La investigación, dirigida por el profesor José Ignacio Redondo, demuestra que la dexmedetomidina, sola o combinada con otros dos opiáceos, genera en los gatos condiciones adecuadas de sedación, analgesia y relajación

Este trabajo ha sido presentado en el XI World Congress of Veterinary Anaesthesiology, celebrado en septiembre en Ciudad del Cabo

El Grupo de Investigación sobre Avances en Anestesia, Analgesia y Monitorización de la Facultad de Veterinaria de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia ha publicado en el Journal of Veterinary Pharmacology and Therapeutics un estudio sobre la sedación en gatos empleando un nuevo sedante: la dexmedetomidina. Este trabajo ha sido también presentado por el profesor José Ignacio Redondo, investigador principal del Grupo, en el World Congress of Veterinary Anaesthesiology, el más prestigioso congreso internacional sobre la materia, que se celebra cada tres años, y cuya última edición tuvo lugar en septiembre en Ciudad del Cabo (Sudáfrica).

Publicado con el título “Sedative effects of dexmedetomidine, dexmedetomidine–pethidine and dexmedetomidine–butorphanol in cats”, la importancia de este estudio radica en la necesidad de emplear la sedación en muchas de las intervenciones veterinarias practicadas en gatos, dado que son los animales domésticos más difíciles de manejar y que presentan más nivel de estrés en la clínica veterinaria. Este estado les provoca reacciones agresivas cuando se le maneja bruscamente, y más si se les provoca dolor, por lo que a menudo es necesaria la sedación y/o la anestesia general para poder realizar exploraciones o maniobras terapéuticas.

La dexmedetomidina es un nuevo sedante que puede emplearse en gatos, sobre el que existen todavía poco estudios publicados y que pertenece al grupo de los sedantes más potentes: los alfa2 agonistas. Según los resultados de la investigación de la CEU-UCH ahora publicada, esta sustancia, sola o combinada con los opiáceos petidina o butorfanol, genera condiciones adecuadas de sedación, analgesia y relajación muscular en los gatos, lo que permite realizar, en condiciones óptimas para el animal, distintos tipos de intervenciones clínicas.

Dexmedetomidina: efecto sedante progresivo

El estudio, realizado en 30 gatos, ha demostrado además que el efecto sedante de la dexmedetomidina, tanto sola como combinada con los otros dos opiáceos estudiados, se incrementa de forma progresiva en el tiempo. Para obtener estos resultados y comparar los efectos de los tres tipos de tratamiento sedante, los 30 gatos estudiados fueron asignados a tres grupos de análisis. El primer grupo fue tratado solo con dexmedetomidina. El segundo, con dexmedetomidina y petidina. Y el tercero, con dexmedetomidina y butorfanol.

En los tres casos, la sedación, la analgesia y la relajación muscular se incrementaron progresivamente y las variables clínicas estudiadas no difirieron en los tres protocolos, mostrando en los gatos un comportamiento similar, lo que permite practicar de forma satisfactoria distintas técnicas clínicas con los tres tipos de tratamiento sedante. Los resultados obtenidos han permitido mostrar que no hay diferencias destacables entre los tres, aunque esto no supone que sean totalmente equivalentes.

Junto al profesor de Veterinaria José Ignacio Redondo, director de la investigación, han integrado el equipo de trabajo los también profesores del Departamento de Medicina y Cirugía Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia Carme Soler, Laura Gil, Iván Serra, y los veterinarios Gaspar Soler y Lurdes Nagore. Los cinco primeros integran el Grupo de Investigación sobre Avances en Anestesia, Analgesia y Monitorización, que forma parte del Instituto de Ciencias Biomédicas de la CEU-UCH.

Más información sobre el artículo en PubMed y en el Journal of Veterinary Pharmacology and Therapeutics.