• Los estudiantes del Grado en Publicidad y Relaciones Públicas de la CEU UCH han afrontado una evaluación de fin de carrera mediante las metodologías de la simulación y el role playing
  • En esta pionera ‘ECHOE’ (Evaluación Objetiva y Estructurada de Competencias y Habilidades), los futuros profesionales han tenido que resolver cinco supuestos reales en tan solo treinta minutos

Los estudiantes de último curso del Grado en Publicidad y Relaciones Públicas de la Universidad CEU Cardenal Herrera acaban de afrontar una evaluación pionera en la universidad española. Se trata de la ECHOE (Evaluación Objetiva y Estructurada de Competencias y Habilidades), que se basa en la conocida ECOE de las titulaciones de Ciencias de la Salud, pero adaptada a sus necesidades formativas y profesionales.

Los futuros publicistas y relaciones públicas se han enfrentado a 5 retos comunicativos habituales en el ámbito empresarial y publicitario en tan solo 30 minutos

Los futuros publicistas y relaciones públicas se han enfrentado a cinco retos comunicativos en tan solo treinta minutos. Unas situaciones muy realistas, habituales en el ámbito empresarial y publicitario, que han sido interpretadas por actores en el rol de anunciantes para poner a prueba lo aprendido por los estudiantes a lo largo de sus cuatro años de carrera.

Este sistema de evaluación ha permitido analizar cómo se comportan, reaccionan, actúan y se adaptan los estudiantes ante las situaciones planteadas, demostrando no solo que han asmiliado los contenidos y los procesos, sino que son capaces de operar y mostrar su saber hacer, y bajo presión, en esta prueba final.

La ECHOE de la CEU UCH se suma a las numerosas iniciativas impulsadas por esta universidad para promover la empleabilidad de sus estudiantes de Publicidad y Relaciones Públicas.

Se trata de una iniciativa pionera en la universidad española que evalúa las competencias y habilidades que han adquirido los estudiantes a lo largo de la carrera

La prueba, según afirma la vicedecana de este Grado, Sandra Femenía, ha sido un éxito. “La alta carga práctica de las materias, junto a todas las actividades complementarias formativas que organizamos desde el claustro, han permitido que nuestros alumnos interioricen los conocimientos  y demuestren estar preparados para afrontar el mercado laboral”, destaca la responsable académica.