La concesión de este tipo de beneficios debe ser evaluada por la Comisión europea para determinar si se trata de una ayuda de Estado, prohibida a nivel de la UE, aunque su objetivo sea la protección del medio ambiente

El profesor de Derecho y Dirección de Empresas de la Universidad CEU Cardenal Herrera en Elche, Álvaro Antón Antón, acaba de presentar su tesis doctoral, con mención europea, que ha obtenido la calificación de Sobresaliente Cum Laude. En su investigación, presentada bajo el título «Ayudas de Estado y sistemas de apoyo a las energías renovables: un análisis de los beneficios fiscales para promocionar los biocarburantes previstos en la Directiva sobre imposición energética», el profesor Antón aborda la problemática que presentan los beneficios fiscales previstos en la imposición energética para promocionar los biocarburantes, desde el punto de vista de la normativa de la Unión Europea relativa a la prohibición de conceder «ayudas de Estado».

Álvaro Antón ha analizado “el papel de la fiscalidad para alcanzar objetivos relacionados con la protección del medio ambiente desde el punto de vista de la normativa de la UE, que prohíbe conceder ayudas estatales. Y ello, porque dicha normativa impone ciertos límites a la posibilidad de utilizar el tributo para alcanzar determinados fines extra fiscales. Es decir, objetivos, como puede ser la protección del medio ambiente, que van más allá de la función principal del tributo: la de obtener ingresos».

El profesor de la CEU-UCH en Elche indica que «cuando un ente público interviene en la economía a través de la concesión de beneficios fiscales o subvenciones directas con el objetivo de beneficiar a un grupo específico de empresas, la Comisión evalúa si dicho beneficio económico reúne las condiciones para poder ser calificado como ayuda de Estado de acuerdo con el Derecho de la UE. Si este fuera el caso, la ayuda económica estaría, en principio, vedada a nivel de la UE, aunque su objetivo fuese la promoción de las energías renovables y, por tanto, la protección del medio ambiente. Por esta razón, los Estados deben notificar este tipo de medidas a la Comisión antes de ejecutarlas, ya que es esta institución quien deberá autorizarlas”

Apoyo a los biocarburantes

Según indica el profesor Antón, «en el caso de los sistemas de apoyo a las energías renovables, como son los biocarburantes, la Comisión analiza si la ayuda de Estado es imprescindible para alcanzar los objetivos de la UE en materia de energía y lucha contra el cambio climático”. Con relación a esta cuestión, Antón concluye que “es posible alcanzar los objetivos de la UE en materia de biocarburantes sin necesidad eximirlos del impuesto sobre hidrocarburos como sucede desde el pasado 31 de diciembre en España, máxime cuando ya existen otros sistemas de apoyo como las obligaciones de que las empresas distribuidoras de carburantes incorporen biocarburantes al mercado.

Sin embargo, advierte que para eliminar dicha ventaja fiscal garantizando un trato justo a estos productos “hubiese sido preciso dotar previamente a la Directiva europea sobre imposición energética de un verdadero carácter ambiental de forma que tenga en cuenta las características específicas de los carburantes que provienen de la biomasa». De hecho, apunta el profesor del CEU en su tesis, «a la hora de analizar los principales sistemas de apoyo a los biocarburantes hemos podido constatar que su papel cobra un mayor protagonismo al no existir un instrumento económico en el ámbito de la UE que fije correctamente el precio de los carburantes fósiles tradicionales».

Por tanto, indica Antón, «el desarrollo de estos productos energéticos se vería favorecido si finalmente prosperase la propuesta de la comisión de introducir un componente vinculado al CO2 en la directiva 2003/96/CE».