Nacido en Onda, pertenece a la tercera promoción de médicos formados en el CEU de Castellón.
Decidió estudiar Medicina “por curiosidad”. Y luego llegaron la pasión y el éxito.
Seis años (y mucho esfuerzo) después, este joven castellonense está en disposición de elegir la plaza de residente de la especialidad que quiera en el hospital español que quiera. Y es que Daniel Gil Alós ha sacado la décima mejor nota en el MIR 2018-2019.
En esta entrevista, el alumni del CEU repasa el camino que le ha llevado hasta aquí, conversa sobre vocación, dedicación, investigación… y comparte útiles consejos con los futuros médicos.

‘El MIR es una carrera de fondo que se llega a hacer muy larga, y conservar intacta la motivación de poder escoger en qué y dónde formarte es muy importante’

¿Cómo te sientes con semejante logro?

Estoy muy satisfecho. La verdad es que este año el examen ha sido especialmente difícil y atípico, lo cual generó mucha incertidumbre tanto durante la realización del examen como al terminar, pues era muy difícil identificar hasta qué punto había ido bien o no. De modo que ha sido una grata sorpresa al conocer el resultado.

¿Estabas nervioso antes del examen? ¿Cómo venciste esos nervios? Porque está claro que lo hiciste…

(Risas) Desde luego. A medida que se va acercando el examen, esos últimos días, las últimas 24h… son momentos de gran tensión. Y lo logré fundamentalmente gracias al apoyo de mi familia. Mis padres, mi hermano y mi novia siempre han estado ahí, día a día, a lo largo de la preparación, Y, por supuesto, me dieron la fuerza para aguantar los últimos momentos previos al examen con entereza. Ellos ya saben que no hay forma de agradecer todo ese apoyo.

‘Tenía cierta vocación por ayudar a los demás, que se materializó en vocación hacia la Medicina cuando comencé a descubrir la relación médico-paciente’

No ha tenido que ser fácil este camino, pero la meta ha merecido la pena. ¿Cómo lo has conseguido?

Considero que el esfuerzo a largo de la carrera, y aprender con ilusión durante las clases, me ha permitido terminar con una buena base, a partir de la cual fui añadiendo conocimientos y datos clave para el MIR durante la preparación de esta etapa final.

Hay que tomarse en serio la preparación final del MIR y mantener el esfuerzo y la constancia. Es una carrera de fondo que se llega a hacer muy larga y conservar intacta la motivación de poder escoger en qué y dónde formarte es muy importante.

Además, creo que el CEU acierta apostando por el refuerzo MIR a lo largo de la carrera, personificado principalmente en el profesor Osvaldo Gabriel Pereira-Resquin (Gabi) al que le estoy muy agradecido por sus clases y por su apoyo. Aunque el resultado depende del trabajo personal, siempre es de ayuda contar con estos recursos y herramientas.

Como bien dices, elegir donde formarse es muy importante. ¿Has pensado ya dónde realizarás la residencia?

Me gustaría formarme en Hematología. Creo que podría sentirme cómodo en muchas especialidades, pero no me veo no haciendo Hematología.

Es una especialidad que combina tanto la atención clínica al paciente como tareas diagnósticas en el laboratorio, lo que también facilita poder optar por investigación básica como por investigación clínica, ambos aspectos que considero muy interesantes.

‘Considero que estoy preparado y bien formado para ejercer la medicina, tanto por parte de los profesores dentro de la propia universidad como por parte de los tutores de prácticas’

¿Qué hospital vas a escoger?

Todavía no lo tengo claro… probablemente alguno de Valencia o Madrid. Tanto La Fe como el Hospital 12 de Octubre me parecen opciones muy interesantes, pero me gustaría valorar también otras.

Vamos a dar un pequeño salto al pasado. Todo esto de la Medicina empezó en 2012, cuando te matriculaste en el CEU de Castellón. ¿Pero por qué estudiaste esta carrera?

Fundamentalmente por curiosidad. Desde pequeño me han gustado las ciencias, me generaban esa curiosidad. En bachillerato, leyendo un libro sobre microorganismos y enfermedades, es cuando me empecé a interesar realmente por el mundo sanitario. Quería saber cómo funcionamos y por qué enfermamos.

Además, siempre me ha interesado la investigación y he sentido esa necesidad de aportar algo a la sociedad. De modo que Medicina era la opción que mejor me permitía aunar todas estas motivaciones.

