técnicas de fisioterapia invasiva
Alumnos durante la formación en técnicas de fisioterapia invasiva

¿Cómo se puede aliviar el dolor de los pacientes de un modo rápido, bueno y seguro? ¿Cómo se forman los profesionales en fisioterapia invasiva, aquella que comprende la transmisión de medios físicos de mecanismos al interior del cuerpo? ¿Qué técnicas novedosas tienen a su disposición y que se aplican desde una perspectiva integral en el tratamiento del paciente? A todo ello da respuesta la tercera edición del Título de Experto en Neuromodulación Percutánea y Técnicas Invasivas, de la CEU-UCH en Elche. Este año con más de 25 fisioterapeutas, que profundiza en esta formación en toda la variedad de técnicas de fisioterapia invasiva disponibles en la actualidad.

Estos profesionales reciben durante un año una formación en unas técnicas de fisioterapia invasiva que buscan acelerar la recuperación de los pacientes. O también como una medida preventiva de la disfunción, como asegura Fran Ortega, profesor de Fisioterapia del CEU y creador junto a Raúl Valdesuso de la Neuromodulación Percutánea, NMP. Todo ello, desde una perspectiva basada en el conocimiento exhaustivo de la anatomía, neurofisiología y la Neurociencia actual. Es decir, que le permitirá aplicar o no las técnicas invasivas en base al razonamiento clínico y a la identificación y conocimiento de los distintos cuadros clínicos que se le presenten.

El título prepara para tratar prácticamente cualquier patología músculo esquelética

Avances en la fisioterapia invasiva

Y es que en fisioterapia hay varios campos, entre ellos la denominada fisioterapia invasiva, o transmisión de medios físicos de mecanismos al interior del cuerpo. Abarca la acupuntura, la punción seca, la mesoterapia y la neuromodulación percutánea,que es el último avance, todo ello de manera ecoguiada. “Es una técnica muy eficaz. Con ella hacemos abordajes ecoguiados en los nervios afectados en una lesión y buscamos una respuesta. Hemos comprobado que cuando trabajábamos en el nervio, se producía un alivio del dolor muy importante en el paciente, de un modo rápido, bueno y seguro”, reconoce Raúl Valdesuso.

Al aplicar en los pacientes la neuromodulación a nivel percutáneo, se localizan estructuras nerviosas. Y al utilizar la aguja como electrodo, se consigue una disminución de la resistencia de los tejidos superficiales al paso de la corriente eléctrica, advierten. A ello contribuye una profunda formación en anatomía y la ayuda de la ecografía. “Con todo ello, y una buena destreza en el uso de agujas, se puede tratar prácticamente cualquier patología músculo esquelética”, reconocen estos profesionales. El objetivo, intervenir en el funcionamiento del sistema nervioso, tanto periférico como central, generando grandes cambios en el comportamiento músculo-esquelético (fuerza, propiocepción, dolor, por ejemplo.

En la edición de este año, el curso, coodirigido por Yolanda Noguera, ha introducido dos novedades para incrementar la capacitación de los profesionales. La primera, la terapia transcraneal, una técnica en auge en fisioterapia, que permite inducir la neuromodulación. La segunda, el uso de la termografía para la metodología diagnóstica. Todo con el propósito de que los fisioterapeutas contribuyan, mediante estas técnicas de fisioterapia invasiva, a mejorar la calidad de los tratamientos y la calidad de vida de los pacientes.

Una de las claves de este título es la profundización en conocimientos de anatomía
Artículo anteriorEn À Punt, el Aula Delivering Better Lives de CEU UCH y el trabajo del profesor Javier Martínez Gramage
Artículo siguienteEn SER Hoy por hoy Castellón, el manual de ejercicio para diálisis de Eva Segura y Alcer Castalia