El estudio, publicado en la revista Blood Coagulation and Fibrinolysis, se ha realizado sobre 250 pacientes

El equipo investigador ha demostrado que la necesidad de trasfusiones, el fallo renal agudo y otras complicaciones post-quirúrgicas en estos pacientes tienen relación directa con el descenso de la actividad plasmática de la Antitrombina III

Junto a los profesores de la CEU-UCH, han participado en el estudio investigadores del Hospital Universitario La Ribera de Alzira, del Instituto de Biomédicina del CSIC de Valencia y de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valencia

La circulación extracorpórea es un procedimiento habitual en el desarrollo de numerosos procedimientos de cirugía cardiaca. Su empleo altera el delicado equilibrio entre proteínas procoagulantes y anticoagulantes en el cuerpo humano, debido a la elevada cantidad de trombina que se produce por el contacto de la sangre con la superficie de este circuito artificial. Por ello, la Antitrombina III (AT-III), el anticoagulante endógeno más potente del cuerpo humano, desciende entre un 40-60% tras estos procedimientos quirúrgicos. El equipo de investigación liderado por los profesores de Medicina y Farmacia de la CEU-UCH Vicente Muedra y Lucrecia Moreno han estudiado este descenso en un grupo de 250 pacientes sometidos a cirugía cardiaca bajo soporte extracorpóreo y su correlación con distintas complicaciones postoperatorias y su estancia hospitalaria.

Además de constatar que la actividad plasmática de la AT-III en los 250 pacientes estudiados descendió del 95% al 65% tras la intervención, la investigación ha demostrado la relación entre este descenso y problemas post-operatorios en algunos pacientes como la necesidad de trasfusiones, el fallo renal agudo,  arritmias, disfunciones pulmonares, e incluso la re-hospitalización y la re-intervención de los pacientes.

Tratamiento preventivo en edades avanzadas

El estudio, publicado en la revista médica internacional Blood Coagulation and Fibrinolysis, revela también que, tal y como se había detectado en un estudio preliminar realizado por este mismo equipo, la edad avanzada de los pacientes es un indicador asociado a una menor eficacia de la heparina empleada como anticoagulante durante el bypass. Por ello, el tratamiento preventivo con AT-III en pacientes de edad más avanzada puede plantearse como recomendable como parte de la preparación previa a una intervención cardiopulmonar.

El equipo de investigación, liderado por el doctor Vicente Muedra, profesor asociado de Medicina de la CEU-UCH y responsable de la Unidad de Anestesiología Cardíaca del Hospital Universitario La Ribera de Alzira, ha estado integrado por la profesora del Departamento de Farmacia de la CEU-UCH, Lucrecia Moreno; el doctor Domingo Barettino, del Instituto de Biomedicina de Valencia-CSIC; y la doctora Pilar D’Ocón del Departamento de Farmacología de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valencia.

Este trabajo, publicado por Blood Coagulation and Fibrinolysis, forma parte de la investigación que viene desarrollando este grupo multidisciplinar, financiada por un proyecto FIS, bajo el título «Estudio experimental de la expresión genética de la Antitrombina III en pacientes sometidos a cirugía cardiaca bajo circulación extracorpórea”. El profesor de la CEU-UCH Vicente Muedra es el investigador principal de este Proyecto de Investigación en Salud FIS-ISCIII (PI11/02326), con una dotación económica de 28.000 euros.

En la imagen, de izq. a dcha., los doctores Domingo Barettino (Instituto de Biomedicina, CSIC, Valencia); Lucrecia Moreno Royo (Facultad de Ciencias de la Salud, CEU-UCH); Vicente Muedra Navarro (Departamento de Anestesiología & Cuidados Críticos Hospital Universitario La Ribera; Facultad de Ciencias de la Salud, CEU-UCH); y Pilar D`Ocón Navaza (Facultad de Farmacia, Universitat de Valencia).

Más información sobre el artículo “Antithrombin activity and outcomes in patients undergoing cardiac surgery with cardiopulmonary bypass”, en PubMed.