La figura del médico que investiga es especialmente importante: puede ser el nexo de unión entre la investigación más básica que se hace en los laboratorios y la aplicación clínica de esos resultados, en beneficio directo del paciente’

Entonces, no era una cuestión vocacional…

No. Yo creo que la vocación surge cuando entras en contacto con la Medicina. En mi caso, ni en casa ni en mi entorno cercano había tenido demasiado contacto con el mundo sanitario antes de empezar la carrera.

De hecho, cuando entré en el CEU tenía mis dudas sobre si Medicina era la opción más adecuada frente a una carrera de ciencias básicas, menos asistencial. Pero esas dudas comenzaron a despejarse a partir de 3º, al iniciar las prácticas clínicas en el centro de salud y en el hospital.

Creo que es un momento clave para la mayoría de estudiantes de Medicina, algo que confirma que vas por el buen camino. Así que podría decir que tenía cierta vocación por ayudar a los demás, que se materializó en vocación hacia la Medicina cuando comencé a descubrir la relación médico-paciente desde el punto de vista médico; de hecho, esa vocación va creciendo día a día.

El alumni de Medicina del CEU junto a sus compañeros Pablo Serrano y Esther Ruiz, y el profesor Enrique Rodilla en el Congreso de la SEIOMM.

‘Esta carrera consiste en aprender lo máximo y mejor posible, por la responsabilidad y por respeto al arte de la medicina y a los que serán tus futuros pacientes’

¿Te ves preparado para ejercer como médico?

Sí. De hecho, estoy deseando volver a tener contacto con el ambiente hospitalario y con los pacientes después de tantos meses únicamente “atendiendo” libros.

Por supuesto, tengo cierto respeto al hecho de empezar a atender pacientes, tomar decisiones, etc. bajo mi propia responsabilidad, sin estar bajo la tutela de las prácticas. Pero considero que estoy preparado y bien formado para ello, tanto por parte de los profesores dentro de la propia universidad como por parte de los tutores de prácticas, a los que me gustaría mostrar mi agradecimiento por su dedicación.

Creo que llegar a un hospital o un centro de salud y tener a alguien que te presta atención, dispuesto a supervisarte, corregirte y ayudarte en tu formación práctica como médico es fundamental para todo alumno, y en mi caso no puedo más que estar agradecido a los tutores que he tenido durante la carrera y, muy especialmente, durante el 6º curso.

El estudiante de Medicina del CEU también obtuvo el Premio Ángel Herrera al Mejor Expediente Académico

‘Creo que resulta muy enriquecedor para cualquier alumno con inquietudes investigadoras poder participar en este tipo de proyectos, como los que promueve el CEU, ya desde la etapa pre-profesional’

Por tus palabras se deduce que estás contento con la formación recibida en el CEU.

Sí. Estoy muy satisfecho con la formación que he recibido a lo largo de la carrera por parte de los profesores. Y aunque la instalación del Centro de Simulación Avanzada ya me cogió prácticamente en el último curso, creo que puede ser un recurso muy útil para los alumnos de futuras promociones.

Por si estudiar la carrera fuera poco, has sacado tiempo para aprender y mejorar tu currículum. Has sido alumno interno en Medicina Interna, Oncología y Hematología. Y becario de colaboración en Histología y Anatomía Patológica. Pero es que, además, has dedicado los veranos a seguir aprendiendo…

Sí. El verano de 2015 hice prácticas en el Grupo de Investigación “Estrategias terapéuticas en patologías oculares” en el laboratorio de Fisiología del CEU de Moncada.

El de 2016 pude disfrutar de una beca de la Fundación Científica de la AECC mediante la que pude realizar prácticas en el Grupo de Investigación “Hematología y Hemoterapia” del Instituto de Investigación Sanitaria (IIS) La Fe de Valencia.

Y en el de 2017 pude realizar prácticas voluntarias en el Grupo de Investigación “Hematología Traslacional” del Instituto de Investigación del Hospital Universitario 12 de Octubre (i+12) de Madrid.

Daniel Gil junto a compañeros de Medicina que participaron en el XXIII Congreso de la Sociedad Española de Hipertensión celebrado en Zaragoza

‘El CEU acierta apostando por el refuerzo MIR a lo largo de la carrera, personificado principalmente en el profesor Osvaldo Gabriel Pereira-Resquin (Gabi) al que le estoy muy agradecido por sus clases y por su apoyo’

Y cuentas también con unos cuantos premios de investigación.

