Juan Francisco Lisón, profesor de los Grados en Medicina y Fisioterapia de la CEU-UCH explica los resultados de su actividad investigadora sobre los beneficios para la salud de practicar ejercicio físico adecuadamente

El profesor de la CEU-UCH Juan Francisco Lisón, durante su participación en el ciclo CEU Descubre.
El profesor de la CEU-UCH Juan Francisco Lisón, durante su participación en el ciclo CEU Descubre.

“Una actividad física aeróbica saludable es la mejor medicina preventiva frente a las principales causas de muerte en los países occidentales”. El profesor de Medicina y Fisioterapia de la CEU-UCH Juan Francisco Lisón ha destacado esta evidencia demostrada en cientos de artículos de las principales revistas médicas en los últimos diez años, durante su participación en el ciclo de divulgación científica CEU Descubre. Según ha recomendado, realizar 5 veces por semana 30 minutos de ejercicio aeróbico moderado, como caminar rápido, o 25 minutos de ejercicio aeróbico intenso, solo 3 veces por semana, es suficiente para beneficiarse de todos los efectos preventivos del ejercicio frente a muchas de las enfermedades derivadas de la vida sedentaria.

“Ningún tratamiento conocido tiene la capacidad preventiva frente a tantas enfermedades distintas como el ejercicio físico saludable”, ha destacado el profesor Lisón, en referencia a sus efectos demostrados frente a una larga lista de enfermedades: las cardiovasculares -hipercolesterolemia, hipertensión y también diabetes y obesidad-, algunos de los cánceres más prevalentes –el de mama en mujeres postmenopáusicas y los de colon y próstata-, el deterioro cognitivo, incluso la ansiedad y la depresión. “Los profesionales de la salud pueden salvar vidas simplemente recomendando un adecuado ejercicio físico”, ha destacado Juan Francisco Lisón.

Individualizado, progresivo y continuado

Sin embargo, no cualquier actividad física es saludable y no vale la misma para todos: “El ejercicio recomendado ha de ser individualizado, progresivo y continuado”. Aunque para la población adulta sana, de entre 18 y 65 años, está demostrado que un ejercicio moderado durante 30 minutos cinco veces por semana o tres días de ejercicio intenso de 25 minutos es suficiente para beneficiarse de sus efectos preventivos. “Un ejercicio moderado recomendable para principiantes es la marcha rápida, a unos 5 kilómetros por hora, en la que cuesta hablar, y con unas pulsaciones de entre 120 y 140 por minuto. Frente a este ejercicio moderado, el ejercicio intenso puede consistir en una marcha muy rápida, a 7 kilómetros por hora, alcanzando entre 140 y 155 pulsaciones por minuto, nunca por encima de este ritmo cardiaco”, destaca el profesor de Medicina y Fisioterapia de la CEU-UCH.

ceu-descubre-actividad-fisica-juan-franciso-lison-2Además, estos tipos de ejercicio pueden combinarse, por ejemplo realizando ejercicio moderado dos días e intenso otros dos. O dividir el ejercicio moderado en bloques de diez minutos acumulables, por lo que “la falta de tiempo ya no puede ser una excusa”. También es positivo trabajar la fuerza dos veces por semana con una tabla de ejercicios sobre los principales grupos musculares y llevar, en general, un estilo de vida activo en las actividades de la vida cotidiana: no usar el ascensor, caminar más, moverse por casa…

Tras seis meses de práctica de actividad física aeróbica en las combinaciones recomendadas, el profesor Lisón destaca que puede incrementarse progresivamente el ejercicio como máximo hasta el doble, para mejorar aún más los beneficios para la salud. “Si con los mínimos recomendados la reducción del riesgo de enfermedades está entre el 20 y el 30%, duplicando estas actividades se puede llegar al 40 o 50% de prevención: ningún tratamiento conocido tiene esta eficacia preventiva frente a las enfermedades más prevalentes”, ha subrayado el profesor de la CEU-UCH.

Ejercicio y obesidad infantil

Juan Francisco Lisón también ha presentado en la sesión de CEU Descubre una de sus últimas investigaciones en este campo sobre los efectos de la actividad física saludable en niños obesos, comparando ejercicios moderados y de fuerza en el hospital y en casa, en combinación con la dieta mediterránea. “La eficacia del ejercicio en casa ha favorecido en la misma medida que en el hospital la reducción del porcentaje de grasa corporal en los niños participantes en el estudio, por lo que concluimos que ni la falta de tiempo, ni de dinero, ni carecer de un lugar específico para realizar ejercicio son un impedimento para obtener sus beneficios”.

Este estudio del profesor Lisón, publicado en Academic Pediatrics en 2012, con el título “Exercise intervention in childhood obesity: a randomized controlled trial comparing hospital-versus home-based groups”, sigue estando entre los diez más citados en BioMedUpdater, entre más de 22 millones de papers.

Finalmente, Juna Francisco Lisón animó a todos los asistentes a convertirse en beginners de la actividad física saludable, siguiendo las pautas de este vídeo del doctor Mike Evans:

Más consejos sobre actividad física saludable del profesor Juan Francisco Lisón en el blog de Fisioterapia (Parte I y Parte II) de la CEU-UCH.