• La Federación Española de Fútbol apoya al CEU en un proyecto educativo para alumnos gitanos en Elche
  • Luis Rubiales acompañado por el alcalde de Elche y los ex jugadores “Lobo” Carrasco y Fernando Giner visitan el colegio Mediterrani de Elche

“Estudiar os va a dar vuestra libertad”. “La formación os va a hacer libres y mejores personas”. “Deporte y estudio son las claves del progreso social y del progreso de las personas”. “Con los estudios tendréis más oportunidades en la vida”. “”Cuando empecé a estudiar tenía una pasión por el fútbol y por tener una formación y ahora noto esa pasión en vosotros”. Estas son algunas de las frases que el director del CEU en Elche, Francisco Sánchez, el coordinador de la Asociación Gitana Ilicitana de Carrús, Isaac Motos, el alcalde de la ciudad, Carlos González y el presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, han dirigido a un grupo de niños y niñas gitanas del Colegio Mediterrani, dentro de un encuentro de apoyo al proyecto Edukalo, para evitar el abandono escolar.

40 niños gitanos, alumnos del CEIP Mediterrani, asistieron al encuentro

En el encuentro, al que también han asistido los jugadores ex internacionales Francisco “Lobo” Carrasco y Fernando Giner, han participado varios de los ocho estudiantes gitanos, becados por la Universidad CEU Cardenal Herrera en Elche, que estudian o han terminado la carrera de Magisterio.

El presidente de la Federación Española de Fútbol con las alumnas gitanas de Magisterio becadas por el CEU

“Este es ya nuestro cuarto año de colaboración. Nosotros, con este convenio, queremos  ayudar a que los miembros de esta asociación tengan la oportunidad de acceder a nuestra Universidad, ya que la gran mayoría de ellos dejaban de estudiar al no poder acceder a los estudios por diversos motivos como una nota insuficiente o el importe económico”, asegura Paco Sánchez.

Luis Rubiales y los ex jugadores Lobo Carrasco y Fernando Giner, con César Casimiro y Francisco Sánchez

Por su parte, Isaac Motos pone en valor este acuerdo con el CEU “ya que permite romper con la dinámica social actual y favorece el acceso a la Universidad de estos jóvenes que perdían la oportunidad de acceder a estudios universitarios. Estos universitarios gitanos trasladan a su vez a los más jóvenes del barrio la idea de que ‘sí se puede,’ ayudando a reducir la exclusión social y los prejucios”.