Sí, en 2014 me dieron el premio “Doctor Manuel Barrera Roures” a la mejor comunicación en el 11º Congreso Internacional de Estudiantes, y en 2018 el 1º Premio a la mejor comunicación oral en Medicina en la 15º edición del mismo congreso. Entre 2017 y 2018, con el trabajo que hice con Enrique Rodilla sobre HTA, obtuve varios premios: mejor póster clínico en el XXII Congreso de la Sociedad Española de Investigación Ósea y Metabolismo Mineral (SEIOMM), accésit al mejor premio de comunicación oral en las XXVI Jornadas de la Comunidad Valenciana sobre Hipertensión Arterial y Riesgo Vascular; y dos premios a la mejor comunicación póster en la 23º Reunión Nacional SEH-LELHA.

Desde luego, tienes claro que la investigación es clave en la medicina.

Considero que es primordial para el avance de la sociedad. La medicina está constantemente cambiando, evolucionando, y eso es, en gran medida, gracias a todas los profesionales (no solo médicos, también enfermeros, farmacéuticos, biólogos, bioquímicos, etc…) que se dedican a ello.

Además, creo que la figura del médico que investiga es especialmente importante, porque puede ser el nexo de unión entre la investigación más básica que se hace en los laboratorios y la aplicación clínica de esos resultados, en beneficio directo del paciente, que es fundamentalmente en lo que consiste la medicina traslacional. 

Daniel Gil también ha participado activamente en el MMM18

¿Cómo valoras la oportunidad de participar en proyectos así ya desde la universidad y de defenderlos en congresos científicos?

Creo que resulta muy enriquecedor para cualquier alumno con inquietudes investigadoras poder participar en este tipo de proyectos ya desde la etapa pre-profesional.

En ese sentido, opino que el Congreso Internacional de Estudiantes que se organiza anualmente desde la universidad es una iniciativa realmente muy interesante.

Además, me gustaría agradecerle a Enrique Rodilla la oportunidad de haber participado en congresos de índole nacional, lo que me aporta experiencia y confianza para futuros congresos durante mi etapa de residente.

Con compañeros de la tercera promoción de médicos del CEU de Castellón

‘Para los que se estén planteando la medicina como modo de vida, les aconsejo, lo primero, que se lo replanteen. Tal vez no sea la carrera más difícil, pero es larga y con mucho conocimiento que abarcar’

Tienes por delante el reto de la residencia. ¿Cómo te gustaría verte después, profesionalmente hablando?

No sé dónde, pero mi ilusión sería trabajar en un hospital en el que pudiera combinar la investigación con la labor asistencial.

Con la trayectoria que tienes, seguro que lo logras. A ver si puedes ayudar a los que vienen detrás. ¿Algún consejo para los jóvenes que están pensando estudiar Medicina?

Para los que se estén planteando la medicina como modo de vida, les aconsejo, lo primero, que se lo replanteen. Tal vez no sea la carrera más difícil, pero es una carrera larga y con mucho conocimiento que abarcar, por lo que les recomiendo que piensen si realmente les interesa mucho y creen que les puede apasionar, en cuyo caso les animo a adentrarse en ella. Para el que disfruta ayudando a los demás y aprendiendo en este campo, sin duda, el esfuerzo vale la pena.

¿Y para los que ya son alumnos de Medicina?

Les diría que aprovechen bien las clases, ya desde el primer curso. Que vean los conocimientos como algo productivo, interesante y no como algo que memorizar para soltarlo en un examen y olvidarlo al instante.

Esta carrera no consiste en ir pasando cursos, sino en aprender lo máximo y mejor posible (o, al menos, con las mayores ganas posibles), por la responsabilidad que conllevará en un futuro y por respeto al arte de la medicina y a los que serán sus futuros pacientes.

Además, terminar la carrera con una base sólida hace más sencilla la preparación del examen MIR.

Pero, eso sí, que no se agobien excesivamente con el MIR desde los primeros cursos de la carrera y que disfruten de ella, que ya empezarán a preocuparse por este examen a partir del último curso.

Daniel. Enhorabuena de nuevo, muchísimas gracias por tu tiempo y a seguir cumpliendo tus sueños.

A vosotros.