• Noelia Rodríguez, investigadora de la Universidad CEU Cardenal Herrera, y miembro del Grupo de Expertos Multidisciplinar de la Gripe de la Comunidad Valenciana, advierte sobre los riesgos de excluir a las gestantes en la vacunación contra el coronavirus

“En este nuevo escenario con la pandemia por el germen SARS-CoV-2, donde se han generado nuevas vacunas destinadas a proteger a la población, las mujeres gestantes no están incluidas en los estudios y, por tanto, no tendrán acceso a estas vacunas hasta fases más posteriores”, asegura Noelia Rodríguez, profesora de Enfermería e investigadora de la Universidad CEU Cardenal Herrera y miembro del Grupo de Expertos Multidisciplinar de la Gripe de la Comunidad Valenciana.

Noelia Rodríguez, matrona y experta en vacunación de mujeres embarazadas

Para esta experta, doctora en Vacunología y Supervisora Área de la Mujer del Hospital de Villajoyosa, “esta situación generará, de nuevo, una mayor vigilancia y control de los signos de alarma durante el embarazo, a la espera de la ansiada vacuna que incluya a la mujer gestante y lactante”. Según Rodríguez, que lidera un proyecto de investigación sobre la Evaluación de una intervención para incrementar la cobertura vacunal en embarazadas financiado por la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (FISABIO), “la vacunación forma parte de las intervenciones de prevención y cuidado durante la etapa fértil de la mujer. La inmunización materna supone la aplicación de vacunas dentro del propio embarazo, con el fin de reducir los problemas de salud en los primeros meses de vida, cuando la protección directa a menudo se basa únicamente en los anticuerpos maternos transmitidos pasivamente”.

Para esta matrona, profesora de Enfermería en el CEU de Elche, “en nuestro país, contamos con un seguimiento del embarazo muy protocolizado y supervisado por profesionales, que ha reducido a la mitad la mortalidad materna e infantil en las últimas 2 décadas. Hasta la administración de la primera vacuna al neonato a los dos meses de edad, existe un periodo de riesgo en el lactante que no ha recibido ninguna vacuna y, por tanto, es la inmunidad transferida por su madre, inmunidad materna, la que puede ser un componente clave de la continuidad de los cuidados y protección”.

La profesora Rodríguez alerta sobre la exclusión de las embarazadas en la primera fase de la vacunación contra el Covid

Según Rodríguez, las vacunas se aplican de forma previa, durante o después del embarazo, y en la actualidad se están planteando la incorporación de otras siempre persiguiendo solo beneficios, pues nunca se pondría en riesgo a este binomio madre –hijo. Y lo ejemplifica con el éxito de las coberturas vacunales de la dTpa en el tercer trimestre del embarazo, implantadas desde 2016, “con una reducción notable de la enfermedad en todas las edades, pero especialmente en los menores de tres meses”.

Y destaca el papel que ejercen matronas y médicos obstetras en el seguimiento de estos procesos. “Creo que el éxito de estas coberturas vacunales tan elevadas para tosferina se deben a la incorporación de este programa de inmunización materna en el control y seguimiento del embarazo que se hace de manera muy completa por matronas y obstetras, con visitas frecuentes y con un cuidado integral”.

Artículo anteriorViernes, 8 de enero de 2021
Artículo siguienteLunes, 11 de enero de 2021