclarse: “Aunque la implantación no va a ser inmediata, todo el material de bioseguridad se establecerá en un futuro y el material tradicional será totalmente sustituido”. El docente asegura que el manejo y técnica de estos instrumentos son idénticos a los del material tradicional, pero es necesario que los alumnos conozcan los dispositivos de seguridad que incorporan: “La bioseguridad se implantará en los instrumentos para canalizar vías, sacar sangre, suministrar insulina, cargar medicación… y aunque su funcionamiento es similar al de las agujas y otros elementos tradicionales, los alumnos deben conocer sus características para realizar un trabajo efectivo en el futuro”.  

Seguridad del personal sanitario
Además, Rico afirma que el coste de estos dispositivos se ha abaratado mucho desde su lanzamiento, ya que los laboratorios han apostado por esta inversión en seguridad. “Aunque estamos en una fase de investigación y desarrollo de la bioseguridad, se han conseguido grandes avances”. Según el profesor Rico, “el material bioseguro con el que se trabaja en la actualidad es muy útil, pero hay que realizar algunas mejoras”.
El material de bioseguridad se ha demostrado la principal herramienta de prevención de riesgos laborales en el ámbito sanitario. Así se deriva de diversos proyectos de investigación, como los realizados por los Hospitales de Elda, Arnau de Vilanova y Castellón, en los que se concluyó que el número de accidentes laborales (como pinchazos con agujas ya usadas) entre el personal médico y de enfermería era muy elevado. En la provincia de Alicante son ya varios los hospitales que están introduciendo el nuevo material.